Publicado el
Somos una raza divertida, por decir lo menos. Creamos cosas para supuestamente ayudarnos y luego descubrimos utilidades para reemplazarnos o para dañarnos de alguna manera. En el voluntariado ocurre algo similar: el ser humano siempre ha estado dispuesto a ayudar al otro, pero, perdemos esta esencia con el paso del tiempo y la rigidez de nuestras emociones. En un escenario como el actual de constantes cambios, más que nunca debemos volver a poner a las personas en el centro. Volver a los valores de la solidaridad, el compromiso y la compasión. El camino al desarrollo sostenible, solo será posible si todos y todas cooperamos. Necesitamos volver a mirar al ser humano hoy más que nunca, porque el ser humano está siendo dejado de lado y solo hay ojos para las nuevas tecnologías.
El voluntariado y sus dificultades

El voluntariado es nuestra esencia natural, ayudándonos mutuamente a alcanzar metas más grandes y distantes.El voluntariado es la cuna de todas las organizaciones sociales del mundo y, sin embargo, estas mismas organizaciones, OSC, ONG, entidades, como quieras llamarlas, hoy se alejan del voluntariado o las tratan de manera "marginal".

Así que una vez más, considero que es importante poner foco y aportar naturalidad y ligereza al trabajo voluntario. ¿Recuerdas la primera frase de este texto? Solo mira unos párrafos hacia arriba. Hacemos lo mismo con el voluntariado. ¿Necesitamos plantear preguntas sobre por qué hacemos trabajo voluntario? ¿Parametrizar con datos estadísticos y poner palabras "en inglés" con habilidades académicas y términos para tratar con el voluntario?  Algunas de las dificultades comunes asociadas con el voluntariado son:

  1. Compromiso de tiempo: Muchas personas tienen agendas ocupadas debido a trabajo, familia y otros compromisos. Encontrar tiempo para el voluntariado puede ser complicado, especialmente si el voluntariado requiere un compromiso constante o extenso.
  2. Fatiga del voluntario: Los voluntarios pueden sentirse agotados si asumen demasiadas responsabilidades sin un descanso adecuado. La fatiga del voluntario puede afectar negativamente su salud mental y física, lo que lleva a una disminución de la motivación y el compromiso.
  3. Falta de capacitación: Algunos voluntarios pueden sentirse frustrados si no reciben una capacitación adecuada para llevar a cabo sus tareas. La falta de orientación y habilidades necesarias puede dificultar el cumplimiento de sus funciones de manera efectiva.
  4. Expectativas poco realistas: Tanto los voluntarios como las organizaciones pueden tener expectativas poco realistas sobre lo que el voluntariado puede lograr. Esto puede llevar a decepciones y frustraciones si los resultados no se ajustan a lo que se esperaba.
  5. Conflictos internos: En las organizaciones de voluntariado, pueden surgir conflictos entre los propios voluntarios o entre los voluntarios y el personal remunerado. Estos conflictos pueden dificultar la colaboración y afectar negativamente el ambiente de trabajo.
  6. Falta de recursos: Algunas organizaciones de voluntariado pueden tener recursos limitados para apoyar adecuadamente a sus voluntarios. Esto puede incluir aspectos como materiales, financiamiento y supervisión.
  7. Desafíos emocionales: Dependiendo del tipo de trabajo voluntario, los voluntarios pueden encontrarse en situaciones emocionalmente difíciles, como trabajar con personas en situaciones de vulnerabilidad. Esto puede llevar a tensiones emocionales y dificultades para lidiar con estas experiencias.
  8. Sostenibilidad: Mantener la continuidad en el voluntariado a lo largo del tiempo puede ser un desafío. Algunos voluntarios pueden perder interés o dejar de participar debido a cambios en sus circunstancias personales.
  9. Reconocimiento y gratitud: A veces, los voluntarios pueden sentir que su trabajo no está siendo reconocido o valorado adecuadamente. La falta de aprecio puede disminuir su motivación y compromiso.
  10. Dificultad para medir el impacto: En algunos casos, puede ser difícil medir con precisión el impacto real del trabajo voluntario. Esto puede hacer que los voluntarios se sientan desmotivados si no pueden ver claramente los resultados de sus esfuerzos.

Es importante señalar que muchas de estas dificultades pueden ser abordadas y superadas a través de una buena comunicación, una planificación adecuada, la colaboración entre los voluntarios y la organización, y el apoyo mutuo dentro de la comunidad de voluntarios. Respeto y creo en la importancia de los estudios académicos, pero para la población, para el compromiso tenemos que llevarlos de una manera más simple, suficiente de complicación.

No basta con la buena voluntad, sino que cuanto más sencillo sea el acceso, más personas entenderán y se acercarán y se darán cuenta del importante papel, para la construcción de una sociedad más justa e igualitaria, que tiene el voluntariado. Celebremos, valoremos, animemos y sin miedo a ser demasiado incisivos, empujemos a las personas a conocer esta brillante herramienta de desarrollo personal, social y profesional.

¿Exageré? Los voluntarios dirán que no, mientras que los que no saben pueden pensar que sí.Cambiar el mundo por las acciones individuales de nuestras manos, a través del arte del voluntariado es posible y necesariuo. Solos hacemos mucho, pero juntos muchísimo más.

En este artículo se habla de:
OpiniónONGsolidaridadVoluntariado

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies