Publicado el
La agencia de la ONU encargada de la ayuda alimentaria llama a las siete economías más avanzadas a seguir aportando los recursos necesarios para los cientos de millones de personas que no tienen suficiente comida o pasan hambre.
El Programa Mundial de Alimentos insta al G7 a no olvidar la crisis alimentaria mundial

En medio de un contexto global por demás crítico, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) insta a los integrantes del G7 a mantener su compromiso con la seguridad alimentaria. Cabe recordar que el G7, o Grupo de los Siete, es una organización internacional formada por siete grandes economías avanzadas: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido. Los países del G7 se reúnen anualmente para debatir y coordinar políticas sobre una amplia gama de cuestiones mundiales, como la economía, el comercio, las finanzas, la seguridad y el cambio climático. El G7 sirve de foro para que los líderes intercambien puntos de vista, aborden retos comunes y promuevan la cooperación en diversos asuntos mundiales.

Este llamado al G7 se produce en un momento en los que varias crisis, como las que afectan a Sudán, Haití y el Sahel, provocan un mayor número de personas con hambre.En concreto, la agencia cifró en unos 345 millones el número de personas que actualmente sufren la escasez de alimentos, una cifra que supone un aumento de casi 200 millones desde principios de 2020. De ellos, 43 millones están a un paso de la hambruna.

Se trata de una dramática situación que se enmarca en los recientes recortes en las raciones de alimentos que el Programa se vio obligado a aplicar en sus misiones en Afganistán, Bangladesh y Palestina, donde las necesidades superan los fondos disponibles. Las siguientes operaciones afectadas por las reducciones serían Somalia y Chad, alerta el Programa.

La cooperación internacional resulta vital para detener esta crisis humanitaria. La directora ejecutiva de la agencia de la ONU, Cindy McCain, recordó que el liderazgo del G7 durante 2022 salvó muchas vidas: "Millones de personas recibieron la ayuda que necesitaban y países como Somalia pudieron salir de la situación de hambruna. Por desgracia, la crisis alimentaria mundial no ha desaparecido. Y situaciones como las de Sudán y Haití echan más leña al fuego", afirmó.

El Programa Mundial de Alimentos advierte que los combates en Sudán han desplazado a cientos de miles de personas y abocado a millones a pasar hambre. La agencia estima que el número de personas que sufrirá inseguridad alimentaria durante los próximos meses aumentará entre 2 y 2,5 millones, elevando el total en el país a la cifra récord de 19 millones. Los expertos afirman que la inseguridad, la violencia y el aumento de los problemas económicos están agravando la situación de inseguridad alimentaria de los haitianos. Se calcula que unos 4,9 millones de personas, cerca del 45% de la población, sufren hambre aguda.

En la región africana del Sahel, los nuevos brotes de violencia en países como Burkina Faso provocan situaciones de hambre entre las personas que huyen o vieron alterada su cotidianeidad por los conflictos. El Programa también pidió apoyo político a otras actuaciones que ayudarían a aliviar la crisis, como la Iniciativa de Granos del Mar Negro. "Necesitamos incrementar la ayuda, especialmente cuando se trata de conseguir que nuestros sistemas alimentarios sean más fuertes", afirmó McCain. "Si podemos , no necesitarán ayuda de emergencia la próxima vez que haya una sequía o una inundación" concluyó.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies