Historias reales de Liderazgo Responsable

Este verano tuve la oportunidad de ver un documental en Netflix: The Call To Courage’ (‘Sé Valiente’ en español). Fue un accidente, no lo busqué, simplemente lo encontré de casualidad. Este documental anima sobre todo ser valientes poniendo en práctica la vulnerabilidad.Con mucho humor y empatía, la Dra. Brené Brown cuenta en él, qué hace falta para elegir el coraje en vez de la comodidad en una cultura de escasez, miedo e incertidumbre.

Y dos frases que impactaron de ella fueron: “No puedes ser una cosa sin la otra” y “Se puede medir el coraje de una persona mediante su capacidad para ser vulnerable”. La definición psicológica de vulnerabilidad es incertidumbre, riesgo y exposición emocional. Todas ellas son cualidades que definen también a la valentía. De hecho, en todo acto valiente intervienen estos factores, y eso lo dice todo. Asociar el ser vulnerable con ser débil es una trampa mental que es importante que podamos trabajarla para no caer en ella. No se trata de ganar o de perder, sino de tener el valor de intentarlo aun cuando no podemos controlar el resultado.

Quiero compartiros 3 ideas sobre esta filosofía de vida y desarrollo personal que, seguramente todos nosotros como líderes de empresas, organizaciones y proyectos encontraremos de suma utilidad:

1. Hay que aprender a vivir en la arena: esto significa que elegir cada día la valentía por encima de la comodidad, es la única forma de crecer como persona y yo agrego: como Exponernos, jugarnos la piel, aunque esta elección pueda implicar equivocarnos, sufrir y en algunas ocasiones fracasar. Pero sin ninguna duda no hay nada más valiente que desprenderse de la armadura de la impostura, y dejarse ver tal y como somos: imperfectos, humanos. La fortaleza reside en la vulnerabilidad. Y en esta primera idea quiero citar un ejemplo real: Javier San Juan, presidente y Gerente General de Grupo L’Oreal América Latina quien eligió a lo largo de su carrera de liderar escenarios de países que otros no hubieran elegido probablemente, sacando de estas experiencias lo mejor de cada una. Y en gran parte esta apertura mental, y apostar a salir de su zona de confort, junto a esta experiencia internacional de vivir en 10 países tales como: Rusia, Rumanía, Argentina, Canadá, México, etc., que le ha permitido tener un impacto en sus decisiones de liderazgo responsable a lo largo de toda su carrera. Hoy L’Oreal es un ejemplo de diversidad. L’Oreal creen verdaderamente en la diversidad.

La diversidad en el sentido más amplio de la palabra. Que no solamente es una diversidad de género, una diversidad de raza, una diversidad económica; es también una diversidad de edades. Es mucho más complicado manejar la diversidad de edades que la de género en L’Oreal. Actualmente el 58% de los directores de marcas, son mujeres. En el board, el 64% son mujeres, y aun así Javier explica que hay que seguir trabajando, acomodando y creando el ecosistema para que una mujer pueda marcharse porque tiene que hacer algo con sus hijos sin que la gente piense que está mal. Y empujar a los hombres a que lo hagan también.

2. La gratitud: en este documental, algo que me sorprendió positivamente es que la alegría que provoca la gratitud es la más vulnerable de todas las emociones humanas. Practicar la gratitud, más que pensar en cosas por las que estamos agradecidos, es La cultura corporativa sabemos que se extiende allende las fronteras organizacionales. La estructura de la empresa no es una frontera o un límite que inhibe a apreciar y agradecer fuera de ellos, sino una extensión que va más allá de los círculos íntimos de equipos y personas en los puestos de trabajo. Una práctica de gratitud puede simplemente reducirse a repetir cuatro simples palabras: “Estoy muy agradecido por …”. Y esa frase mágica, puede cambiarlo todo. Al hilo de ello, me gustaría invitaros a ver el emotivo video de IESE Business School - University of Navarra que nos muestra de manera sencilla como podemos decir gracias: Aquí 

Me pregunto cada vez que lo veo ¿cuánto de nosotros podríamos recordar al menos un jefe que nos inspiró como líder, y sobre todo como SER HUMANO y decirle GRACIAS? El psicólogo Jamil Zaki en su trabajo habla de la “conformidad positiva” y de cómo, en sus estudios, participantes que creían que otros eran más generosos, se hicieron más generosos, sugiriendo así que la amabilidad es una conducta contagiosa y que puede transmitirse en cascada entre las personas, adoptando nuevas formas. Lo que en neurociencias denominamos: contagio emocional positivo o "resonancia" según Richard Boyatzis.

