Su programa Compromiso2025 permitirá al banco alinear su actividad con el escenario de calentamiento global de no más de 2ºC y lograr un equilibrio entre la energía sostenible y las inversiones en combustibles fósiles. Se basa en tres líneas de actuación: financiar, gestionar e involucrar.
RSE.- La estrategia de cambio climático y desarrollo sostenible de BBVA movilizará 100.000 millones de euros

El presidente de BBVA, Francisco González, ha explicado que “en BBVA queremos jugar un rol clave movilizando recursos para frenar el cambio climático e impulsar un desarrollo sostenible. Es un objetivo muy ambicioso y de largo plazo alineado con nuestro propósito de poner al alcance de todos las oportunidades de una nueva era".

De los 100.000 millones, 70.000 están directamente vinculados a la transición a una economía baja en carbono, que incluye las siguientes actuaciones: financiación verde a empresas e instituciones; bonos verdes intermediados como bookrunner (colocador de deuda); soluciones para eficiencia energética, agua, gestión de residuos para particulares y PYMES y, por último, fondos de inversión y participaciones.

Otros 18.000 serán para favorecer la inclusión financiera y el emprendimiento, que incluye ofrecer soluciones financieras para favorecer la bancarización; préstamos a microemprendedores vulnerables y a mujeres emprendedoras; nuevos modelos digitales e inversión de impacto.

Y los 12.000 millones restantes tienen como destino infraestructuras sostenibles y agribusiness: financiación de infraestructuras en educación, salud y vivienda social; bonos sociales intermediados como bookrunner; fondos de inversión y participaciones y financiación a agribusiness bajo criterios de sostenibilidad.

bbva datos finanzas sosteniblesEn el proceso de definición de esta estrategia, BBVA ha consultado con actores muy relevantes pertenecientes a diferentes grupos de interés: Uno es ShareAction, entidad sin ánimo de lucro referente en el impulso de prácticas de inversión responsable que promueve una mejora del comportamiento de las empresas en materia medioambiental, social y de gobierno corporativo. Sonia Hierzig, directora de Proyectos de Banca, ha señalado que: "ShareAction acoge con entusiasmo los nuevos compromisos de BBVA y estamos encantados de que hayan adoptado muchas de nuestras recomendaciones. Estas nuevas políticas permitirán a BBVA subir de la duodécima a la séptima posición entre las 15 mayores entidades europeas en nuestro ránking del clima. Es un gran paso adelante en un periodo de tiempo muy breve y esperamos que sirva de ejemplo para mostrar a otros bancos lo que se puede conseguir”.

Entre los compromisos directamente relacionados con impactos directos ambientales, BBVA se compromete a que el 70% de la energía que contrate a partir de 2025 sea renovable y se pone como meta reducir un 68% sus emisiones directas de CO2 con relación a 2015. Además, el banco está adherido a la Science Based Targets Iniciative y comprometido con la RE 100 Initiative que supone alcanzar el 100% de energía renovable en 2030. En esta línea, se publican las normas sectoriales que permiten abordar las cuestiones de sostenibilidad específicas de sectores con especial impacto ambiental y social (energía, minería, infraestructuras y agribusiness) y proporcionar una orientación clara sobre los procedimientos a seguir en la gestión de clientes y transacciones en estos sectores. Dichas normas, que serán actualizadas anualmente, incorporan el Compromiso sobre Derechos Humanos con el que BBVA cuenta desde 2008.

Otro aspecto a destacar es que va a involucrar a todos sus grupos de interés: reguladores, clientes, inversores, empleados, proveedores, observadores e incluso competidores ya que, según ha resaltado el banco en una nota, "por su magnitud, los retos derivados de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y del calentamiento global sólo es posible conseguirlos con el compromiso decidido de todos".

Exclusiones generales

BBVA no prestará servicios financieros a proyectos o clientes cuyo principal negocio esté asociado las siguientes actividades o impactos ambientales y sociales: 

  • Empresas de las que hay evidencia creíble (sentencias de tribunales o controversias relevantes) de violaciones materiales de las leyes y regulaciones aplicables, o de participación en abusos de derechos humanos. 
  • Actividades que usan trabajo infantil o forzoso como se definen en los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). 
  • Proyectos que impliquen el reasentamiento o la violación de los derechos de los grupos indígenas y/o vulnerables sin su consentimiento libre, previo e informado. 
  • Proyectos ubicados en o próximas a sitios Patrimonio Mundial de la UNESCO, Humedales en la lista de Ramsar, sitios de Alianza para la Extinción Cero, y áreas de la Categoría I-IV de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza 
  • Empresas con sede en países bajo sanciones financieras de la Unión Europea, EEUU y Naciones Unidas

 

 

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top