El Clúster de Impacto social de Forética, formado por 66 grandes empresas, señala los puntos clave empresariales en la reducción de la brecha de género y la desigualdad. Entre ellos, acabar con la división sexual del trabajo, la precariedad laboral, la penalización por ser madre o el techo de cristal.
Siete retos para la igualdad laboral

El Clúster de Impacto Social, coordinado por Forética y liderado por Grupo Cooperativo Cajamar, Ibercaja e ILUNION, presenta un estudio que recoge las claves de la acción empresarial en la reducción de las desigualdades a nivel laboral y que analiza cómo la sociedad afronta retos como la brecha de género, el impulso del talento femenino, la conciliación o la corresponsabilidad. En el documento “El rol empresarial en la brecha de género: Claves de la contribución empresarial a la igualdad” analiza los siete principales retos que tienen por delante las empresas a la hora de hacer frente a la igualdad en el ámbito laboral.

La desigualdad en el mercado laboral debe afrontarse desde un enfoque multidimensional. Es importante conocer el contexto global, para luego poder analizar cuales son los aspectos más relevantes en la realidad concreta de cada empresa. Todo esto contribuye a que las estrategias de acción tengan el mayor impacto posible, indica el documento.

Estos son los retos que describe:

Segregación vocacional: Mujeres y hombres se polarizan según diferentes ramas de actividad. La presencia de chicas en carreras STEM es todavía muy reducida. En el curso 2016-2017, en titulaciones como Educación y Logopedia había un 90% de mujeres y sólo un 15% en ingeniería.

Penalización de la maternidad: La brecha de género en el empleo se eleva a 19,3 puntos con la maternidad. El 16,9% de las mujeres están inactivas como consecuencia de responsabilidades personales o familiares.

Segregación horizontal, división sexual del trabajo: Las mujeres están sobrerrepresentadas en sectores y ocupaciones de baja remuneración y cualificación. El 90% del empleo femenino está concentrado en el sector servicios (comercio, hostelería, limpieza o empleadas domésticas).

Precariedad laboral: Las mujeres ocupan dos de cada tres empleos a tiempo parcial y superan a los hombres en la tasa de temporalidad (28% vs 26%).

Segregación vertical, techo de cristal: Existe mayor concentración de hombres en puestos de responsabilidad y toma de decisiones. Las mujeres tienen menos acceso a posiciones senior. En 2017 sólo el 22,8% de los miembros de los Consejos de Administración del IBEX eran mujeres.

Brecha salarial: La brecha salarial en España se sitúa en un 14,2% mientras que la media europea es de 16,25%. Se estima que la diferencia entre los complementos salariales percibidos por hombres y mujeres es del 60% a favor del hombre

Doble jornada labora, "suelo pegajoso": Las mujeres dedican más del doble de tiempo que los hombres al trabajo no remunerado, relacionado con el cuidado de hijos/familiares y las tareas domésticas. Sólo 2/10 de hombres en España comparten las tareas que se realizan dentro del hogar.

El documento recuerda que el informe “Global Gender Gap Report 20181”, publicado por el World Economic Forum, estima que, al ritmo actual, poner fin a la desigualdad entre hombres y mujeres podría ser un proceso que se dilatara hasta más allá del año 2120. Este desequilibrio tiene múltiples dimensiones que, según este informe, pueden agruparse en 4 áreas de impacto: participación económica y oportunidades: mide los desequilibrios en salarios, niveles de participación en el mercado de trabajo y acceso a un empleo de alta cualificación; nivel educativo: indicadores de alfabetización y acceso a estudios y educación básica, secundaria y terciaria; salud y supervivencia: los resultados sobre la esperanza de vida y la proporción de sexos y empoderamiento político: resultados sobre la representación en las estructuras de toma de decisiones. 

España se sitúa en el puesto 29 del ranking que establece este informe sobre el nivel de avance en igualdad de cada país, con una puntuación total de 0.746 sobre un máximo de 1. Las áreas de mejora más destacadas en nuestro país serían participación económica (0,660 situándose en el puesto 80 mundial) y empoderamiento político (0,364 situándose en el puesto 24 mundial). En la última década, la posición de España en este ranking ha empeorado, pasando del puesto 11 del 2016 al 29 actual y retrocediendo 5 puestos respecto a la edición anterior del informe publicada en 2017.

El documento de Forética ha sido presentado en un encuentro, que ha presidido la Subdirectora General para el Emprendimiento del Instituto de la Mujer, Begoña Suárez, y que ha contado con la presencia de Nuria Chinchilla, Titular de la cátedra Carmina Roca y Rafael Pich-Aguilera de Mujer y Liderazgo del IESE, Marta Pastor, Directora del programa “Ellas Pueden” de RTVE y la Comandante GC Silvia Gil, del Área de Mujeres e Igualdad de la Guardia Civil.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top