Corría el 2013 en España cuando unos jóvenes con ganas de activismo desde la empresa, buscaban en internet otra lógica, otra forma de entender la empresa, menos ambiciosa en cuanto a resultados económicos y mucho más focalizada en resultados de mejora (social y/o ambiental).
B Corp, de certificado a movimiento para el cambio

 En AlmaNatura fuimos pioneros en comenzar el movimiento de las empresas B en España, ese movimiento que nos apasiona y nos enorgullece, porque sentimos que es una parte importante en el impulso para favorecer cambios positivos en la sociedad. Formar parte de la solución es lo que da sentido a nuestras vidas profesionales y yo diría también a nuestra vida personal. ¿Qué sería de este mundo si no trabajamos por un mundo mejor?

El movimiento B Corp es realmente pura energía limpia, fresca y vital que da alas a lo posible y donde la legitimidad la obtenemos si conseguimos nuestro propósito. Sin embargo, en los últimos meses vemos claramente como hay personas que nos venden el movimiento como “un certificado de comercio justo” y perdonad, pero no son certificados lo que necesita este mundo. Considero personalmente que lo que diferencia a este movimiento son los resultados, las acciones concretas que mejoran la vida de las personas y el medio donde vivimos. Coleccionar títulos y sellos para colocar en la web es, en mi modesta opinión, otra forma más de autoconvencernos de que sólo así nos querrán nuestros clientes y consumidores hasta el próximo sello de moda.

No me interesan los certificados, aunque entiendo perfectamente la importancia de un orden lógico para mostrar tus resultados y para eso la evaluación de impacto ha realizado un gran trabajo sintetizando con preguntas clave cada área de nuestra empresa.

Creo que otro movimiento B Corp es posible en España, más humano, transparente y accesible donde los que impulsamos el cambio nos conozcamos de verdad, donde compartamos nuestros éxitos, retos y fracasos, y donde aprendamos que sólo colaborando llegaremos más lejos (social, ambiental y económicamente). Hacen falta conversaciones con la Universidad pública y con nuestros políticos para mostrarles la importancia de nuestro trabajo como “changemakers”, organizaciones y personas comprometidas que hacen ahorrar recursos comunes y que bien podrían ponerse a disposición de los que más lo necesitan. ¿Conocen nuestros políticos el movimiento B Corp? ¿Son capaces nuestras empresas con mayor capacidad de compra diferenciar a una empresa B Corp con 80 puntos y otra con 180 puntos? ¿Reconoce la sociedad Española el movimiento B Corp?

Con esta tribuna mi intención es la de zarandearme para no apagar mi sed de cambio en el mundo de la empresa. Mirar hacia adelante y seguir trabajando por redefinir el sentido de éxito empresarial y donde todos/as entendamos la importancia de dar sentido a nuestras organizaciones, más allá de memorias de sostenibilidad, nóminas cuantiosas y certificados. Creo que es el momento de pasar a la acción, a la de verdad, sin postureos y por el bien de las generaciones futuras. De seguir co-creando juntos para hacer crecer este movimiento con una mirada más introspectiva y con el objetivo de convertirnos de verdad, en las mejores empresas para el mundo.

Juanjo Manzano - Director AlmaNatura - @juanjomanzano

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top