En este video podemos ver líderes a quienes sus colaboradores les agradecen el impacto positivo de haber trabajado con ellos, que son: Jesús Luis Yu; director de Electrosteel Europe, Sonia Prieto Marqués; directora de Turismo España VALUE RETAIL, Miguel Angel Leal Góngora; director de Negocios en Huawei, Javier Ventura- Traveset; jefe de ESA Navigation Science Office & Coordinador de ESA Lunar PNT European Space Agency y Ana López Ranz; Dirección Financiera en CASEN RECORDATI. Y me gustaría citar otro ejemplo de gratitud: la despedida de la tripulación del vuelo Montevideo -Madrid de la compañía Iberia cuando despidió a su comandante Vicente Alonso Fogué (alias Titón). Un mensaje despedido lleno de respeto, admiración, reconocimiento, tanto a nivel profesional como a nivel humano. Y por su enorme solidaridad en sus proyectos sociales.

3.El cambio nace de la vulnerabilidad: y por ello solo desde la vulnerabilidad podemos aprender, evolucionar y responsabilizarnos de nuestro presente mirando hacia el Muchas veces esto parece complejo, puede ser duro, da miedo y puede parecer peligrosa. Y cuando pienso en esto recuerdo el discurso de Ana Botín, presidenta del Banco Santander: "Debemos ser optimistas y asumir riesgos para salir de la crisis", que os comparto: Aquí.  Pero no lo es tanto como para vivir con miedo. Banco Santander, junto con más de 125 bancos, ha firmado los principios de Banca Responsable para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, en su compromiso por un futuro sostenible e inclusivo. Erradicar la pobreza, promover la prosperidad y el bienestar para todos o proteger el medioambiente. Estos son los grandes faros que guían la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, puesta en marcha por la ONU. Una tarea a la que empresas como Banco Santander se han unido para contribuir a su logro y garantizar el desarrollo de su actividad de una manera sostenible.

Antes de acabar este artículo quisiera haceros una pregunta: ¿Conocéis o habéis trabajado con un líder responsable que os haya marcado vuestra vida profesional? Si os animáis: os invito a mencionarlo en este post, como he mencionado a muchos de ellos en esta nota. Creo que el reconocimiento bien entendido, a quienes se comprometen con un liderazgo responsable, siempre es gratificante para aquellas personas que se animan a hacer que su ejercicio de liderazgo tenga un impacto más allá de estrictamente el ejercicio profesional.

Para finalizar, quiero concluir este artículo, tal como dice la Dra. Brené Brown: “Líderes: Exponeos. Que os vean. Sed valientes”. Ya hay ejemplos que esto es posible.

 

*Este artículo forma parte de una serie que Diario Responsable ofrecerá a sus lectores fruto de su acuerdo con EJE&CON: EJE&CON y Diario Responsable colaboran para visibilizar el talento sin género y sin generación. Otros artículos relacionados:

- La inversión sostenible: la oportunidad de la década

Criterios ESG: oportunidad de negocio y de contribución

- ESG y energía

- Gobernar la transición ecológica

-¿Cómo liderar para desarrollar una cultura genuina de Empresa RESPONSABLE?

-La inclusión de la diversidad en los ensayos clínicos es aún una deuda pendiente

-Una oferta con propósito o cómo ser parte de la solución

-El reto de la Transformación Sostenible

-Los bonos sociales se abren paso entre los inversores en sostenibilidad

-El valor de los datos ESG

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top