Así lo afirma el Observatorio Español de la Financiación Sostenible OFISO en su Informe Anual sobre 2020 recientemente publicado. Según la investigación el año pasado fue el año de los bonos sociales: en España alcanzaron los 2.817 millones con un alza del 88% y a nivel global multiplicaron por más de 6 veces su volumen. Asimismo, los bonos verdes aumentaron un 44% y los bonos sostenibles mostraron un crecimiento del 62%.
Uno de cada diez euros emitido en el mercado de capitales español es sostenible

No son tantas las veces en las que un año deja una huella imborrable en toda la Humanidad. Sin dudas el 2020 será recordado por el coronavirus, un coctel de pandemia, dolor y crisis económica. Pero no todas han sido malas noticias en el año que acaba de irse, en el mundo de las finanzas sostenibles, también se ha impreso una huella imborrable: la eclosión de los bonos sociales.

La financiación sostenible avanza a paso firme en nuestro país. La crisis del COVID 19 pudo hacer pensar en la primavera de 2020 que la financiación sostenible sufriría un impasse y, por el contrario, se han registrado volúmenes record. La pandemia no ha hecho sino acrecentar la conciencia general de que el propósito corporativo y el compromiso con los factores ESG, no sólo defienden la sostenibilidad sino que aportan valor a las compañías, facilitan su financiación, fortalecen su reputación corporativa, retienen el talento y los mejores recursos humanos y refuerza su capacidad competitiva y su revalorización a largo plazo.

El Observatorio Español de la Financiación Sostenible – OFISO- ha publicado su Informe Anual sobre 2020 a donde muestra claramente que la financiación sostenible creció en España el año pasado un 45% hasta alcanzar los 33.026 millones de euros, tras los iniciales titubeos por la crisis del coronavirus. Otro dato contundente que se desprende del documento es que uno de cada 10 euros emitido en el mercado de capitales español es sostenible. Además, el informe advierte que las emisiones de bonos verdes, sociales y sostenibles en nuestro país concentran 15.024 millones de euros de la anterior cifra, el 54% más que el año anterior. Por su parte, los préstamos sostenibles, incorporando los Project finance, aportan 18.002 millones, con una subida del 38%.

La pandemia, lejos de frenar la financiación sostenible la ha catapultado, con la reactivación del mercado de financiación sostenible hasta lograr finalizar el año con unas cifras y unos volúmenes que parecían impensables a mitad de ejercicio, creciendo un 18% respecto a 2019 para alcanzar globalmente los 596.700 millones de euros, según datos recientemente publicados por Bloomberg, con especial relevancia en la emisión de bonos sociales. Puede decirse entonces que el 2020 ha sido el año de los Bonos sociales, verdaderos protagonistas del mercado que multiplicaron por más de 6 veces su volumen a nivel global.

En España, donde contaban con un peso relativo muy superior, también alcanzaron el mayor crecimiento de entre las tres categorías con un 88% y 2.817 millones emitidos. El segmento de bonos sostenibles, por su parte, aportó 3.084 millones y un crecimiento del 62%. Mientras que los bonos verdes registraron 9.123 millones, creciendo un 44%, a través de 28 operaciones, realizadas por 22 emisores, frente a las 20 operaciones y 14 emisores del ejercicio precedente. Cifras realmente contundentes que muestran el crecimiento sin precedentes del sector.

Por otro lado, la investigación advierte que a nivel global la dimensión de la deuda sostenible se iguala en 2020 con la de la deuda high yield confirmando que no es un mercado nicho sino un segmento muy relevante en el conjunto del mercado de deuda mundial, con uno de los mayores potenciales de crecimiento. Siguiendo esta tendencia, el número de operadores en el mercado nacional de la financiación sostenible creció el pasado año. Además, la Comunidad de Madrid lideró un año más el ranking por volumen individual con 2.267 millones de euros. Por volumen de emisiones, destacaron BBVA y CaixaBank. La explosión en el ámbito de las finanzas sostenibles generó importantes beneficios en nuestro país. El crecimiento del segmento de bonos sostenibles ha atraído a España a más entidades financieras en la intermediación, BBVA es el nuevo intermediario líder.

El citado Informe Anual OFISO concluye que la financiación sostenible seguirá siendo un vector destacado en la actividad financiera y en los mercados de capitales e incluso, dadas las actuales perspectivas, aumentará su volumen este 2021, pudiendo acercarse al billón de dólares en todos sus instrumentos y formulas.  Además, el documento prevé que el segmento de préstamos sostenibles podría experimentar un notable salto adelante y servirán para ampliar la base de empresas medianas y pequeñas que apuestan por aumentar su propósito de sostenibilidad y vincularse a las condiciones que contemplan este tipo de préstamos respecto a su desempeño.

Asimismo, el documento vaticina que contra lo que ha sido la tendencia en años anteriores, este año se intensificarán los incentivos gubernamentales y públicos para estimular la economía y el tejido productivo y también, como novedad, se incorporarán a los criterios de elegibilidad los factores ESG para los programas de ayuda destinados a la recuperación en la casi totalidad de los países. Finalmente, el estudio considera que la regulación en todos los aspectos de la financiación sostenible seguirá avanzando e incluso intensificándose en todos los niveles y geografías como factor indispensable para impulsar y consolidar esta vía de financiación y atraer nuevos flujos de capital.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies
Top