Publicado el
En un momento como el actual de tan poca solidaridad y extremas violaciones de derechos fundamentales en el mundo entero, resulta urgente recordar Declaración Universal de Derechos Humanos, como un hito crucial en la historia que simboliza el compromiso global con los valores fundamentales de dignidad, libertad e igualdad para toda la humanidad.
Día Internacional de los Derechos Humanos: 75 años y poco que celebrar

El pasado 10 de diciembre, se conmemoró con solemnidad el 75º aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, un hito que marcó el compromiso global con los valores fundamentales de dignidad, libertad e igualdad para todos los individuos.

Esta declaración histórica, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948, establece los derechos inalienables de cada persona, independientemente de su origen, género, religión u otras condiciones. Sirve como un faro ético que guía a la sociedad hacia un mundo donde la justicia y el respeto son los pilares de la convivencia.

En el marco de esta efeméride, el Secretario General de la ONU, António Guterres, instó a los líderes mundiales a no solo considerar la Declaración como una hoja de ruta para la defensa de garantías fundamentales, sino también como un instrumento para prevenir conflictos, combatir el odio, reconstruir la confianza y construir un futuro sostenible para todos. Guterres destacó que la Declaración es un "faro de esperanza" para la humanidad y un modelo para las libertades fundamentales.

En la ceremonia de inauguración, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Türk, llamó a superar la polarización actual y trabajar juntos con valentía y principios para abordar los enormes desafíos que enfrentamos. Recordó que la Declaración Universal surgió de las cenizas de la guerra global, trayendo esperanza en un momento de horror.

Türk también subrayó las raíces de la Declaración en la revolución haitiana, los valores africanos de interdependencia y cooperación, y el principio islámico del zakat. Reconoció los insoportables sufrimientos de personas en diferentes partes del mundo y recordó que, aunque la Declaración ha sido una fuente de progreso social, también ha habido numerosos fracasos en la defensa de los derechos humanos en los últimos 75 años.

El presidente de la Asamblea General de la ONU, Dennis Francis, resaltó la importancia de la Declaración Universal al proclamarla como un "estándar común de logro para todos los pueblos y naciones". Recordó que la Declaración establece una amplia gama de derechos y libertades fundamentales, garantizando los derechos de todas las personas sin distinción.

Cabe señalar que, aunque no es vinculante, la Declaración Universal ha inspirado más de 60 instrumentos de derechos humanos, constituyendo un estándar internacional que sigue guiando el camino hacia un mundo donde los derechos humanos son respetados y protegidos.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies