Publicado el
Las vacaciones de verano ya están aquí en buena parte de Europa y llega el momento de planificar el ocio. Aprender, divertirse o experimentar durante el tiempo libre va más allá del turismo. El ocio sostenible engloba actividades recreativas, deportivas o culturales con una trascendencia ambiental, económica o social. Un artículo publicado por BBVA afirma que este tipo de ocio promueve la circularidad y reduce la exclusión.
Planes de ocio sostenible, la alternativa para este verano

El ocio sostenible se refiere a la práctica de llevar a cabo actividades de entretenimiento y recreación de manera responsable y respetuosa con el medio ambiente y las comunidades locales. Implica buscar opciones de ocio que minimicen el impacto ambiental y promuevan la equidad social y económica.

Cuando hablamos de ocio sostenible es fácil imaginarse un viaje ambientalmente responsable en un entorno de naturaleza. Pero el ocio es un concepto más amplio que el de turismo. “Es una actividad que permite al ser humano distraerse y ubicarse mental y físicamente en un contexto diferente, donde puede desarrollar la mente y adquirir mayores conocimientos. Se refiere al uso del tiempo libre de diversas formas, por lo que no necesariamente va a implicar un costo. Tiene una orientación más marcada en la experimentación de vivencias. Su relación con el turismo es que también implica descanso en días libres, pero en éste prevalece el pago de servicios”. Así lo explica un equipo de docentes de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) de San José de Costa Rica en este artículo en Trama, Revista de ciencias sociales y humanidades.

Algunas características del ocio sostenible incluyen:

  1. Elección de actividades respetuosas con el medio ambiente: Se trata de optar por actividades de ocio que no causen daño significativo al entorno natural. Por ejemplo, en lugar de realizar deportes motorizados que generen emisiones contaminantes, se pueden elegir actividades al aire libre como senderismo, ciclismo o kayak.
  2. Apoyo a la comunidad local: El ocio sostenible implica respaldar las economías locales y promover el bienestar de las comunidades cercanas. Esto se puede lograr al optar por alojamientos y restaurantes locales en lugar de grandes cadenas hoteleras o franquicias, y participando en actividades culturales y tradicionales organizadas por la comunidad.
  3. Uso responsable de los recursos: Es importante utilizar de manera responsable los recursos naturales y culturales durante las actividades de ocio. Esto implica evitar el desperdicio de agua, energía y otros recursos, así como respetar y proteger los sitios históricos y culturales que se visiten.
  4. Educación y conciencia: El ocio sostenible también implica promover la educación ambiental y la conciencia sobre la importancia de preservar el medio ambiente. Se puede fomentar el respeto por la naturaleza y las comunidades locales a través de la divulgación de información, programas educativos y prácticas responsables.

“Tenemos una visión reduccionista del ocio”, lamenta Roberto San Salvador, director de la cátedra Deusto Cities Lab. Muy ligada a sectores productivos –turismo, hostelería–, y al consumo, cuando en realidad se trata de un fenómeno social de más calado, “que se manifiesta a través de actividades culturales, deportivas, recreativas y turísticas”, según su propia definición. Una suma de experiencias con trascendencia ambiental y económica que ayuda a la cohesión social y a aminorar las brechas de vulnerabilidad y exclusión, subraya.

En un artículo recientemente publicado por BBVA este experto insiste en que los cruces entre el ocio y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas son “infinitos”: ambientales, por su “tremendo impacto” en el entorno; económicos, cuando un 15 % del PIB de un país como España tiene que ver con la industria turística, cultural y creativa, con la economía del deporte y las actividades recreativas; y sociales, al ser foco de empleo y permitir “valores que nos acerquen más a los derechos humanos”. Roberto San Salvador señala lo poliédrico que es este bálsamo para el entendimiento y para el desarrollo cultural: turismo, gastronomía, sector audiovisual, del libro, la moda, las artes plásticas, naturaleza, deporte.

Es preciso destacar que, desde este entronque con los ODS, propone planes de ocio sostenible, la mayoría de los cuales no implica un gasto económico:

  1. Reconectar con la naturaleza: No es necesario viajar miles de kilómetros, basta con internarse en un espacio natural cualquiera, individualmente o en grupo reducido, para entrar en contacto con la vida que lo habita.Puede ser desde un área recreativa en la montaña a una playa.
  2. Una actividad de consumo consciente: Ir al cine, comprar un libro, asistir a un concierto, contratar una excursión o una actividad para conocer y comprender un destino.Por supuesto que sí. Pero ese consumo ha de ser consciente y responsable, pide San Salvador.
  3. Una experiencia de descubrimiento: No hace falta tomar un avión e ir a la Patagonia argentina a maravillarse con el glaciar Perito Moreno. A veces es algo tan sencillo como que una persona de 70 años se matricule en la Universidad de Mayores para estudiar aquello que no pudo cursar de joven, y disfrute del aprendizaje por el aprendizaje.“Lo que da sentido es el descubrimiento, el aprendizaje, la experiencia”, remacha San Salvador.
  4. Un libro, una película, una canción: Dice este experto que la lectura, el cine y la música deberían estar presentes en el ocio de todas las personas, como elementos “que nos aportan creatividad y diversidad”. Defiende que las manifestaciones culturales son un excelente vehículo para acercarnos al otroy reducir brechas intergeneracionales, étnicas o de género.
  5. Recuperar el contacto social: El director de la cátedra Deusto Cities Lab cree que nos falta tiempo de socialización física, de proximidad, de charlas de sobremesa que terminan de madrugada o del compañerismo que se genera en los deportes de equipo. “Es fundamental el diálogo intergeneracional, intergénero y transocial”, haciendo hincapié en el rol del ocio social para conocer la realidad del migrante o de la diversidad funcional.
  6. Micro-planes de ocio cotidiano: El día a día tiene horas fuera de la jornada laboral y de las labores domésticas o de cuidado; un tiempo no productivo que los ciudadanos pueden emplear para hacer deporte, socializar o consumir cultura. Por eso San Salvador da tanta relevancia a los equipamientos públicos urbanos,que permiten tales interacciones. Parques, jardines y zonas verdes, bibliotecas, piscinas, polideportivos, casas de cultura, asociaciones vecinales con actividades de baile o talleres de alfabetización digital. "Las ciudades como espacios no tanto de producción como de intercambio", reclama.

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies