Publicado el
En 2002, se publicó en Italia un libro titulado 'Ética, Futuro y Finanzas', que estableció el concepto general en el que se basarían las calificaciones de las agencias de calificación de sostenibilidad.
20 años en el camino de la Sostenibilidad: del nacimiento de la calificación ESG a su regulación

Esta propuesta fue innovadora porque, por primera vez, se requería teóricamente que las calificaciones ESG se adhirieran a una ética estándar y, por lo tanto, a las líneas directrices internacionales ambientales, sociales y de gobernanza establecidas, naturalmente, por organizaciones internacionales, poniendo en tela de juicio la posibilidad de construir métricas ESG comparables basadas en la “Teoría de los Stakeholders”. Según los autores, de hecho, se volvió imposible construir una métrica de punto fijo común para todas las entidades evaluadas. Anteriormente, solo se consideraban factibles, en el mejor de los casos, comparaciones sectoriales o juicios éticos arbitrarios y subjetivos (como exclusiones.

En 2004, cuando la Agencia comenzó su trabajo, solo existían unos pocos documentos internacionales de sostenibilidad, como las Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas y el Libro Verde de la Comisión Europea de 2001. Las métricas basadas en absolutos utilizadas por Standard Ethics fueron pioneras e innovadoras en un mundo de evaluadores éticos o métricas basadas en puntuaciones relativas, que a su vez se fundamentaban en comparaciones entre empresas en el mismo sector económico; quizás eran opciones funcionales para las elecciones de gestores de activos, pero resultaban inadecuadas para una comparación uniforme y general.

Llegamos así a 2024, y contando con 20 años de experiencia, es cada vez más evidente que hay una convergencia universal para todas las empresas en temas de sostenibilidad, así como que las diferencias sectoriales solo determinan el grado de compromiso económico, tecnológico y organizacional para conectarse sobre los mismos objetivos. El propósito de reducir las emisiones que alteran el clima es universal, al igual que el respeto a los derechos humanos o la paridad de género. Una empresa que se considera sostenible no puede pasar por alto estos objetivos globales. La atención a los mismos variará según el sector: un enfoque ambiental prevalecerá en sectores intensivos en energía o de alto impacto, mientras que los sectores financieros o de servicios probablemente dirigirán sus esfuerzos hacia cuestiones de derechos del consumidor. Sin embargo, a fin de cuentas, estos objetivos generales serán considerados por todas las empresas. Por lo tanto, está claro que el uso de medianas sectoriales como referencia en estos temas individuales produce puntuaciones en una base relativa que, aunque apropiada para las elecciones de inversión, no dice mucho a nivel general. De hecho, una métrica de la industria impulsa a las empresas a rivalizar con competidores, pero tiene mucho menos efecto en las demandas globales generales. También es posible que todo un sector, como lo hizo la banca en 2008, actúe con carácter autorreferente siguiendo el camino equivocado y subestimando la importancia de ciertos aspectos y riesgos en el área ESG.

Al analizar la propuesta de regulación europea para el futuro registro de Agencias de Calificación ESG, Standard Ethics parece estar mirando hacia adelante con respecto a otros temas, como la definición exacta para el uso científico de la Sostenibilidad y las calificaciones; la distinción operativa de su alcance comercial en la reducción de conflictos de interés:  fue una de las primeras agencias de calificación ESG en utilizar el modelo de negocios  aplicante-pagador, evitando así cualquier interferencia de actividades de consultoría o la venta de datos a terceros- Son todos temas importantes que la Comisión Europea y el Parlamento Europeo han decidido resaltar. Por último, tras la reciente legislación propuesta por el Parlamento Europeo para desglosar las calificaciones ESG en evaluaciones separadas E, S y G, tanto las empresas como los proveedores de calificaciones estarán obligados a hacer referencia a las directrices internacionales de sostenibilidad promovidas por la ONU, la UE y la OCDE en sus metodologías de calificación y estrategias de sostenibilidad, dando a conocer más información sobre su enfoque y sus supuestos.

En este artículo se habla de:
OpiniónBanca Éticaesgfinanzas sostenibles

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies