Publicado el
La crisis climática es una de las mayores amenazas a la que nos enfrentamos en la actualidad, y la comunidad internacional se encuentra en un momento crucial para detenerla. En este contexto, y más aún hoy, 5 de junio, que se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, es imprescindible tener presente que la transición energética deja de ser una opción y pasa a ser un factor fundamental para lograr un futuro sostenible y justo para todos.
Es esencial garantizar que nadie se quede atrás en la búsqueda de un futuro más justo y sostenible

Sin embargo, esta transición no sólo implica cambiar la forma en la que generamos y consumimos energía, sino también crear una economía más inclusiva, teniendo muy presente que no todas las personas tienen los mismos recursos y capacidades para adaptarse a los cambios que este proceso implica. Es decir, la transición energética no se circunscribe exclusivamente a la implementación de energías renovables, sino también a la transformación en materia de inclusión y solidaridad.

Por ello, es fundamental garantizar que todos los ciudadanos puedan disfrutar de los beneficios que supone avanzar hacia un modelo energético más verde. En este marco, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, adoptada en 2015, apunta hacia una visión transformadora del desarrollo que busca erradicar la pobreza, proteger el planeta y garantizar la prosperidad para todos. La transición energética es uno de los pilares fundamentales de este enfoque, pero debe ser abordada de manera integrada con otras áreas de acción, como la educación, la salud, la igualdad de género y la justicia social.

Todos tenemos un papel relevante en la creación de un mundo mejor. Sin embargo, cuando hablamos de grandes empresas, la responsabilidad se amplía considerablemente. En EDP somos muy conscientes de ello y estamos decididos a liderar el cambio. Un cambio justo, inclusivo, que contemple a todos los ciudadanos y no deje a nadie atrás. Así, nos esforzamos por marcar la diferencia tanto para el medioambiente como para las personas, impulsando un futuro mejor para todos. Por ello, impulsamos proyectos sociales acordes con nuestros objetivos.

Proyectos como "EDP Energía Solidaria", una iniciativa que respalda acciones que contribuyen a una transición energética equitativa e inclusiva en España, mediante el fomento de la movilidad sostenible, la promoción del uso de energías renovables y el impulso de la eficiencia energética. En el marco de este proyecto, se destinará un presupuesto superior a los dos millones de euros en España, Portugal y Brasil, para hacer realidad la transición energética, al tiempo que se impulsa el bienestar colectivo. Desde que comenzó esta iniciativa en 2015, sólo en España hemos financiado más de 174 proyectos, beneficiando a más de 560.000 personas y tenemos el objetivo de continuar haciendo crecer estas cifras.

Es capital resaltar que, en la mayoría de los casos, el respaldo proporcionado por programas como éste es crucial para el progreso de muchos de los proyectos de esta índole, ya que muchas de estas iniciativas no podrían desempeñarse o, al menos, no con la misma efectividad. Por eso, este tipo de programas se posicionan como referente, no sólo por su contribución, sino por el efecto inspirador y multiplicador que puede tener para otras instituciones y organizaciones.

En EDP abogamos por una transición justa e inclusiva. Las empresas e instituciones debemos buscar soluciones para asegurarnos de que nadie se quede atrás y para ello la puesta en marcha de este tipo de iniciativas es crucial. No podemos olvidar que el futuro debe ser sostenible, justo, inclusivo e igualitario, ya que nuestra sociedad necesita que exista igualdad de oportunidades.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies