Tener acceso al agua potable es aún un lujo para muchas personas del mundo. Gracias a las alianzas de AUARA con las empresas colaboradoras, mujeres y niñas de comunidades desfavorecidas han ahorrado más de dos millones de horas en ir caminando y cargando con pesados bidones para buscar agua.
AUARA genera más de 56 millones de litros de agua potable en regiones vulnerables

Aunque para muchas personas tener agua potable de fácil acceso forma parte de la normalidad de la vida cotidiana, para algunas regiones del mundo esto es aún una utopía. Cientos de comunidades deben caminar horas en busca de agua potable todos los días AUARA, es una empresa social que destina el 100% de sus dividendos a llevar agua potable a países que carecen de ella y ha generado desde su nacimiento en el año 2016 más de 56 millones de litros de agua potable proporcionados en poblaciones de 17 países en de África y Asia. Esto se traduce en un ahorro de más de dos millones de horas que las personas de estas comunidades, especialmente mujeres y niñas, destinan a ir a buscar agua, en ocasiones de dudosa calidad sanitaria, caminando bajo el sol y cargando pesados bidones.

El propósito de AUARA es llevar agua allí donde se necesita y desde 2016 hasta la fecha ha desarrollado 83 proyectos, gracias a las alianzas con las empresas colaboradoras y a las 14 entidades sociales con las que los desarrolla en terreno y realizan un seguimiento a largo plazo. De este modo, la empresa social ha contribuido a mejorar la vida de más de 51.000 personas que cuentan con acceso a agua potable e infraestructuras como saneamientos, pozos o bombas de agua.

Antonio Espinosa de los Monteros, CEO y cofundador de AUARA explica que “Se calcula que la persona encargada de la recogida de agua en cada familia, casi siempre mujeres y niñas, dedica de media una hora diaria a esta tarea en África Subsahariana y 30 minutos en el resto del mundo. Esto no solo les pone en riesgo de ataques o insolaciones, sino que además evita que puedan dedicarse a otras tareas como a estudiar o buscar oportunidades laborales. Así, la falta de agua se convierte es un problema sanitario, pero también social”.

Coincidiendo con la Semana Mundial del Agua, organizada por el Stockholm International Water Institute (SIWI) y que se celebra entre el 24 y el 28 de agosto de manera virtual, AUARA ha medido por primera vez el retorno social de la inversión de sus 83 proyectos, que se traducen en un ahorro de 553.000 euros para esas comunidades, en cuanto a gastos sanitarios evitados (un mejor acceso al agua potable evita hospitalizaciones, enfermedades graves y fallecimientos) y horas de trabajo generadas por las personas que ya no tienen que dedicarse a la búsqueda de agua. Como recuerda el ODS 6 Agua Limpia y Saneamiento de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, tres de cada 10 personas carecen de acceso a servicios de agua potable seguros y seis de cada 10 carecen de acceso a instalaciones de saneamiento gestionadas de forma segura y AUARA contribuye con su actividad a reducir este impacto.

Espinosa de los Monteros sostiene que, “Desde nuestro nacimiento trabajamos para paliar la pobreza más grande que existe: la falta de agua potable. Y eso es posible gracias a la confianza de las empresas colaboradores y a las entidades sociales con las que llevamos a cabo los proyectos en terreno con visión a largo plazo. Es verdad que 2020 está siendo un año muy complicado para todos, pero desde AUARA continuaremos trabajando para llevar agua potable a aquellos que más lo necesitan. Por eso nos hemos volcado con la iniciativa #AguaparaHospitales, ofreciendo también nuestra agua embotellada a enfermos y personal sanitario en nuestro país durante los momentos más duros de la pandemia del Covid-19”.

 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top