La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), continuando con la práctica iniciada en 2007 de elaborar un documento con periodicidad anual que recoja la estrategia que va a seguir la institución en el próximo año, ha presentado recientemente el Plan de actividades para el ejercicio 2021. Las líneas estratégicas que propone para este año son cuatro y dentro de ellas se destaca la importancia de facilitar el papel del mercado de valores en la transición hacia una economía más sostenible e inclusiva, asegurando la fiabilidad de la información al inversor.
Sostenibilidad y transparencia, dos prioridades en el nuevo plan de la CNMV

No caben dudas de que la pandemia del coronavirus marcó la evolución de la actividad económica y de los mercados financieros durante el ejercicio 2020 en el mundo entero. Estos vivieron sus peores momentos en marzo y abril, cuando las medidas generalizadas de aislamiento elevaron hasta niveles muy altos la incertidumbre de los agentes. Esta incertidumbre, junto con el drástico empeoramiento de las perspectivas económicas, dio lugar a caídas muy importantes en las cotizaciones de las acciones, a repuntes históricos de la volatilidad y a pérdidas de liquidez, junto con problemas de valoración en algunos segmentos de los mercados de deuda. En España, como en el resto de economías a nivel mundial, la evolución de la actividad estuvo marcada por la COVID-19, presentando un deterioro mayor que el del resto de los países de nuestro entorno. Así, el PIB se contrajo en nuestro país un 11,0 % en 2020, mientras que en la zona euro lo hizo un 7,2 %.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ha presentado recientemente el Plan de actividades para el ejercicio 2021, con el objetivo de mejorar la eficacia de la institución, aumentar la transparencia y favorecer el intercambio de información con el mercado, los inversores y las entidades supervisadas. Este plan se refiere solo a una parte limitada del trabajo de la CNMV, pues únicamente incluye determinados objetivos recogidos por criterios de oportunidad o novedad con respecto a las funciones habituales y de trascendencia pública.

El documento detalla cuatro líneas estratégicas para el período 2021-2022, teniendo en cuenta los rasgos básicos previsibles del entorno económico-financiero y normativo actual.  Estas son: la supervisión rigurosa basada en la protección de los inversores y en un mayor uso de los datos; el impulso de los mercados de capitales como fuente de financiación para la recuperación económica; el fomento de los avances tecnológicos aplicados a los mercados de valores previniendo sus riesgos y la Facilitación del papel del mercado de valores en la transición hacia una economía más sostenible e inclusiva, asegurando la fiabilidad de la información al inversor. Nos detendremos en esta última línea.

La estrategia de la CNMVA sostiene que los mercados de valores tienen un importante papel que desarrollar en la transición en el afán de alcanzar un crecimiento más sostenible e inclusivo. En este sentido, la institución afirma que es necesario fomentar la reorientación de los flujos de capital que faciliten alcanzar un crecimiento más sostenible e inclusivo, y al mismo tiempo poder gestionar los riesgos financieros derivados del cambio climático y fomentar la transparencia y la visión a largo plazo en las actividades financieras y económicas. Es por esto, que el documento propone impulsar iniciativas que faciliten el crecimiento sostenible de las empresas de nuestro país y de nuestra economía a través de los siguientes pilares:

1.Facilitar la reorientación de los flujos de capital hacia inversiones sostenibles:

Para poder contribuir al tránsito hacia una economía hipocarbónica, resiliente al clima, circular y más eficiente en el uso de sus recursos, la CNMV afirma que contribuirá a la implementación del marco normativo de emisiones verdes y demás productos e instrumentos de inversión sostenibles. Asimismo, se propone trabajar, en línea con la reciente regulación sobre la materia, para facilitar la creación de índices que tomen en consideración la huella de carbono.

2.Fomentar de la transparencia y la fiabilidad de la información:

Cada vez es más urgente la necesidad de contar con un marco claro y homogéneo que facilite a los inversores la comparabilidad de la información no financiera y que evite posibles prácticas de green washing mediante el establecimiento de mecanismos de verificación. En esta línea, la CNMV trabajará para facilitar una adecuada integración de las nuevas obligaciones, mejorar el conocimiento y adecuar sus prácticas supervisoras. Así, la institución se compromete a propiciar un diálogo continuado con la industria y los emisores para alcanzar los mejores estándares que se esperan en este ámbito por parte de los inversores y la sociedad. Del mismo modo, la CNMV reforzará la comunicación con el inversor para facilitar la comprensión de las nuevas prácticas.

3. Incorporar los factores ASG en la gestión de los riesgos:

El documento expresa que la CNMV trabajará en la integración del seguimiento del riesgo climático en sus funciones de supervisión prudencial, de conducta y macro prudencial, y contribuirá al estudio e investigación de la evaluación de los riesgos relacionados con el clima y de sus implicaciones para el mercado de valores y el sistema financiero, así como en la identificación de medidas y políticas para combatirlos.

4. Impulsar la gobernanza sostenible e inclusiva, que favorezca la visión a largo plazo:

Finalmente, la CNMV advierte que el fomento de la sostenibilidad requiere que las entidades incorporen también una visión a largo plazo en su gestión diaria, evitando enfoques cortoplacistas que no tengan en cuenta adecuadamente los riesgos a medio y largo plazo de la entidad. Para ello sostiene que será crucial avanzar en el fomento de las mejores prácticas de gobierno corporativo, que incorporen los aspectos ambientales, sociales y de buen gobierno en los procesos de decisión.

Como agente de cambio social y como actor protagónico en la trasformación de un modelo económico más respetuosos con el medioambiente en España, la Comisión asume el compromiso de incorporar la dimensión de la sostenibilidad en la forma en la que conduce su actividad al mismo tiempo que se propone avanzar firmemente en la implementación de medidas destinadas a reducir su huella de carbono y a introducir la sostenibilidad en su operativa diaria.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top