Publicado el
La Universidad Pontificia Comillas y Sal Terrae presentaron la edición castellana del libro “La revolución suave de la transición ecológica” del economista francés y jesuita Gaël Giraud, fundador del Programa para la Justicia Medioambiental de la Universidad de Georgetown, quien aboga por ralentizar la velocidad de la economía y ponerla al ritmo de la naturaleza para no abocarnos a la desaparición como especie. El autor advierte que, si no hacemos nada, en 2040 habrá un 40% menos de agua potable en España e Italia y un 20% menos en Francia, y que ciudades como Roma no tendrán acceso al agua.
Poner la economía al ritmo de la naturaleza, el desafío del siglo

La Universidad Pontificia Comillas ha sido la sede de la presentación de la edición en castellano del libro “La revolución suave de la transición ecológica. Cómo construir un mundo posible” escrito por el economista, matemático, teólogo y fundador del Programa para la Justicia Medioambiental de la Universidad de Georgetown (Estados Unidos), Gaël Giraud, ha (Sal Terrae). Se trata de un libro que, según su autor, desea hacer crecer la conciencia sobre la emergencia ecológica cuando la sociedad está sumergida en una profunda ceguera.

Durante la presentación, organizada por la universidad y la editorial Sal Terrae, Giraud abogó por “reconciliar la velocidad de la economía con la velocidad natural de la naturaleza y su regeneración”, porque el impacto ecológico de nuestro modo de vida es más elevado que la biocapacidad de regeneración del planeta. Y lo ejemplificó con algunas alertas. “Si no hacemos nada, en 2040 habrá un 40% menos de agua potable en España e Italia y un 20% menos en Francia: Roma podría quedarse sin agua en 2024. El agua se convertirá en un asunto de seguridad nacional”, aseveró. También lo ilustró con la extracción de cobre: “el pico de extracción se producirá en 2060; después costará mucha energía y agua y no será posible aumentar la extracción. Será un desastre, un cambio del imaginario industrial”, ha asegurado.

Durante la presentación, Giraud ha defendido la necesaria colaboración entre el sector público y privado, y ha puesto cifra a la inversión: “Se debería invertir un 2% del PIB cada año en el mundo hasta 2050 para llevar a cabo los cambios necesarios para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”. Y avisó que “no es una competición entre ambos sectores, sino una colaboración porque, de lo contrario, será imposible poner en práctica el camino hacia una sociedad sostenible”.

 A partir de su libro, Giraud ha incidido en avisar de la gravedad del calentamiento global; la acidificación de los océanos; la formación de un sexto continente con la basura arrojada en el océano Pacífico; la elevación del nivel de los mares; los ríos que se secan... “Son graves consecuencias de la emergencia ecológica convertida hoy en “la” cuestión imposible de ignorar o posponer”, ha reconocido el autor. Además, el escritor francés ha abogado por una reducción del uso de plásticos –“bebemos una tarjeta de crédito al mes con el agua que consumimos”, avisó mientras recordaba que el Vaticano ha reducido en un 90% su uso–, y ha recomendado ser más sostenible a través de la reducción del consumo de carme –él es vegetariano–, de comprar los alimentos justos y necesarios para no derrochar –“se produce comida para 12.000 millones de personas y somos 8.000 millones en el planeta; un 30% se desperdicia”– y consumir productos de cercanía para evitar el impacto ecológico que genera el transporte.

 Asistimos a una ceguera ante los desafíos ecológicos

El autor del libro expresó su preocupación por la situación actual y la falta de acciones concretas para detener la emergencia climática. El libro “La revolución suave de la transición ecológica” se estructura en cuatro partes. La primera analiza los principios fundamentales en los que se basa la comprensión de la economía y de las finanzas. “La profunda ceguera de estas últimas ante los desafíos ecológicos es, en parte, responsable de la ceguera de la política y de los medios de comunicación que envuelve a toda nuestra sociedad”, dice Giraud. De su análisis surge la pregunta de enorme alcance: ¿cómo refundar nuestra teoría económica más elemental? ¿Podemos pensar en una economía relacional, que acoja la antropología propuesta por Fratelli tutti o la cosmología relacional cristocéntrica de Laudato si’

La segunda parte habla de los callejones sin salida en los que se encuentra la sociedad. Su deseo de llegar a los nudos complejos viene motivado por encontrar soluciones. “La historia demuestra que, bajo presión, lo que siempre había sido considerado imposible puede volver a ser de repente posible”. A este análisis profundo le sigue en la tercera parte la propuesta de algunas pistas para reconstruir Italia y, por consiguiente, Europa: “¿Cómo puede transformarse nuestro continente si afrontamos seriamente los desafíos ecológicos en un mundo de poscrecimiento?”, se pregunta Giraud.

Finalmente, la última parte busca la luz de la Iglesia para releer sus propuestas. “Nuestra Iglesia no es una ONG ni tampoco un partido político, pero Jesucristo, el acontecimiento relacional que la funda, la invita desde siempre a tomar parte en el debate democrático para reconocer los callejones sin salida en que se pierden nuestros modos de pensar, alentar la creatividad de las instituciones y de las acciones y defender a las víctimas de nuestros errores: a los más frágiles, a aquellos con los que se alineará siempre Jesús”.

Gonzalo Gómez Bengoechea, director del Departamento de Economía de Comillas ICADE, uno de los encargados de presentar el libro expresó que: “Las críticas que plasma Gaël Giraud en su libro agitan, y eso es bueno. Como analistas económicos debemos acercar a la gente la verdad en el sentido más amplio y ocupar el espacio entre el ciudadano y la ciencia, evitando que la política o los medios puedan inducir a confusiones”. 

Por su parte, Jaime Tatay, codirector de la Cátedra de Ciencia, Tecnología y Religión de la Universidad Pontificia Comillas, quien también participó en la presentación, destacó la capacidad de Giraud de explicar cosas complejas a un público no especializado y resaltó “el potencial heurístico de los conceptos teológicos que iluminan realidades como las económicas”. La codirectora de la misma cátedra, Sara Lumbreras, participó en este diálogo online coordinando las intervenciones y tendiendo el puente con los espectadores.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies