Hace unos días escuché hablar de Pando (o el Gigante Temblón). Se trata de una colonia surgida a partir de un álamo. Toda ella forma parte de un único organismo viviente con un sistema masivo de raíces bajo tierra. El mayor organismo viviente conocido. Me resultó apasionante: aparentemente son seres individuales, con distinto aspecto, frondosidad, ramaje, volumen, aportación al entorno, que sumados conforman un bosque. Y, sin embargo, son un solo organismo. No puedo evitar hacer un símil con los equipos de trabajo.
Equipos cohesionados: El mejor motor de cambio social y crecimiento empresarial

No puedo evitar hacer un símil entre Pando y los equipos de trabajo: un conjunto de personas, cada uno con distinta personalidad, conocimientos, habilidades, responsabilidades, cuya aportación individual es elemental, pero cuyos objetivos son inalcanzables sin la cooperación entre sus miembros: todos parte de un mismo sistema.

Por ello, en las organizaciones, los equipos se crean cuando las tareas individuales se viven en función de su contribución al resultado conjunto. Cuando se requiere que el todo sea mayor que la suma de las partes.

En un entorno en constante cambio, en el que la incertidumbre se ha convertido en la única variable permanente, resulta esencial que los equipos estén cohesionados: Preparados para adaptar los recursos a la consecución de sus objetivos, a trabajar con agilidad, potenciando la colaboración con proveedores, anticipándose a las necesidades de sus clientes, incrementando su aportación de valor.

En las últimas décadas, las organizaciones, conscientes de la evolución permanente de las necesidades del mercado, han apostado por impulsar el conocimiento, capacidades y competencias de las personas, a través de su mejora y renovación. Preparando continuamente a cada individuo para su función particular, y de interacción con el resto del entorno. Esto resulta elemental. Pero ¿Cómo preparamos a nuestros equipos para estos mismos retos?

Se han realizado numerosos estudios e invertido grandes sumas de dinero para conseguir entender cómo crear equipos de alto rendimiento. Y no es a partir de las capacidades individuales, sino de su ecosistema, del entre, como se consigue que un equipo evolucione constantemente hacia su mejor versión.

Para ello, al igual que se trabaja sobre las competencias individuales, es necesario trabajar a nivel colectivo para desarrollar el talento conjunto.

Cada equipo tiene su identidad: los valores que determinan el modo en el que los miembros se relacionan entre sí y con los demás. La identidad establece los cimientos de su funcionamiento: la manera en la que se comunican; los procesos de toma de decisión; la capacidad de gestionar los conflictos; el grado de corresponsabilidad; los roles que desempeñan; el nivel de compromiso conjunto y alineamiento para la consecución de sus retos y objetivos.

Podemos dejar que todas estas variables se creen y consoliden en el equipo de manera inconsciente. O podemos generar el espacio para que el equipo tome conciencia de dónde está, cómo le acerca o aleja esto de su propósito, y trabaje a partir de ahí para llegar a donde quiere estar.

La diferencia entre trabajar o no estas variables con los equipos, está directamente relacionada con presente y futura capacidad de conseguir, o no, resultados extraordinarios. Pues la cohesión de los equipos se traduce en resultados excepcionales para las organizaciones.

En la constante búsqueda de motivación de las personas para la atracción y retención del talento, es necesario conectar las capacidades con la colaboración. Hoy, más que nunca, la humanidad es consciente de la necesidad de cooperación que existe para poder alcanzar nuestros desafíos. Podemos esperar a que la cohesión surja de forma natural, o podemos generar el espacio y poner las herramientas en manos de los equipos para potenciarla, mejorando la motivación, el orgullo de pertenencia, y su traducción a mejores resultados para las personas, las empresas y la sociedad.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook

Empleo RSE

Top