Hoy, 19 de noviembre, se celebra el día internacional de la Mujer Emprendedora. Las mujeres representan más de la mitad de la población autónoma en África, pero solo el 15% ha cursado educación superior. En este contexto, la ONG española KUBUKA ha lanzado la campaña #Emprendedoras para sensibilizar sobre esta realidad y apoyar el acceso a la formación y al crédito.
Emprendimiento femenino, una herramienta de empoderamiento

Las brechas de ingresos entre hombres y mujeres son notables en muchos países del mundo. Hoy, 19 de noviembre, se celebra el Día Mundial de la Mujer Emprendedora con el objetivo de reivindicar la necesidad del emprendimiento femenino como una herramienta social para romper con los prejuicios sociales y poner fin a la desigualdad económica y laboral existente de las mujeres con respecto a los hombres.

En África la injusticia está a la orden del día: uno de los continentes donde las desigualdades entre mujeres y hombres es más patente, pero, lo cierto es que la mujer es motor esencial de su economía. Según datos del Banco Mundial 1 de cada 4 mujeres adultas se dedica a actividades empresariales y el 58% de la población autónoma del continente está formada por mujeres. Pero, lo que también es cierto es que emprenden negocios informales, un tercio de las mujeres lo hace por necesidad y, lo que es más relevante, obtienen un 34% menos beneficios de media que los hombres africanos.

Los datos son preocupantes y dan muestra de la terrible desigualdad de género. Ante esta problemática, la ONG española, KUBUKA, que trabaja en Kenia y Zambia, ha puesto en marcha una campaña bajo el nombre #Emprendedoras para apoyar y sensibilizar en este sentido. Con el objetivo de comunicar esta problemática y dar a conocer una realidad que no es pública en el mundo, el corto que forma parte de la campaña titulado, “La Caja de Ann”, cuenta la historia de una niña de un contexto empobrecido, que desde pequeña tiene el objetivo claro de superarse a sí misma y emprender. Se trata de un relato con un final feliz que traslada la idea de que con esfuerzo y educación esto es posible.

Solo el 15% de las emprendedoras africanas cuentan con educación secundaria o superior, según el último Informe Especial GEM sobre Emprendimiento Femenino. Al respcto, María Olivera, coordinadora de KUBUKA en Zambia, explica que: “las niñas de las comunidades en las que trabajamos en Kenia y Zambia sueñan con mejorar su calidad de vida y desde KUBUKA hacemos lo posible porque esos objetivos se cumplan facilitándoles el acceso a la educación, ya que sin tener acceso a la educación, esos objetivos serán más difíciles de alcanzar a largo plazo”.  

El acceso a la educación es precisamente uno de los grandes obstáculos con los que se encuentran estas niñas. Por ello, KUBUKA desarrolla cinco proyectos de educación en Kenia y Zambia, a través de los cuales se apoya a 1.000 niños y niñas con bajos recursos económicos a formarse que están complementados con dos proyectos de inclusión social. Para poder cerrar el círculo y apoyar a esta población en el ámbito laboral, cuenta con dos iniciativas de fomento del emprendimiento local, una de ellas es el Programa de Microcréditos, que se desarrolla en la ciudad de Livingstone (Zambia) y que ofrece la oportunidad a grupos comunitarios de mujeres de poner en marcha sus pequeños negocios o actividades empresariales.

Olivera concluye que: “el emprendimiento femenino en los países en los que trabajamos es fundamental ya que la mujer es la base de la familia y de la comunidad. Gracias al compromiso e implicación con el proyecto que tienen los grupos comunitarios formados principalmente por mujeres, este proyecto está siendo uno de los de mayor éxito de la organización, trabajando actualmente con cerca de 500 personas emprendedoras de las comunidades más vulnerables de Livingstone”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top