Ver noticia
Ver noticia
Ver noticia
“Europa replica a Rusia intentando destrozar su economía”. Es uno de los titulares de estos días en la prensa ante la invasión militar que, lamentablemente, se ha iniciado por parte de Rusia a Ucrania. Frente a los tanques rusos Europa responde con “ofensivas” económicas. Asfixiar económicamente al Kremlin, "cortar su crecimiento y el acceso a los mercados de capitales, encarecer su deuda, disparar la inflación y erosionar su base industrial". Un paquete de medidas económicas que desde el viernes están adoptando no sólo los países europeos, si no también EE.UU y países históricamente neutrales como Suiza.
Ver noticia
Jefferson enunció que la vigilancia continua constituye el precio de nuestra libertad. Pues bien, aquí, expresamos la conveniencia de que los ciudadanos de nuestro tiempo, en el mundo entero, nos comprometamos con esta vigilancia en relación con la libertad y la paz. Ello, respecto a cualquier lugar donde estas se vean sojuzgadas, como hoy sucede en concreto con la invasión de Ucrania. No cabe duda que la ética exige de nosotros, antes de nada, solidaridad y compromiso con los que sufren, ya sea en esta guerra o en cualquier otra. Los rostros de cientos de miles de niños, mujeres y mayores aterrorizados, las imágenes de un país devastado por los misiles, nos llaman, apelan a nuestra conciencia.
Ver noticia
Cuando el modelo económico trabaja de espaldas a la vida y la sociedad hace propuestas transformadoras necesitamos que estas propuestas lleguen muy lejos. Para que esto ocurra debe ser entendido, lo que no siempre es fácil. Debe llegar al mayor número de personas. Consortium es un juego que traslada el conocimiento sobre el sistema y las alternativas de una forma sencilla y divertida. Desde el sistema nos hablan de externalidades y no exportaciones. Pero pensemos un poco. ¿Esto de externalidades no os suena a los efectos secundarios de un medicamento? Es como si nos dijeran que no queríamos pero ocurrió. Los daños colaterales que también nos cuentan como ese mal que debemos asumir por la consecución de su objetivo principal.
Ver noticia
Ver noticia
Ver noticia
A propósito de mi columna anterior sobre la Justicia Social y el desafío de vivir sin Juicio…o al menos dejar de sufrir por las “injusticias sociales” ¿Si cambiamos el enfoque y en lugar de ver un mundo con cada vez más injusticias, nos atrevemos a observar y aceptar la perfección en cada cosa que vemos? ¿Si dejamos de ver la justicia social solo como una diferencia de acceso al tener? Más allá de que no podría ser sostenible: ¿Sería el mundo más justo si todos pudiésemos vivir como ricos? ¿acaso sería justo expropiar al quien más tiene para darle al pobre? ¿Podemos cambiar el enfoque y dejar de sufrir por un mundo injusto? comprender que cada ser está realizando el aprendizaje que le toca para su estadio de evolución? ¿Podremos ver a la vida en la tierra como una escuela donde cada quien tiene cerca al mejor entorno que podría tener para realizar su aprendizaje y hacer su evolución?
Ver noticia

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top