El 25 de septiembre de 2015, la comunidad internacional al completo, representada por los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas (ONU), adoptó una serie de objetivos para acabar con la pobreza, proteger el planeta y garantizar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda en favor del desarrollo sostenible
Ver noticia
La generación millennial (o generación Y), compuesta por los nativos digitales post- 80’, valora no sólo los productos y servicios que utiliza y las marcas de calidad, sino que de manera cada vez más evidente se preocupa por los criterios de responsabilidad en el abordaje del impacto social y la huella medioambiental que dejarán en el planeta a través de sus elecciones*
Ver noticia
La historia reciente de las ETNs (empresas trasnacionales) muestra innumerables incidentes de abusos contra los derechos humanos como resultado de sus operaciones. Se sabe que estas empresas se han aprovechado de los marcos regulatorios débiles de los países en vías de desarrollo, de la corrupción o de su excesiva dependencia de los intereses corporativos
Ver noticia
Si estás en el mundo de los negocios debes tener presente que a los consumidores les gusta relacionarse con buenas empresas. Ser una empresa socialmente responsable es una maravillosa manera de atraer atención positiva a tu corporación, y hacer que tus empleados estén orgullosos de pertenecer a ella
Ver noticia
Casi por definición, una empresa sostenible es una empresa que perdura en el tiempo. Y casi por definición, también, una empresa sostenible es una empresa socialmente responsable. Así las cosas, parece que una empresa socialmente responsable tiene mayores garantías de sobrevivir que una que no lo sea, y, siguiendo esta lógica (que reconozco difusa), la RSC viene siendo, al cabo (aunque no únicamente), una herramienta para la supervivencia de una empresa
Ver noticia
La apuesta en firme de las instituciones internacionales por promover una contratación pública responsable basada en la contratación de obras, productos y servicios orientados a la promoción de políticas sociales, medioambientales y de comercio justo resulta incontestable como evidencia la sucesiva aprobación, en las dos últimas décadas, de textos y normativa dirigidos a este particular
Ver noticia
Cada vez se entiende mejor que las empresas están expuestas a riesgos en materia de derechos humanos, ya sea de forma directa o mediante sus relaciones comerciales. Esto se hace más que patente cuando un día como hoy, más de 45 millones de personas se encuentran esclavizadas en 167 países según el Índice Global de Esclavitud
Ver noticia
Las siglas ESG se refieren a los asuntos ambientales, sociales y de gobernanza que forman parte de las bases de la contabilidad no financiera y son esenciales para la gestión de riesgos en el mercado actual. Aquellas empresas que no incorporen las cuestiones ESG en sus procesos y actividades, corren el riesgo de convertirse en “empresas atípicas”
Ver noticia
El otro día daba una conferencia de una sesión del Observatori de Divulgació Financera en Barcelona, junto con Luis Torras, Joan Cavallé y Jordi Melé. El tema era Ética y Finanzas, y utilicé una tira cómica de Dilbert. En la primera viñeta, Dilbert, el complejo empleado que protagoniza la serie, está sentado junto con su perro y dice “Mi vida no tiene ningún sentido”. El perro le responde: “Rásqueme la espalda”. En la segunda, Dilbert pregunta: “Está intentando decirme que el sentido de mi vida es servir a los demás”. “Exacto”, contesta el perro. En la tercera, Dilbert está rascando la espalda de su perro y dice: “Esto me hace sentirme útil”, a lo que el perro añade: “Creo que hemos encontrado algo que funciona”.
Ver noticia
El Real Decreto- ley ha sido el instrumento legislativo elegido por el Gobierno para culminar el proceso de transposición de la Directiva de la Comisión Europea 2014/95 sobre información no financiera y diversidad
Ver noticia
Top