Publicado el

El avance económico y social del último siglo, ha ido acompañado de una degradación ambiental que amenaza nuestro futuro desarrollo y supervivencia. Asegurar el bienestar de las personas,  facilitando el acceso al agua, la energía, los alimentos u otras materias primas significa agotar los recursos naturales del planeta, cuyos patrones actuales de producción y consumo están destruyendo los ecosistemas.

Por esta razón se vuelve imperativo modificar nuestros hábitos de consumo, para hacer frente a los desafíos que nos plantea el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la gestión de residuos y la contaminación. A nivel internacional, la Agenda 2030 a través del Objetivo 12: Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles, nos plantea unas metas ambiciosas, con el fin de cambiar el modelo actual de producción y consumo para conseguir una gestión eficiente de los recursos naturales.

La Fundación Ellen Macarthur define La Economía Circular, como una oportunidad para hacer frente a los problemas surgidos por el cambio climático, ya que busca mantener los recursos en funcionamiento el máximo tiempo posible, extraer el valor total de su ciclo de vida, y recuperar y regenerar los materiales al finalizar su utilidad. Dentro de sus principios se encuentra eliminar los desechos y la contaminación, hacer circular los productos y materiales, y regenerar la naturaleza. Cabe destacar que, hace cuatro años un estudio realizado por Cambridge Econometrics, Trinomics and ICF (2018), confirmaba que la aplicación de los principios de la economía circular a la economía de la Unión Europea, podría aumentar su PIB en un 0,5 % adicional hasta el 2030 y crear unos 700.000 puestos de trabajo nuevos.

Se ha visto que las empresas fabricantes de la UE,  gastan un promedio del 40% en materiales de producción; por lo que una vez que se implementan los modelos de economía circular, consiguen aumentar su rentabilidad y están protegidas de la fluctuación de los precios. Además, para los consumidores, con la economía circular se benefician de productos de alta calidad, funcionales, seguros, eficaces y asequibles cuya durabilidad es más larga y están diseñados para ser reutilizados, reparados y sometidos a un reciclado de alta calidad.

La confirmación de estos avances y beneficios, hacen que la Comisión Europea redacte el Plan de Acción para una Economía Circular 2020. Se establece un marco sólido y coherente en la política de producción que convierte en norma, la sostenibilidad de productos, servicios y modelos de negocio, y transforma las pautas de consumo para evitar que se produzcan residuos.

Los titulares de las medidas del Plan de acción para la economía circular son:

  • Hacer que los productos sostenibles sean la norma en la UE.
  • Empoderar a los consumidores.
  • Centrarse en los sectores que utilizan más recursos y que tienen un elevado potencial de circularidad (electrónica y TIC, baterías y vehículos, envases y embalajes, plásticos, productos textiles, alimentos y construcción y vivienda.
  • Garantizar que se produzcan menos residuos.

Estefany Riveros, responsable de desarrollo de negocio en ALLCOT nos comparte que “las normativas reflejan el compromiso de los gobiernos para fomentar la circularidad en nuestras decisiones de consumo pero no son los únicos actores de esta declaración de principios. Las empresas privadas juegan un papel clave en el logro de estos objetivos, deben integrar criterios de economía circular en su producción y consumo para impulsar una cultura empresarial sostenible y responsable. Pero también es un compromiso de nosotros como ciudadanos y consumidores, en modificar nuestros hábitos de consumo e incluir los criterios de circularidad en nuestras decisiones de compra, uso de los productos y elegir los servicios que contribuyan a hacer frente a los desafíos que nos plantea la crisis climática”

 

Artículos relacionados: 

-  "Claves para las Pymes en materia de Sostenibilidad para 2023" - Natalia Rodrigo Vega. 

-  "Conceptos básicos para una empresa sostenible"- Natalia Rodrigo Vega

- "Lo que no se mide, no se puede mejorar"- Natalia Rodrigo Vega

- "Mercado voluntario y mercado obligatorio de créditos de carbono"- Andrés Herkrath Sanciemente

-"Actualización de las normativas medioambientales para las empresas" - Andrés Herkrath Sanciemente

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies