Recientemente hemos celebrado el Día Mundial del Medio Ambiente. Este día ha tenido lugar en un contexto en el que el mundo se enfrenta a grandes retos, como el del calentamiento global y una población en crecimiento que debe compartir los recursos escasos de la tierra. Se prevé que la población mundial alcance nueve mil millones de personas en 2050 y, de hecho, si mantenemos la tasa de consumo actual, nuestro planeta podría dejar de ser el mismo
Día Mundial del Medio Ambiente 2016: la gestión

Sin embargo, transformar estos retos en soluciones de negocio puede crear al mismo tiempo grandes oportunidades para las compañías capaces de apreciar el potencial.

No cabe duda de que el cambio climático es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta el mundo. En este sentido, como compañía global líder de productos de higiene y forestales, desde SCA estamos para reducir el impacto climático de nuestra actividad. Con este objetivo, hemos establecido objetivos concretos sobre la naturaleza, medibles y limitados en el tiempo:

  • Reducir las emisiones de CO2 procedentes de los combustibles fósiles y de la electricidad y calefacción en un 20% para 2020, estableciendo 2005 como año de referencia.
  • Triplicar nuestra producción de biocombustible procedente de nuestros bosques para 2020, con 2010 como año de referencia.
  • La producción de energía eólica en los terrenos forestales de SCA incrementará hasta 5 TWh hasta 2020.

Como propietario del mayor bosque privado de Europa y uno de los mayores compradores de pulpa, también jugamos un papel importante en relación al cambio climático, ya que los bosques en crecimiento absorben dióxido de carbono. La pérdida neta anual de áreas forestales es de 5,2 millones de hectáreas de terrenos forestales, lo que significa que entre el 15 y el 20 por ciento del problema del cambio climático puede ser atribuido a la deforestación.

La gestión activa de los bosques no está reñida con la sostenibilidad. Al contrario, la gestión sostenible de los bosques ha hecho posible aumentar la producción mientras crecen nuestros bosques. Precisamente, en SCA creemos en la gestión activa y sostenible de nuestros bosques. Nuestra política forestal demuestra, por ejemplo, que los volúmenes de madera en pie en los bosques suecos casi se han duplicado durante los últimos 90 años, mientras que la tala también se ha duplicado.

La masa forestal de SCA absorbe 2,6 millones de toneladas de dióxido de carbono netos cada año. Esto es superior a la cantidad total de emisiones fósiles de dióxido de carbono generadas por la producción total de SCA. Si implementáramos nuestra política de bosques en la mitad de los bosques del mundo, éstos serían capaces de absorber 2.300 millones de toneladas de dióxido de carbono anualmente. Esta medida, junto con la detención de la deforestación y la reducción del deterioro de los bosques, contribuiría sustancialmente a resolver el problema del cambio climático en el mundo.

Tenemos una oportunidad única para mejorar nuestro medio ambiente. Y está claro que utilizar eficientemente los recursos es la única manera de mantener nuestro planeta con la biodiversidad que conocemos hoy en día. Sin duda, esta es una responsabilidad que recae sobre las compañías y también sobre todos nosotros como seres humanos. 

Kersti Strandqvist, Vice Presidenta Senior de Sostenibilidad de SCA

¿Te ha gustado el artículo?

4 No me ha gustado 1

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top