Un mensaje que ha sido muy difundido en la XII edición de los Premios Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad. Unos galardones que han reconocido la labor de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), en la categoría de Actuaciones en España; el Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en Actuaciones en Latinoamérica; y la corresponsal ambiental de la Agencia Efe Caty Arévalo, en Difusión del Conocimiento y Sensibilización
Preservar la naturaleza no es un lujo, es una necesidad

La acuciante pérdida de biodiversidad documentada por los científicos, junto a muchas otras evidencias como las altas temperaturas o la prolongada sequía, corroboran la sensación de que estamos en una “cuenta atrás” en lo relativo a la salud del planeta, ha alertado el presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, durante la ceremonia de entrega de la XII edición de los Premios Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad. Durante el acto, celebrado esta tarde en la sede madrileña de la Fundación BBVA, se ha insistido en la necesidad de políticas basadas en el consenso científico y en un compromiso auténtico y a largo plazo con la protección de la naturaleza.

“Preservar la naturaleza no es un lujo, es una necesidad”, ha dicho Francisco González. Hoy en día las actuaciones de conservación “no se justifican únicamente por un deber moral, ético o estético: necesitamos a la naturaleza para nuestra propia supervivencia. Pero tampoco debemos limitarnos a actuar en momentos de alarma. Conservar la biodiversidad no puede ser una actuación de emergencia, ha de ser, necesariamente, una constante en las políticas públicas y en las actuaciones de las entidades privadas y de cada individuo”.

“Todos somos responsables y todos debemos ser parte de la solución”, ha añadido el presidente de la Fundación BBVA. “Necesitamos planificar y sostener en el tiempo nuestra estrategia para afrontar un reto de esta envergadura, y dejarnos guiar por la comunidad científica, que aporta el conocimiento necesario para identificar dónde y cómo actuar”.

La ceremonia de los Premios Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad se ha convertido en el punto de encuentro anual para la comunidad ambiental española. A ella asisten numerosos representantes de organizaciones no gubernamentales comprometidas con la conservación de la naturaleza, además de científicos y expertos implicados en la gestión ambiental.

La protección de la naturaleza es una prioridad constante para la Fundación BBVA, que promueve tanto el conocimiento en ecología y biología de la conservación como las acciones conservacionistas fundamentadas en la evidencia científica, y también la indispensable concienciación de la sociedad en este campo. Los Premios Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad, creados en 2004, se estructuran en dos categorías para actuaciones en sendas áreas geográficas de muy alta biodiversidad: España y Latinoamérica; y una tercera categoría que premia la labor de difusión y sensibilización en este terreno tan fundamental para el futuro del planeta. El jurado de los premios, dotados con 580.000 euros, está integrado por expertos científicos, comunicadores y representantes de ONGs, que aportan así vivencias y perspectivas complementarias sobre la conservación de la naturaleza.

“Un momento histórico”

El acta del jurado en esta XII edición de los galardones afirma que estamos en un “momento histórico”, porque mientras que la ciencia ha demostrado que proteger la naturaleza es más urgente que nunca, la sociedad está siendo “sometida a mensajes desprovistos de veracidad y contrarios a la evidencia científica, en cuestiones medioambientales complejas”. De ahí el énfasis del jurado en resaltar que las dos actuaciones ganadoras deben sus éxitos en gran parte a estar basadas en un sólido conocimiento científico.

A la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) se le reconoce su labor de conservación y puesta en valor de una región ecológicamente única en Europa, pero sometida a fuertes presiones humanas: los ecosistemas semiáridos del Sureste de la Península Ibérica, y en especial el Mar Menor.

El Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por su parte, ha contribuido a crear en México 20 reservas que cubren millones de hectáreas, y a poner en marcha planes de protección de una treintena de especies en peligro de extinción, entre ellas el jaguar.

De la ganadora en la categoría de Difusión y Sensibilización, la corresponsal ambiental de la Agencia Efe Caty Arévalo, el jurado destaca “la calidad y el rigor” de su labor informativa, fruto de una exigente formación personal y que llega a millones de personas en todo el mundo, dando así amplia difusión a las fuentes más rigurosas en las ciencias del medio ambiente.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Empleo RSE

Top