Publicado el
En Europa los bancos llevan la delantera en materia climática. A diferencia de los norteamericanos, han reducido la financiación de los combustibles más contaminantes, los fósiles. Concretamente, según el informe Banking on Climate Chaos, los grandes bancos europeos redujeron la financiación a las empresas de combustibles fósiles en un 27,6% en 2021 en medio de la creciente presión de los accionistas y la publicación de nuevas políticas de financiación, mientras que sus homólogos estadounidenses y canadienses lejos de reducirla, la han aumentado.
Los bancos europeos, a la vanguardia del cambio climático: se despiden de los combustibles fósiles

El nuevo informe anual Banking on Climate Chaos realiza un análisis global sobre el comportamiento de los bancos en relación a los combustibles fósiles. El mismo subraya la marcada disparidad entre los compromisos climáticos públicos que tienen los bancos más grandes del mundo, frente a la realidad de sus negocios, que siguen su financiación en combustibles fósiles. S&P Global, empresa internacional que proporciona calificaciones, estándares, analítica y datos a los mercados globales de capital y commodities, ha publicado un artículo en el cual analiza el citado informe y destaca que la presión de los inversores está teniendo un "claro impacto" en las estrategias climáticas de algunos bancos.

Esté decimotercer informe de relevancia mundial, expone que en los seis años desde que se adoptó el Acuerdo de París, los 60 bancos privados más grandes del mundo han financiado los combustibles fósiles con 4,6 billones de dólares, y solo en 2021 fue de 742 mil millones. De este modo, queda claro que, en el último año, las cifras de financiación se mantuvieron por encima de los niveles de 2016, cuando se firmó el Acuerdo de París.

En este escenario, Maaike Beenes, líder de la campaña en BankTrack, una de las organizaciones de defensa del medio ambiente detrás del nuevo informe Banking on Climate Chaos, explicó que la financiación de Barclays a las empresas de petróleo, gas y carbón se redujo un 30,1% hasta los 19.600 millones de dólares en 2021, y HSBC registró un descenso del 26,8% hasta los 18.000 millones de dólares, según la investigación. Asimismo, sostuvo que nueve de los mayores prestamistas estadounidenses y canadienses se enfrentan a propuestas de los accionistas relacionadas con el clima en sus asambleas generales anuales de 2022, a pesar de los esfuerzos de algunos bancos por omitir las resoluciones de sus delegaciones de voto.

El panorama energético mundial se ha visto atravesado fuertemente por el conflicto entre Rusia y Ucrania. En este sentido, a los accionistas les preocupa especialmente que los bancos puedan utilizar la guerra como una razón para ampliar la producción de petróleo y gas. Sin dudas, las interrupciones del suministro resultantes de la invasión ponen de relieve la necesidad de la transición a las energías renovables y la construcción de la independencia energética.

Contra la corriente: los bancos aumentan la financiación de los combustibles fósiles

Según el estudio Banking on Climate Chaos, los grandes bancos estadounidenses y canadienses registraron un aumento combinado del 22,7% en la financiación de empresas de petróleo, gas y carbón en 2021, y representaron ocho de los 10 peores financiadores de combustibles fósiles del mundo el año pasado. Los autores del informe calificaron 2021 como el "año de la hipocresía", ya que este aumento se produjo mientras los bancos se alineaban detrás de ambiciosas promesas de neutralidad de carbono a través de la Alianza Bancaria Net-Zero y otras iniciativas.

La investigación analizó la financiación a miles de empresas de combustibles fósiles a través de la concesión de préstamos y la suscripción de emisiones de deuda y acciones por parte de 60 de los mayores bancos del mundo, 44 de los cuales se han comprometido a lograr emisiones netas cero para 2050. A nivel mundial, los bancos proporcionaron un total de 742.000 millones de dólares a la industria en 2021 -un nivel similar al de 2020-, de los cuales casi la mitad fueron proporcionados por instituciones norteamericanas, según el informe.

Por su parte, los grandes prestamistas estadounidenses JPMorgan Chase & Co., Wells Fargo & Co., Citigroup Inc. y Bank of America Corp., que se unieron a la Alianza Bancaria Net-Zero el año pasado, siguen dominando el espacio de financiación de los combustibles fósiles a nivel mundial, aunque Citi y Bank of America experimentaron un descenso en la financiación en comparación con 2020. JPMorgan se clasificó como el principal financiador de combustibles fósiles de 2021, proporcionando 61.700 millones de dólares al petróleo, el gas y el carbón, un aumento del 19,3% desde 2020, según la investigación.  

Los bancos japoneses Mizuho Financial Group Inc. y MUFG también se encuentran entre los 10 mayores financiadores de combustibles fósiles en 2021, ya que ambos han aumentado su financiación a la industria.   En Europa, ING Groep NV fue uno de los pocos bancos que aumentó su financiación de combustibles fósiles en 2021, en un 72,4%, hasta los 10.800 millones de dólares. Un portavoz del banco holandés dijo a S&P Global Market Intelligence que no reconoce las elevadas cifras que representa la investigación, y afirmó que está reduciendo su cartera de petróleo y gas upstream y llevando su financiación de centrales eléctricas de carbón casi a cero para 2025.

La contracara, el panorama en Europa

En la otra cara de la moneda, algunos de los mayores descensos de financiación se produjeron en los bancos franceses BNP Paribas SA, Crédit Agricole SA y Société Générale, ya que las políticas sobre combustibles fósiles empezaron a afectar sus políticas.  BNP Paribas, el mayor banco de Europa por activos, redujo su financiación de combustibles fósiles en un 65,4%, hasta los 14.700 millones de dólares en 2021, desde los 42.700 millones de dólares en 2020. Un portavoz dijo que el descenso se debió al compromiso del banco de abandonar el carbón térmico para 2040, a la decisión de poner fin a la financiación de especialistas en hidrocarburos no convencionales y al objetivo de reducir en 2025 la exposición a la exploración y producción de petróleo. La reducción de su exposición a los combustibles fósiles continuará con compromisos adicionales, sentenció.

La investigación concluye que los bancos franceses han aplicado algunas de las restricciones más estrictas del mundo en materia de financiación de combustibles fósiles, según BankTrack, que puntúa las políticas de cada banco en materia de petróleo, gas y carbón. La financiación de combustibles fósiles de Crédit Agricole se redujo en un 49,1% en 2021, y la de Société Générale en un 30,6%.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies