Gracias a una nueva planta de tratamiento de materiales, la Comunidad de Madrid va a poder reutilizar esos residuos de construcción. Esta infraestructura reconvertirá la práctica totalidad de los restos de obra que se generen en esta actuación. De este modo, al utilizar la infraestructura en el propio entorno y reducir el transporte de escombros y materias primas en camiones se dejará de emitir a la atmósfera gran cantidad de CO2.
Madrid Nuevo Norte recicla 800.000 toneladas de residuos

Madrid Nuevo Norte (MNN) pone en marcha una nueva planta de tratamiento de materiales, se trata de una infraestructura temporal y móvil, desarrollada con Crea Madrid Nuevo Norte, que ocupará una extensión de 38.000 metros cuadrados y estará activa sólo de manera exclusiva mientras que duren las obras de este gran proyecto de urbanismo sostenible.

De este modo, gracias a esta innovadora iniciativa, dejarán de emitirse a la atmósfera toneladas de CO2, al utilizarla en el propio entorno y reducir los viajes de los camiones, equivalentes al recorrido de cinco millones de kilómetros. Está diseñada además para tratar los residuos procedentes de cuatro proyectos de urbanización diferentes que conllevan trabajos de desmantelamiento y demolición.

El objetivo de este recurso es dar una segunda vida a los residuos derivados de las obras de construcción de las infraestructuras claves de MNN, para que puedan ser luego reutilizados en usos menores, lo que permitirá la reducción de la huella de carbono. Para lo cual este centro puntero de recuperación de materiales acogerá diferentes tipos de restos de obra. Se calcula que se generarán 25.000 toneladas de metales, 15.000 de madera, 50.000 de mezclas bituminosas (que sirven para firmes y pavimentos), 91.000 de tejas, ladrillos y material cerámico, 248.000 millones de hormigón, y 248.000 millones de piedras y tierra. Todos ellos serán transportados a la planta, donde serán triturados, tamizados, reciclados, compilados y transformados en nuevos productos.

La consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, Paloma Martín, ha presentado las novedades de esta infraestructura, que reconvertirá la práctica totalidad de los restos de obra que se generen en esta actuación y destacó que: “Además del evidente impacto de más de 12.000 millones de euros en el PIB madrileño, el Gobierno regional apuesta por los valores medioambientales no sólo porque opta por un modelo de económica circular, sino porque además están diseñados 400.000 metros cuadrados de nuevas zonas verdes que vertebrarán la trama urbana”.

Por otra parte, es preciso mencionar que el Gobierno regional está tramitando un decreto de áridos para impulsar aún más la economía circular en el sector de la construcción. Con esta normativa se podrán tratar los materiales de manera más eficiente y reutilizarlos en los nuevos desarrollos urbanos. Así, esta orden permitirá, por ejemplo, aplicar los áridos reciclados procedentes de las obras de MNN en nuevas materias primas. De esta manera, se evitará la extracción intensiva de materiales y se establecerán también indicaciones para su tratamiento a fin de asegurar los estándares de calidad, con los parámetros de control que deben cumplir, así como su correcta utilización en los diferentes usos.

Finalmente, otra novedad de este proyecto, tal y como ha destacado Martín, se centra en el consumo energético. “Las infraestructuras, edificaciones, viviendas, oficinas y equipamientos de MNN serán un referente internacional. Para ello, se va a apostar por la generación de energía renovable in situ y se está proyectando una red de distrito para la climatización de los edificios. Por otro lado, se está llevando a cabo un diseño water sensitive, es decir, un diseño urbano para minimizar la huella hídrica y reducir un 48% el consumo de agua potable”, señaló la experta.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies
Top