Publicado el
Renat Heuberger, es CEO y cofundador de South Pole, compañía que desarrolla e implementa proyectos y estrategias integrales de reducción de emisiones.  Se define como “positivo” y asegura que en cuestiones climáticas “la perseverancia es fundamental porque sería fácil caer en la desesperanza con todas las malas noticias que oímos sobre el clima. Sencillamente, no podemos permitírnoslo”.
Renat Heuberger: "Las marcas no se pueden conformar con minimizar su huella de carbono sino pasar a la acción”

Recuerda con orgullo que cuando fundaron la compañía en 2006, empezaron a trabajar en Tailandia e Indonesia. En ese momento, casi todos los productores de azúcar, etanol y almidón no cuidaban de sus aguas residuales, que formaban estanques, lo que liberaba enormes cantidades de metano, uno de los gases más potentes que generan el efecto invernadero. Explica que se siente orgulloso de que en estos años “hemos sido capaces de cofinanciar docenas de plantas de biogas, y gracias a ese esfuerzo, ¡ahora todos producen energía limpia a partir de esas aguas residuales! Hemos ayudado a transformar toda una industria utilizando financiación climática”.

Heuberger participará en Sustainable Brands Madrid 2023, el encuentro internacional de referencia en Europa en materia de desarrollo sostenible que organiza la consultora Quiero los próximos 23 y 24 de octubre 

Diario Responsable: Desde 2006, South Pole desarrolla e implementa proyectos y estrategias de reducción de emisiones que transforman la acción climática en oportunidades de negocio a largo plazo para empresas, gobiernos y organizaciones de todo el mundo. ¿Cómo ha evolucionado la lucha contra el cambio climático desde entonces?

Renat Heuberger: Nosotros llevamos desde 2006 trabajando en soluciones climáticas, y desde entonces, han cambiado muchas cosas: hace cinco años sólo un puñado de empresas importantes se habían comprometido a llegar a ser net-zero. Hace diez, llegar a un acuerdo global sobre clima que mencionara siquiera el calentamiento global de 1,5Cº era un mero sueño. Pero este es un sector muy dinámico. Y por eso, también, nuestra organización siempre ha estado en movimiento. Se están dando enormes saltos en ciencia, tecnología y metodologías y gracias a ello están evolucionando las buenas prácticas, como también lo está haciendo nuestro equipo.

Mirando hacia el futuro, esperamos ofrecer soluciones para inspirar y permitir que cualquiera, en cualquier lugar, pueda jugar un papel a la hora de abordar la crisis climática. Seguiremos tratando de innovar, replantear y mejorar nuestras soluciones, financiación y proyectos climáticos como si nuestro futuro dependiera de ello. Porque lo cierto es que depende de ello. 

DR:¿Tendrán futuro las empresas que no sean net-zero, no solo en 2050, sino también antes de eso?

RH:Por fin, estamos viendo cómo muchos planes de acción climática nacionales están siendo transformados en leyes y regulaciones. De este modo, la responsabilidad de lograr los objetivos se traslada a todos los sectores de la economía.

Por un lado, quienes invierten en proyectos de este tipo quieren saber si, mientras sube la temperatura, esos proyectos podrán no solo mantenerse, sino también desarrollarse. Por otro, las marcas están tratando con consumidores hiper conscientes, que demandan a las empresas que pasen de las palabras a los hechos. Por todo ello, las empresas que no puedan demostrar cómo se están alineando con este nuevo y valiente mundo net zero y trabajando para conseguirlo lo tendrán difícil para ser sostenibles en el tiempo.

DR: ¿Qué está haciendo tu empresa para inspirar a otros?

RH:Sabemos que aún existe una enorme brecha en cuanto a las emisiones. La ‘década de acción’ ya ha empezado y aun así el mundo está ardiendo y ahogándose ante nuestros ojos.

En este contexto, el enorme reto en el que nos hemos marcado es la creación de planes de acción que sirvan para actuar transversalmente en diferentes sectores, tecnologías, geografías y ecosistemas, y que van desde enormes proyectos de protección de bosques y estrategias de descarbonización a largo plazo hasta soluciones novedosas para financiar nuevas tecnologías climáticas. Muchas de estas iniciativas las estamos haciendo por primera vez y quizá no siempre sea perfecto, incluso puede que se nos critique. Por eso necesitamos aprender rápido, innovar, repensar y pasar a la acción.

Lo cierto es que hace falta mucha valentía para trabajar en el clima, y también para no practicar el ‘greenhushing’ sino compartir los aprendizajes abiertamente. Sencillamente, pienso que no podemos permitirnos perder el tiempo en discutir sobre la manguera cuando el bosque está ardiendo, por así decirlo.

DR: El lema del SBMadrid23 es ‘De las marcas con propósito a las marcas con impacto’. Desde tu experiencia, ¿cómo pueden impactar las marcas que diseñamos?

RH:Lo que más importa son los compromisos, no las palabras. Pero las palabras que se usan deberían reflejar lo que una empresa está haciendo por el clima de manera precisa, honesta y transparente. Porque la confianza es una de los activos más preciados que tenemos.

En términos prácticos, cualquier marca de impacto debería estar basada en una acción climática real y medible, y en un verdadero deseo y compromiso -financiero, estratégico y operacional- no solo para ser compatible con una sociedad circular y neutra en emisiones, sino también para contribuir a ello. Las marcas deben mirar más allá y no quedarse solo en el objetivo de minimizar su huella de carbono, sino también pasar a la acción.

DR:¿Nos puedes dar alguna pista sobre tu intervención durante SBMadrid23?

RH:Sin hacer spoiler puedo avanzar que mi objetivo, junto con el resto de ponentes es inspirar a los asistentes para que aborden los retos sociales y medioambientales de manera holística, y compartir aprendizajes que puedan aprovechar. Una estrategia climática no vale para nada si no se financia y se ejecuta.

DR:¿Por qué no deberíamos perdernos SB Madrid23?

RH:Sabemos que nos queda poco tiempo. Simplemente no podemos permitirnos dejar a las empresas abordar este monumental reto climático por sí solas. Tenemos que ser capaces de discutir y conversar de manera honesta, con ellas, sobre los retos que tenemos por delante para alcanzar la neutralidad en carbono. En encuentros como SB Madrid23 los responsables pueden hacerlo, aprender unos de otros y forjar acuerdos orientados al impacto que nos ayuden -a todos, como comunidad- a alcanzar muchos objetivos relacionados con el clima y la naturaleza juntos, y a hacerlo más rápido.

 

Artículos relacionados: 

- Santiago Gowland, CEO de Rainforest Alliance: “Las empresas de alimentación tienen el potencial de ser poderosos agentes de cambio positivo si integran la sostenibilidad”

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies