El presidente de la Asamblea General de la ONU, Abdulla Shahid , afirmó que la urbanización sostenible no se refiere únicamente a las ciudades, también consiste en cómo las zonas rurales y urbanas aprovechan el potencial de la urbanización para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible de todas las personas y esta ha de llegar a todos los países, y no ser un beneficio de algunos.
La urbanización sostenible, un privilegio de pocos

El presidente de la Asamblea General de la ONU , Abdulla Shahid , instó a los Estados miembros a garantizar una urbanización sostenible, un objetivo al que solo unas pocas naciones cumplen con las medidas y la gestión necesaria. Durante el discurso de apertura de un evento que busca examinar los avances en la aplicación de la Nueva Agenda Urbana seis años después de su adopción en la Conferencia Hábitat III en Quito, Abdulla Shahid indicó que ese instrumento es la mejor herramienta para gestionar todos los riesgos y oportunidades de las ciudades.

El referente de Naciones Unidas afirmó que: “Aunque la urbanización sostenible está relacionada con la consecución de todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible, solo unos pocos países pueden afirmar realmente que cuentan con la gobernanza y las políticas necesarias, incluidas las relativas a la planificación urbana inclusiva, el desarrollo de capacidades, el acceso a la tecnología y la financiación necesaria, para garantizar la urbanización sostenible”.

Para alcanzar esa meta, Shahid destacó que “planificar, financiar y ejecutar proyectos de infraestructuras y servicios resilientes y sostenibles de los que dependen nuestras poblaciones, es necesaria “una mejor coordinación a todos los niveles”, que incluya “una mayor cooperación, intercambio de conocimientos y apoyo a la capacidad entre los alcaldes y las propias ciudades”. Por otra parte, con relación a las medidas para impulsar el desarrollo de la Nueva Agenda Urbana, consideró “vital” establecer una “cooperación más sólida a todos los niveles” entre los Estados miembros y en todas las regiones del planeta.

Cabe destacar que la urbanización es un importante motor del crecimiento económico y el desarrollo humano. Las ciudades concentran actividades económicas e innovaciones y proporcionan infraestructuras y servicios sociales que benefician a las personas que residen en zonas no urbanas. En 2020, se calcula que el 56% de la población mundial vivía en zonas urbanas. Para 2030, se espera que la proporción de la población mundial que vive en zonas urbanas alcance el 60%. En 2050, aproximadamente dos tercios de la población mundial podrían vivir en zonas urbanas, frente a aproximadamente un tercio en 1950.

El crecimiento de la proporción de la población que vive en las ciudades y del número y tamaño de estas se debe a una combinación de factores, como el exceso de nacimientos en relación con las muertes que se producen en las zonas urbanas, la migración de las zonas rurales a las urbanas del mismo país, la reclasificación de zonas anteriormente rurales como urbanas y la migración a las zonas urbanas de personas que se trasladan desde otros países.

Para 2030, se prevé que la población urbana aumente un 88% en Australia y Nueva Zelanda, un 84% en América Latina y el Caribe, un 80% en Caribe, un 80% en Europa y América del Norte, un 68% en Asia Oriental y Asia oriental y sudoriental, y un 66% en el norte de África y Asia occidental. En la misma línea que Abdulla Shahid, la Vicesecretaria General de la ONU, Amina Mohammed, destacó que la urbanización es un “elemento característico” del siglo XXI y que representa “una poderosa herramienta para el desarrollo sostenible si está bien planificada y gestionada”. Un elemento para tener en cuenta cuando más del 50% de la población mundial vive en zonas urbanas y se prevé que esa cifra aumente hasta casi el 70% en 2050. Mohammed, destacó que la Nueva Agenda Urbana delimita un camino para que los países construyan ciudades realmente sostenibles, centradas en economías resilientes y en un medio ambiente limpio y sano. 

El encuentro se centra en cinco áreas identificadas en los informes sobre los avances en la aplicación de la Nueva Agenda Urbana presentados por los Estados miembros, el sistema de las Naciones Unidas y diversas redes asociadas para la preparación del informe cuatrienal del Secretario General:

  • COVID-19 recuperación y protección social. Luchar contra las crecientes desigualdades, centrándose en la vivienda asequible y el acceso a los servicios básicos
  • Impulsar las economías urbanas equitativas y sostenibles y la financiación previsible del desarrollo urbano sostenible mediante enfoques innovadores
  • Desvincular la urbanización de la contaminación ambiental y vincular a las comunidades con los datos y la financiación para reforzar la adaptación y la resiliencia al clima
  • Promover enfoques de planificación urbana participativa para una respuesta y prevención de crisis urbanas eficaz e inclusiva
  • Llevar a cabo la aplicación de la Agenda 2030 para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top