Cuando estándartes del business as usual, como Forbes y las empresas más grandes del mundo, muestran signos de cambio, más vale que los navegantes cambien sus velas, porque se acercan vientos distintos.
VIENTOS DE CAMBIO:  LOS GRUPOS DE INTERÉS

Forbes

Más allá del drama migratorio, feminicidios, agresiones y violaciones, las noticias en agosto suelen tener poco interés.

Forbes, la revista económica por excelencia, que cada año publica la lista de las personas más ricas del mundo, los millonarios del mundo, las empresas más grandes del mundo… con un claro enfoque en la riqueza y el poder, publicó ayer un artículo, que supone un cambio de paradigma en el mundo empresarial.

Doctrina Friedman

La Doctrina de Friedman, o Teoría del accionista, es una teoría de la ética empresarial desarrollada por el premio Nobel de economía Milton Friedman en su libro Capitalismo y Libertad, en 1962, que sostiene que la única responsabilidad de una empresa es con sus accionistas, por lo que el objetivo de la empresa es maximizar la rentabilidad para los accionistas. "Sólo hay una y única responsabilidad social de las empresas: usar sus recursos para participar en actividades diseñadas para incrementar sus beneficios, siempre y cuando se mantenga dentro de las reglas del juego, es decir, se dedica a la competencia libre y abierta, sin engaño o fraude."

Grupos de interés

Las partes interesadas, grupos de interés o stakeholders, son aquellos grupos de personas que se ven afectadas por la actividad de la empresa, o bien que pueden afectar a la misma.

En los años 50, algunos grupos religiosos decidieron no invertir en acciones de compañías cuyas actividades estuvieran relacionadas con lo que denominaban "valores pecado": alcohol, tabaco y juego.

En los años 70 distintos grupos pacifistas contrarios a la guerra de Vietnam vetaron sus inversiones en empresas de producción de armas.

Es en los años 80 el desastre de Bophal en la India, que mató a miles de personas o el accidente nuclear de Chernóbil en Ucrania.

En la década de los 90, casos relacionados con la producción de ropa deportiva y textil en general, en países como Indonesia, nos pusieron en alerta sobre las violaciones de derechos humanos.

Casos más recientes como el hundimiento del Edificio Rana en Bangladesh, o Dieselgate, junto con la velocidad tecnológica con la que se expanden las noticias, han hecho que las empresas estén en el punto de mira.

Las empresas están cambiando sus decisiones, procesos y estructuras, para evitar o minimizar sus riesgos e impactos. La implicación de las partes interesadas es un paso más, en el compromiso de las empresas con la sociedad. El cambio de paradigma llega, por el hecho que las empresas, más allá de buscar el máximo beneficio económico para sus accionistas, deben identificar a los grupos de interés, y comprender y satisfacer sus intereses y expectativas.

Compromiso de las 181 empresas más grandes del mundo con sus grupos de interés

Business Roundtable es una asociación que reúne a los CEO de las empresas más grandes del mundo. 179 empresas de diversos sectores, entre ellas, Bank of America, Apple, Amazon, Bayer, BP, Coca-Cola, Dow, EY, General Motors, IBM, Johnson & Johnson, JP Morgan Chase & Co, Marriot, KPMG, Mastercard, Morgan Stanley, Nasdaq, Pepsico, PwC, Pzifer, Procter & Gamble o 3M, han firmado un manifiesto por el que se comprometen con sus grupos de interés, a:

- Entregar valor a los clientes. Liderando el camino para cumplir o superar las expectativas del cliente.

- Invertir en sus empleados. Compensarlos de manera justa y proporcionar importantes

Beneficios, apoyarlos a través de capacitación y educación que ayudan a desarrollar nuevas habilidades, fomentando la diversidad y la inclusión, la dignidad y el respeto.

- Tratar de manera justa y ética con nuestros proveedores. Servir como buenos socios para

las otras compañías, grandes y pequeñas, que ayudan a cumplir las misiones de las empresas.

- Apoyar a las comunidades en las que trabajan, respetando a las personas en las comunidades y proteger el medio ambiente adoptando prácticas sostenibles en todos sus negocios.

- Generar valor a largo plazo para los accionistas, que proporcionan el capital que permite a las empresas invertir, crecer e innovar, comprometiéndose con la transparencia y el compromiso efectivo con los accionistas.

El fin de la Doctrina Friedman

Parece que todo ahora es sostenible, responsable, saludable… y sí, empieza a ser cansino ver bancos anunciándose con imágenes de yoga, o cadenas de fast food hablando de nutrición.

Pero, las empresas están empezando a cambiar. La Doctrina Friedman ha llegado a su fin. Las empresas no pueden operar sólo con el objetivo en mente de maximizar sus beneficios, sino que debe comenzar a comportarse como una entidad responsable ante los impactos sociales y ambientales de su actividad. La Responsabilidad Social no es un fenómeno nuevo, ni tampoco, créanme, un fenómeno de moda, como afirman los defensores del business as usual.

El equilibrio entre los intereses de los accionistas y las partes interesadas

El propósito de las empresas debe ser crear riqueza para sus accionistas, así como contribuir a solventar y minimizar los retos sociales y ambientales a los que enfrentamos. Sin riqueza no hay contribución posible, pero riqueza sin contribución, no es sostenible a medio ni largo plazo.

Entender que la actividad empresarial no es inmune a los riesgos sociales y ambientales, y comprender que los desastres sociales, ambientales, y reputacionales, pueden afectar a la continuidad de la empresa, debe llevarnos a una gestión empresarial 2.0. La empresa debe dejar de ser una burbuja aislada con el único objetivo de hacer dinero, para convertirse en una esponja, que se empape de puntos de vista, conocimiento e innovación diversos, que minimizan riesgos, aportan valor, y enriquecen, económica y personalmente a aquellos que la practican.

Barcelona, a 21 de agosto de 2019.

                                                                                                                                                             Mireia Ferré

Abogado

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top