Publicado el
En el tejido mismo de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, que busca alcanzar objetivos ambiciosos para un mundo más justo y sostenible, se encuentra un componente crucial pero a menudo subestimado: el acceso a un salario digno. Más que un simple asunto económico, este tema emerge como una herramienta poderosa para impulsar el desarrollo sostenible y abordar desafíos sociales profundos.
Salario digno, palanca para cumplir con la Agenda 2030

La importancia de acceder a un salario digno no solo se sitúa en el ámbito de la justicia laboral, sino que se entrelaza directamente con varios Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. El ODS 1, centrado en la erradicación de la pobreza, se ve directamente afectado por la capacidad de las personas para obtener ingresos suficientes. De manera similar, el ODS 8, orientado al trabajo decente y al crecimiento económico, reconoce la importancia fundamental de un salario digno para lograr empleos dignos y sostenibles.

La noción de salario digno no solo representa un derecho fundamental, sino que también actúa como un impulsor esencial de la justicia social. Las disparidades salariales existentes en muchos lugares contribuyen a la perpetuación de desigualdades económicas, y asegurar un salario digno no solo mejora el nivel de vida de los trabajadores, sino que también contribuye a la construcción de sociedades más equitativas y resilientes. Sin lugar a dudas, el acceso a un salario digno se convierte en un medio efectivo para combatir la pobreza y fomentar la dignidad humana, permitiendo a las personas satisfacer sus necesidades básicas y proporcionando un camino hacia una vida más saludable y productiva. En este contexto, el salario digno se convierte en un catalizador para la consecución del ODS 3, que busca garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos.

Contrariamente a la percepción errónea de que salarios más altos afectan negativamente la productividad, estudios demuestran que un salario digno puede impulsar la eficiencia y la innovación en las empresas. Los trabajadores motivados y comprometidos, respaldados por salarios justos, son más propensos a contribuir significativamente al crecimiento económico y al desarrollo sostenible.

Conscientes de la importancia de esta temática, la iniciativa Forward Faster surge como un compromiso del Pacto Mundial de la ONU con las empresas para acelerar su progreso hacia los ODS, la Agenda 2030 y la sostenibilidad empresarial. Enfocándose en cinco áreas claves para cumplir con la Agenda 2030, el salario digno se destaca como una prioridad, tal como se confirmó en el 8th Peer Learning Meeting on Business and Human Rights 2023. La erradicación de la pobreza laboral se vuelve esencial para alcanzar los ODS, y las empresas comprometidas con Forward Faster se comprometen a garantizar que el 100% de sus trabajadores reciban un salario digno para 2030. Además, establecen planes de acción conjunta con contratistas y entidades socias de la cadena de suministro para lograr salarios e ingresos dignos. Obtener un salario digno no solo implica abordar las desigualdades laborales, sino que también mejora la retención de los empleados y fortalece las relaciones con la cadena de suministro. Actualmente, 177 empresas en todo el mundo se han comprometido a que toda su plantilla reciba un salario digno para 2030, incluyendo 16 empresas españolas, y 102 empresas se comprometen a establecer planes de acción conjunta sobre salario digno, incluyendo 8 empresas españolas.

A pesar de reconocer la importancia del salario digno como un paso clave, su implementación efectiva enfrenta desafíos significativos, especialmente en cuanto a la disparidad salarial entre géneros y sectores. Es imperativo que gobiernos y empresas se comprometan a establecer políticas y prácticas que garanticen salarios justos y equitativos.

Mientras avanzamos hacia el cumplimiento de los objetivos de la Agenda 2030, la promoción de salarios dignos debe ocupar un lugar central en las agendas gubernamentales y empresariales. El diálogo y la colaboración entre los distintos actores, incluidos gobiernos, empresas y organizaciones de la sociedad civil, son esenciales para diseñar e implementar estrategias que garanticen que el acceso a un salario digno sea una realidad para todos. En este nuevo año y en los venideros, instamos a que la conversación global sobre desarrollo sostenible incluya de manera prioritaria la importancia de los salarios dignos. Al hacerlo, no solo avanzaremos hacia un mundo más justo y equitativo, sino que también nos acercaremos significativamente a la realización de los ambiciosos objetivos establecidos por la Agenda 2030.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies