De entre los 10 países más pobres del mundo, 9 están ubicados en África. La ONG Acción Contra el Hambre denuncia los alarmantes datos que ponen al continente africano en el centro de las preocupaciones. Las cifras del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita son trágicas, pues en estos países es menor a los 1.000 dólares anuales.
África, un continente que duele

¿Cómo medir la desigualdad? Un índice muy utilizado para conocer los datos macroeconómicos de un país es el Producto Interno Bruto (PIB). Éste se calcula de acuerdo al valor del conjunto de bienes y servicios producidos por una nación distribuidos entre el número de habitantes, es decir, que mide el nivel de bienestar y riqueza de un país. Los datos actuales ofrecidos por el Fondo Monetario Internacional son alarmantes: el continente africano es el que tiene el PIB más bajo en el mundo entero. Además, el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) empleado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ubica a los países africanos en las primeras posiciones.

Por su parte, el umbral de pobreza o línea de pobreza es un indicador internacional creado para detectar qué personas necesitan ayuda y para determinar cómo podemos asistirlas, de tal manera que puedan mejorar sus condiciones de vida. Según datos de la ONU, casi 800 millones de personas viven por debajo del umbral de pobreza internacional. La mayoría de las personas que viven por debajo del umbral de la pobreza viven en dos regiones: Asia meridional y África subsahariana.

La ONG Acción Contra el Hambre (ACH) trabaja desde hace años en la región, procurando reducir las brechas de desigualdad. A raíz de su intenso trabajo conocen en profundidad la complejidad de este vasto continente. Los habitantes de África sobreviven sin los elementos esenciales para vivir dignamente, como lo son el agua, los alimentos, el refugio o la educación. Aún hoy, en pleno siglo XXI, pareciera impensado que pensar que hay personas que no tiene siquiera acceso al agua potable. La desigualdad si entiende de fronteras y, mientras en algunos países el derroche es leimotiv, en otros existir y subsistir es un desafío cotidiano.

Millones de africanos viven por debajo del umbral de pobreza, son víctimas de conflictos armados y condiciones climáticas adversas, lo que ha originado que el 13% de la pobreza mundial se encuentre en dicho territorio. Acción Contra el Hambre ha detallado una lista de los cinco países más pobres de África y cuáles han sido los factores que los han llevado a ocupar dicha posición. Entre los países africanos que se encuentran en este estado de pobreza absoluta y pobreza relativa se destacan los siguientes: en primer lugar, Burundi, un país que está localizado en África oriental. Posee uno de los lagos más largos del mundo, el Tanganica. La región tiene una gran riqueza natural, no obstante, su Producto Interno Bruto per cápita es de 267 dólares y atraviesa actualmente una crisis humanitaria debido a diferentes causas como hambruna, deterioro económico acelerado y epidemia de malaria.

En segundo lugar, se encuentra Sudán del Sur. Este es un país que está ubicado en el norte de África y su Producto Interior Bruto per cápita es de 322 dólares, por lo que es el segundo país más pobre del mundo. Una de las principales causas de la pobreza ha sido los conflictos armados que han desencadenado que más de 1,4 millones de personas hayan tenido que desplazarse y más de 7 millones estén viviendo en un alto índice de pobreza. Sin contar con que más de un millón de niños sufren de desnutrición aguda.

Luego, en tercer orden está Malaui, un país que está ubicado en el sur del continente africano y su Producto Interior Bruto per cápita es de 397 dólares. Según datos ofrecidos por Unicef, posee tasas de desnutrición muy elevadas (en torno a un 29% de la población en el periodo de 2010-2018) que genera otros problemas como enfermedades y un aumento significativo de la mortalidad. Por otro lado, 400.000 niños han quedado huérfanos debido al VIH/Sida, lo que ha generado una emergencia humanitaria.

En cuarto lugar, ACH ubica a Mozambique, un país ubicado al sureste de África y su Producto Interior Bruto per cápita es de 430 dólares. A pesar de tener considerables reservas de petróleo que llaman la atención de inversores extranjeros, la economía difícilmente mejora. Por ello, más de 10 millones de personas siguen viviendo en la pobreza absoluta. Este país también ha sido azotado por desastres naturales como ciclones, sequías o inundaciones.

Finalmente, Sierra Leona, un país ubicado en África occidental y su Producto Interior Bruto per cápita es de 470 dólares. Es una nación que ha sufrido numerosos problemas que van desde el desempleo, la falta de infraestructuras, corrupción, conflictos armados hasta una guerra civil que duró 11 años de la que le ha costado recuperarse. Según la ONG, este país tiene un nivel alto de pobreza rural, donde la cuarta parte de la población no puede costearse una alimentación básica para poder sobrevivir. Hay serias deficiencias en el área de la salud, la vivienda, la educación y los servicios públicos. Sin contar con las altas tasas de mortalidad materna y el acceso limitado al agua potable.

Un ranking del dolor. La desigualdad que no da tregua. Pasan los años y África nos sigue doliendo. ¿Cuánto tiempo más deberemos esperar para que algo cambie? La pandemia de la desigualdad parece no tener vacuna. Mientras tanto, la solidaridad y la empatía se vuelven pequeños parches que cubren de a poco una herida que cada vez es más profunda.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top