Ver noticia
Si tuviese que definir en una frase la evolución del trabajo, sería así: Hemos pasado de hacer todo lo que puede hacer una máquina, a hacer todo lo que una máquina no puede hacer. Algo expresado con tanta simplicidad, ha requerido una tremenda evolución del ser humano, pasando por todas las revoluciones que nos han llevado hasta la de hoy. Traducido a la evolución de los trabajadores, hemos pasado de trabajar en lo que podíamos, a dedicarnos a aquello en lo que aportamos valor, y, aspiracionalmente, a aquello que además nos motiva. ¿No sería esta la situación ideal?
Ver noticia
Ver noticia
El Día Internacional del Aire Limpio, celebrado el pasado 7 de septiembre, con el tema “Aire saludable, planeta saludable”, hizo hincapié en la salud y contaminación atmosférica, sobre todo en lo que se refiere a la pandemia por Covid-19. De hecho, entre los retos mundiales medioambientales está un aire más limpio, especialmente, en las grandes ciudades. Precisamente, el Objetivo 11 de Desarrollo Sostenible para 2030 de Naciones Unidas se refiere a garantizar ciudades inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles. En este escenario, la UE se ha comprometido a reducir las emisiones de CO2 un 55 % para 2030 en comparación con 1990 y aumentar el peso de las energías renovables hasta el 40%.
Ver noticia
Ver noticia
Una de las claves para asegurar que la diversidad aflore, es que cada persona en la organización, se sienta parte de ella y valorada en su singularidad. En este contexto la figura de un líder inclusivo juega un papel fundamental. Pero, ¿a qué nos referimos con este nombre? En Fundación Randstad, el año pasado creamos el Grupo de Empresas: Equidad, Diversidad e Inclusión. Un grupo de trabajo formado e impulsado por más de 30 empresas orientado a liderar e impulsar la acción social y empresarial en materia de inclusión, diversidad e integración.
Ver noticia
Top