Cómo reducir la huella medioambiental de las empresas de transporte

El transporte por carretera es el responsable del 25% de las emisiones de efecto invernadero en España. Una cifra nada desdeñable teniendo en cuenta que el Gobierno ha fijado el objetivo de alcanzar la neutralidad en las emisiones de efecto invernadero en 2050.

Entre las medidas que se contemplan está la implantación de regulaciones que impulsen la movilidad eléctrica. Para mucha empresas, la electrificación de su flota sí que es una opción factible y a tener en cuenta para reducir su huella medioambiental. Es el caso de las compañías de mensajería y reparto de última milla, así como de aquellas empresas con flotas de vehículos comerciales o de sectores como la distribución, la instalación o el mantenimiento, que utilizan utilitarios o furgonetas para sus desplazamientos.

Según un informe que realizó Webfleet Solutions hace unos meses, el 61% de los vehículos comerciales en Europa (el 55% en España) podrían sustituirse por modelos eléctricos. Si se hiciese, el consumo colectivo de gasolina se reduciría en más del 42% y el de gasóleo en algo más del 30%. Esto reduciría sus emisiones colectivas de CO2 en un 31%.

¿Cuántos vehículos puedo sustituir por VEs?

Otra de las conclusiones de estudio es que, además, más de un tercio de las flotas de turismos y vehículos comerciales ligeros podrían ser totalmente eléctricas. El informe se elaboró estudiando los datos anonimizados de alrededor de 100.000 vehículos conectados de más de 5.000 clientes con flotas de toda Europa. A efectos de esta investigación, se concluyó que si un vehículo recorría menos de 300 km al día en un periodo de 12 meses, este vehículo podría ser sustituido por un VE. La distancia máxima de conducción diaria de 300 km se eligió para reflejar el valor de la autonomía media de los modelos de coches eléctricos y vehículos comerciales ligeros más comunes que están disponibles en la actualidad.

Para una empresa para cuya función es esencial gestionar una flota de vehículos, hay una pregunta especialmente importante cuando se plantea el cambio: ¿será capaz un VE de realizar de forma eficiente y segura el tipo de viajes que hacen mis vehículos a diario? Según este informe, la respuesta es sí en un gran número.

Otros puntos a tener en cuenta, además de la distancia, son los costes, la infraestructura local de recarga y el tiempo de carga de los vehículos eléctricos, todos ellos factores importantes para las flotas que intentan determinar si los vehículos eléctricos son una opción práctica para ellos. Para discernir si es posible o no, los datos telemáticos pueden ayudar a responder a esta pregunta y apoyar activamente a los gestores de flotas en el proceso de electrificación.

¿Qué ocurre con el transporte de larga distancia?

En algunos sectores, como el del transporte de mercancías, sustituir vehículos de combustión por modelos totalmente eléctricos no es sencillo, debido a que apenas existen camiones eléctricos capaces de proporcionar una autonomía suficiente.

Existen otras maneras de reducir las emisiones de gases contaminantes y que muchas empresas ya están poniendo en práctica. Por ejemplo, la mejora del estilo de conducción de la flota, de manera que se conduzca de forma más responsable con el medio ambiente. Este es un paso sencillo que está dando resultados muy positivos en muchas organizaciones de transporte, que han visto reducido su consumo y sus emisiones entre un 5 y un 15%.

Compensación de la huella medioambiental

De todas formas, eliminar por completo las emisiones en compañías de transporte es muy complicado. Por ello también han surgido otras maneras para compensar dichas emisiones. En nuestro caso, por ejemplo, nos hemos asociado con Justdiggit, una ONG ligada al Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente que centra en la recuperación de paisajes mediante la reforestación de tierras áridas de África con el fin de ejercer un impacto positivo en el clima, la naturaleza y las personas.

Así, en los últimos dos años, nuestra compañía ha logrado compensar su huella de carbono reforestando un área total de 2,3 millones de m2 de tierras degradadas. Esto equivale a 8.500 árboles plantados, lo que les ha permitido obtener 46 millones de litros de agua y mejorar la vida de 1.100 personas en Tanzania y Kenia.

Además, y tras comprobar el efecto positivo de este proyecto, hemos puesto en marcha la plataforma Green Your Fleet, con la que nuestros clientes pueden adherirse al programa de reforestación de Justdiggit, calculando fácilmente sus emisiones anuales de CO2 en función del tamaño de su flota y los tipos de vehículos y reforestando áreas en compensación.

Lo que está claro es que sólo tenemos un planeta y hay que hacer lo posible por cuidarlo. Por esta razón es necesario que todas las empresas con flotas de vehículos den los pasos necesarios para reducir las emisiones y trabajar por un sector más sostenible.

* Este artículo forma parte de la Alianza entre la plataforma Empresas por la Movilidad Sostenible y Diario Responsable. Artículos relacionados:

- May López. Cuidando lo esencial

- Ramón Valdivia. Sostenibilidad humana

- Jan Choueiri. Por qué la movilidad debe dejar de ser insostenible

- Maite Manzano. La movilidad sostenible, una demanda social

-Vicente Pascual. Los talleres también apuestan por la sostenibilidad

-Cristina Lloréns Santonja. Movilidad, pero cibersegura

-José Enrique González. Bridgestone y su compromiso con la movilidad eléctrica

-Francisco Casas. La movilidad sostenible, la llave para mejorar nuestro futuro

- Rosa Pernau Codina. Movilidad sostenible en la industria

- Cristina Rosado. Una Asistencia en Carretera verde para una Movilidad responsable

- David Moreno Montejo. Hacia una movilidad universal y sostenible

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top