ética

Encuentro muy preocupante desde el punto de vista ético que la sociedad en su conjunto, construya ciertos discursos falaces y sin ningún sustento científico y que luego circulan por redes sociales y medios de comunicación .No sé si por ignorancia, avaricia, despreocupación u otros factores que, juntos y bien mezclados en la coctelera, están propiciando niveles de angustia, desesperanza y agobio en la población. Es muy grave, porque, como decía Leonardo Boff (premio Right Levelihood Award), una sociedad que decide organizarse sin una ética mínima, altruista y respetuosa de la naturaleza, está trazando el camino de su autodestrucción.
Ver noticia
Desde hace varios años cada vez son más los avances científicos que comprueban que la Inteligencia Artificial puede mejorar la calidad de vida de las personas. Sin embargo, es importante que su uso se gestione de forma cuidadosa, responsable y sobre todo ética. Esto resulta central para evitar problemas tales como el exceso de control humano, la falta de transparencia o la posible violación de privacidad que su uso puede suponer.
Ver noticia
¿Por qué hay líderes mundiales que extreman las medidas de restricciones para la circulación de las personas (y por ende el virus) mientras que otros se muestran laxos en los controles? Más allá de cuestiones políticas e ideológicas, en el fondo se plantean dilemas éticos.
Ver noticia
La inteligencia artificial es cada vez más utilizada en las organizaciones e instituciones. Este rápido avance requiere tener muy en claro cuáles son los desafíos a los que nos enfrentamos. En este sentido, KPMG define cinco pilares básicos para implantar modelos de Inteligencia Artificial con integridad y transparencia en las organizaciones.
Ver noticia
“Cuando las palabras, tan sonoras, se alejan demasiado de la realidad, tan muda, resulta mas elocuente la realidad que las palabras”, escribió hace algunos años Juan Jose Millás. Y la realidad es que, hoy por hoy, mientras unos cuantos ciudadanos se enriquecen rápidamente, el resto se empobrece a la misma velocidad; sobre todos nosotros pende, incluido Trump y cual espada de Damocles, una cosa llamada coronavirus y, como diría El Roto, “tengo tanto miedo a que pase algo como a que todo siga igual”. Es decir, nos hemos instalado en la incertidumbre mas absoluta.
Ver noticia
La cuarta revolución industrial está de camino, y, con ella, los cambios sociales y ambientales que puede traer consigo. No sabemos cómo va a ser el futuro, pero sí, que va la Inteligencia Artificial (IA), va a cambiar la manera en qué vivimos y nos interelacionamos.
Ver noticia
Hay titulares que te hacen parar irremediablemente. En un momento en el que el bombardeo de información nos tiene acostumbradas a minimizar el impacto que cualquier cosa que leemos nos provoca, algunos mensajes consiguen derribar todas las barreras.
Ver noticia
Ahora que todos andamos pendientes de los posibles avances que consigamos en materia de cuidado medioambiental/cambio climático, muchos ciudadanos observamos con atención y con ambivalencia las idas y venidas, negociaciones y acuerdos que tejen nuestros representantes.
Ver noticia
¿Cómo es posible que tantos consejos de administración o consejeros individualmente o consejeros delegados utilicen métodos delictivos para resolver sus conflictos societarios? ¿Cómo es que nadie, ni la comisión de auditoría o el resto del consejo, advirtieran contra estas actuaciones tan sospechosas?
Ver noticia
La definición, tan concisa como completa, no es mía, ¡ya me gustaría! sino que responde al último libro publicado por Juan José Almagro. Recoge sus artículos más sobresalientes publicados desde finales de 2015 hasta principios de este año, algunos de ellos en Diario Responsable. Esta delicia cayó en mis manos hace unos días y tengo que confesar que me he leído casi del tirón sus cerca de 160 páginas. Sin duda, se trata de un recopilatorio absolutamente recomendable para todos aquellos que, como yo, no queremos dejar de aprender cosas que merecen la pena.
Ver noticia
La corrupción y la falta de ética han tenido mucho que ver con las últimas crisis económicas y empresariales. El mundo de los negocios ha sido, tradicionalmente, una esfera separada de la ética y de los valores, y, por tanto, los profesionales, también. Como afirma Adela Cortina, “no nacemos ciudadanos”, ser sujeto de ciudadanía no supone saber ejercerla, por eso hay que educar en la ciudadanía. Esto mismo ocurre con la responsabilidad y la ética en los profesionales.
Ver noticia
La realidad actual, dejando todos los inventos, las comodidades, simplezas y artilugios asumidos, es que tenemos una superpoblación de casi 8.000 millones de individuos, con diferencias sociales y económicas enormes, con riesgos geopolíticos crecientes, con dificultades para conseguir una  producción de alimentos suficientes, y una gran dificultad para asumir realidades acuciantes como son el cambio climático, la desaparición de especies, la contaminación de mares, ríos, espacio interestelar y ,sobre todo, desconcierto en la búsqueda de caminos adecuados, que nos den seguridad, para afianzar la nueva realidad.
Ver noticia
No sé si te pasa como a mí, pero después de esta pausa estival necesito echar mano de todos mis recursos para integrarme nuevamente en mis quehaceres con aquel espíritu positivo que tanto me ayudaba y, ay, no sé dónde lo dejé…
Ver noticia
Todos estaríamos de acuerdo en afirmar que la empresa ha de ser un espacio ético, sin embargo, cabría preguntarse si, de verdad, hay espacio para la ética en la empresa. Y es que, antes de nada, convendría tener muy claro lo que es la ética y a qué se refiere una empresa cuando habla de ética.
Ver noticia
Muchas personas en cargos directivos se preguntan por dónde empezar, cómo no equivocarse en las decisiones, de dónde sacar la guía para interiorizar la responsabilidad en la empresa. En realidad la llevan consigo, siempre. En la vida, además, nos proponemos mejorar cada día, eliminar los comportamientos que consideramos negativos, tratar de ser “mejores personas”.
Ver noticia
La VI Edición del foro Diálogos en La Granja, organizados por Quiero y el IESE CBS (Center for Business in Society), analizó cuánta desigualdad es capaz de soportar la sociedad y qué palancas pueden contribuir a reducir los desequilibrios generados por los diferentes tipos de desigualdades.
Ver noticia
Sesgos en el análisis de los datos, violaciones de la privacidad o discriminación contra distintas minorías son algunos de ellos, según un informe que acaba de publicar McKinsey: “Liderar tu organización hacia una IA responsable”, en el que se señala que "incluso los usos aparentemente inocuos de la Inteligencia Artificial pueden tener graves implicaciones, afectando a la reputación de la compañía, sus empleados y a la sociedad en su conjunto".
Ver noticia
Si de verdad quieres ser un líder, compórtate ejemplarmente para que crean y confíen en ti.
Ver noticia
Esto acabará peor que el final de ‘Juego de Tronos’, la famosa serie”, comenta mi taxista porteño refiriéndose a la situación política de la Argentina.
Ver noticia
El gran sabio chino, 500 años a. de C., diseñó un sistema ético basado en cinco virtudes: benevolencia o compasión, justicia, propiedad –rectitud en el comportamiento moral-, sabiduría o conocimiento e integridad; principios de sencilla comprensión y no simple aplicación que han debido guiar los actos del hombre desde el principio de los tiempos y, lo más importante, mantenerse de forma consistente a través de la historia. Desafortunadamente, si miramos hacia atrás podemos determinar que el hombre, en su vida personal como en la profesional, ha obviado las reflexiones de los grandes filósofos de occidente -Sócrates o Platón-, como de oriente –Confucio-.
Ver noticia

Síguenos

Top