La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) llaman a las naciones de Europa a invertir en la recepción y protección infantil para los migrantes menores de edad. Detenerlos es inadmisible y supone una violación de Derechos Humanos grave.
Naciones Unidas exige a los países europeos acabar con la detención de niños migrantes

Las problemáticas de toda índole continúan en aumento en el mundo entero. Principalmente, los recientes conflictos bélicos en diversos países han provocado una gran oleada migratoria. En este escenario la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) han publicado un documento informativo  a propósito de la privación de la libertad de los migrantes menores de edad en los países europeos. Los datos que presente el informe son inaceptables: la detención de niños y niñas migrantes ocurre en al menos 27 países de la UE a pesar de los compromisos de alto nivel para poner fin a esa práctica en el continente, ajustándose al derecho internacional.

Según los expertos la detención impacta profunda y negativamente la salud y el bienestar de los niños y puede tener un efecto duradero en su desarrollo cognitivo. En la nota, las agencias detallan la práctica de la detención de niños migrantes en las naciones de Europa y proponen una gama de alternativas y recomendaciones para ayudar a los países a poner fin a la detención infantil.

Los organismos de la ONU agregan que la detención exacerba la angustia psicológica, por lo que los niños detenidos corren el riesgo de sufrir depresión y ansiedad, así como violencia y abuso, sobre todo para los menores que ya han enfrentado agresiones antes, durante o después de su viaje a Europa. Asimismo, el informe añade que las detenciones infantiles persisten pese a la evidencia inequívoca de su impacto devastador en la salud y bienestar de los niños, y de los altos costos financieros y administrativos que éstas generan.

El director regional de UNICEF para Europa, recalcó que los menores que se desplazan son, ante todo, niños, independientemente de su procedencia y el motivo por el que abandonaron sus hogares. “La detención de los niños nunca es lo mejor para ellos, es una violación de sus derechos y debe evitarse a toda costa”, enfatizó Afshan Khan, quien también es coordinador especial para la Respuesta a Refugiados y Migrantes en Europa.

En consonancia con Khan, el director regional de la OIM, Ola Henrikson, argumentó que la unidad familiar y el interés superior del niño van de la mano en el contexto de las personas en movimiento. “Alentamos a los gobiernos a trabajar para reemplazar la detención de niños y familias migrantes con programas comunitarios, gestión de casos y otras alternativas basadas en los derechos, que han demostrado ser muy eficaces”, concluyó Henrikson.

Por su parte, la directora regional de ACNUR para ese continente recordó que varios países europeos han desarrollado alternativas a la detención de niños y familias que pueden ser seguras, dignas y rentables que benefician tanto a los países de acogida como a los niños y familias afectadas. “Instamos a todos los Estados europeos a adoptar estos enfoques para proteger los derechos y el bienestar de los niños refugiados y migrantes", dijo Pascale Moreau.

Finalmente, se presentaron varias recomendaciones para poner fin a la detención continua de los niños solicitantes de asilo, refugiados y migrantes en Europa. Entre dichas recomendaciones destacan:

  • Ampliar las alternativas a la detención y establecer sistemas apropiados de cuidado
  • Invertir en las condiciones de recepción y los sistemas de protección infantil
  • Aumentar la cooperación y apoyo internacional
  • Mejorar la recolección y monitoreo de datos

 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top