La consciencia medioambiental es, sin dudas, cada vez mayor en el mundo entero. Gran parte de la población mundial es consciente de que el modo de vincularnos con el planeta es insostenible. Así, la importancia de reciclar se ha tornado muy importante. Sin embargo, quizás haya cosas que no todos sabemos sobre esta práctica. Es por esto, que Pascual ha publicado algunos puntos que pueden aportar al debate.
Pascual propone 6 cosas que quizá no sabías sobre el reciclaje

Pascual está comprometida con el cuidado medioambiental en toda su estrategia de negocio. Para la compañía, la sostenibilidad es clave y, por lo tanto, la protección del planeta también lo es. Es por esto, que recientemente ha publicado una serie de cosas que quizás no sabías sobre el reciclaje y que es importante conocer: 

1. se puede reciclar más allá de los contendores verde, azul y amarillo:

Al pensar en reciclar, lo primero a lo que se asocia es a los colores amarillo, azul, verde y gris (que no disponen de contenedor específico), porque son los que se utilizan para poder depositar envases plásticos y latas, el papel y el cartón o el vidrio, respectivamente. Pero hay un quinto que es olvidado por muchos: el punto limpio, que incluye diferentes tipos de contenedores en los que se depositan residuos que, de forma habitual, no podrían reciclarse. ¿Por qué separar este tipo de residuos en estos contenedores? Pueden ser tóxicos y, por eso, debemos separarlos. Las pilas, los restos de pintura, los aceites, etc. 

2. Leer las etiquetas es primordial:

Una vez identificados los productos con sus respectivos contenedores, puede parecer que está todo hecho, pero todavía tenemos que prestar especial atención a ciertos aspectos a la hora de reciclar. Es el claro ejemplo de los plásticos, ya que antes de llevarlos al contenedor amarillo hay que comprobar si son 100% reciclables o compostables (irían al contenedor orgánico, aunque se trate de plástico), porque si no lo son hay que depositarlos en el contenedor de restos orgánicos en lugar del amarillo.  

3. No todos los plásticos son iguales:

Para saberlo, existen logotipos estandarizados en las etiquetas de los productos, que son los que nos dicen dónde hay que depositarlos. ¿Recuerdas el conocido triángulo de Moebius con las tres flechas verdes? No indica que sí es 100% reciclable; también puede aparecer el sello de ‘OK compost’ si los productos son compostables. También suele indicarse expresamente con un ‘100% reciclable’ o ‘100% compostable’.  

4. ¿Sabías qué el PET de las botellas de agua es el único plástico que, una vez reciclado, puede tener uso alimentario?  

El plástico es un material que conocemos todos y que destaca por su reciclabilidad. Pero, ¿qué es el PET? Aunque su nombre es tereftalato de polietileno, podríamos llamarlo el plástico de ‘infinitas de vidas’, porque este material ligero puede reciclarse infinitas veces. Además, una vez reciclado se convierte en rPET, el único plástico que puede tener uso alimentario, como lo certifica la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).  Este año 2021, todas las botellas de Bezoya estarán hechas de rPET, es decir, botellas hechas a partir de otras botellas. 

5 ¿Es verdad que los camiones no separan los residuos?  

Una popular frase que quizás hayas escuchado es que “no merece la pena tener tanto cuidado reciclando porque en los camiones de recogida y en las plantas de reciclaje se juntan todos los residuos que han sido previamente separados por nosotros en los diferentes contenedores”. No es correcta. Por un lado, existen vehículos especializados encargados de recoger un tipo específico de residuos y, por otro, hay camiones que cuentan con dos compartimentos en su interior para poder recolectar diferentes residuos sin tener que mezclarlos. En las plantas se clasifican de forma manual y automática los residuos, pero siempre es importante ayudar clasificando.    

6. El reciclaje también beneficia a la economía  

Aunque la razón más popular para reciclar es para cuidar el planeta, se ahorra también tanto energía como recursos naturales y disminuye la contaminación, reciclar tiene muchos más beneficios para nuestra propia economía. Y es que, la gestión de residuos crea muchos puestos de trabajo, porque se necesitan muchas manos para poder recolectar y clasificar todos los materiales a reciclar. En España generan más de 42.600 empleos, 9.400 de ellos directos.  

Pascual sostiene y lo demuestra con su ejemplo, que tenemos que concienciarnos tanto a nosotros mismos como a nuestro entorno de que cada acción, por pequeña que parezca, ¡cuenta! No podemos dejar de reciclar por todos los beneficios que supone tanto para el planeta en el que vivimos como a las generaciones futuras que vivirán en él en el futuro. Todos podemos contribuir comprando envases más sostenibles para después reciclarlos y continuar así el ciclo.  

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top