¿Tiempos maduros para hablar de enfoques sistémicos y modelos de negocios para el trabajo decente?
I. Bayter Horta
Nuevos síntomas y causas viejas en la crisis global generadad por el covid-19. La necesidad de sitstematicidad y sostenibilidad en la promoción de empleos y de partenariados pubico-privados.
“Tengo tanto miedo de que pase algo como de que todo siga igual” nos dijo El Roto en una viñeta que mostraba a un ser humano encerrado entre muros, atrapado por las circunstancias, dominado por la incertidumbre, angustiado...
El brote de COVID-19 afecta a todo el mundo y nos enfrenta a un enorme desafío como sociedad. Cuando todo esto acabe no podemos dejar pasar las enseñanzas de su brutal sacudida en todas las esferas para conformar un futuro mejor para todos.
Fábricas cerradas, aviones sin volar, coches y autobuses sin circular, eventos cancelados, etc…: el efecto más inmediato del coronavirus es una caída de las emisiones de gases de efecto invernadero. El problema es si esta buena noticia para el medio ambiente será de corta duración. Tenemos que intentar por todos los medios que los esfuerzos que hemos hecho a nivel mundial para combatir el cambio climático no desaparezcan. A menos que esto sirva para empezar a construir una sociedad más resistente.
Nunca antes sentimos la interdependencia de unos con otros tan intensamente como ahora. Y esas ideas que algunos ningunearon -como responsabilidad social o bien común… calificándolas de utópicas o idealistas-, hoy se plantan en nuestras habitaciones y conversaciones sin pedir permiso, como una cuestión de vida o muerte.
Top