Publicado el
Esta fue una de las principales conclusiones que se desprendió de las jornadas técnicas “Retos de género en la promoción de la salud mental”, organizadas por el Observatorio de Salud Laboral desde la Perspectiva de Género de Andalucía (LAOGEN) y Affor Health, consultora especializada en salud mental y riesgos psicosociales en las organizaciones. Las y los ponentes han considerado fundamental incluir la perspectiva de género en las acciones de evaluación e intervención psicosocial en las organizaciones para garantizar el bienestar de los equipos.
La perspectiva de género, clave para la promoción de la salud mental en las organizaciones

Incluir la perspectiva de género en cualquier acción vinculada a la salud mental es fundamental para lograr el bienestar de las organizaciones. El Observatorio de Salud Laboral desde la Perspectiva de Género de Andalucía (LAOGEN) y Affor Health, consultora especializada en salud mental y riesgos psicosociales en las organizaciones, han celebrado en Madrid, las jornadas técnicas “Retos de género en la promoción de la salud mental”. Un evento dirigido a responsables del área de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) y salud laboral de empresas, en el que se ha reflexionado sobre la necesidad evaluar e intervenir en los problemas de salud mental en las organizaciones desde una perspectiva sensible al género. Tras la inauguración, se celebró un panel de expertos, formado por el equipo de investigación de LAOGEN, que compartieron su visión en torno a los retos de género en la gestión psicosocial de las organizaciones.

Para avanzar en su gestión, los ponentes han coincidido en que es necesario conocer cómo afectan los riesgos psicosociales a las mujeres trabajadoras, obtener información desagregada por género sobre las características de los puestos de trabajo con mayor presencia femenina, así como implementar acciones para reducir los estresores en el ambiente laboral, teniendo en consideración las diferencias de género e interindividuales.

Uno de los puntos más interesantes del evento es que ha tenido un carácter eminentemente práctico. Mercedes Barea, directora del Área Jurídica en Violencia Laboral de Affor Health, inauguró la sesión y puso de relieve la relevancia de abordar desde una perspectiva de género los riesgos psicosociales, en particular, aquellos relacionados con la violencia y el acoso en el ámbito organizacional. Destacó la importancia que va a tener la reciente ratificación del Instrumento de adhesión al Convenio de OIT sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo (Convenio 190), que entrará en vigor en España el próximo 25 de mayo.

La primera intervención plenaria corrió a cargo de Francisco J. Medina, profesor del Departamento de Psicología Social de la Universidad de Sevilla, quien planteó el reto que supone el abordaje de salud mental tanto para la sociedad, como para las organizaciones. Durante su exposición se mostraron datos relativos al empeoramiento de los indicadores de salud mental a nivel global, fenómeno que se ha visto agravado por la incertidumbre asociada a las sucesivas crisis económicas (incluida la que atravesamos en la actualidad) y al impacto del COVID-19: “La pandemia produjo un incremento de la incidencia de los principales trastornos de salud mental como la depresión (28%) y la ansiedad (25%), siendo muy superior en las mujeres en comparación con los hombres”.

Luego, Ignacio Ramos-Vidal, profesor del Departamento de Psicología Social de la Universidad de Sevilla , en la segunda intervención, presentó los datos de la salud mental en cifras globales y a nivel nacional, señalando el empeoramiento generalizado del estado de la salud mental de la población y, de forma acentuada, en la población femenina. “Como factores determinantes de las diferencias de género en la prevalencia de los problemas de salud mental destacan la incertidumbre sobre el futuro, la precariedad laboral característica de los puestos de trabajo feminizados, los bajos índices de satisfacción con la economía doméstica y con las condiciones de trabajo, y los menores niveles de apoyo social que reciben las mujeres debido a disponer de menos tiempo libre que los hombres a consecuencia de la duplicidad de roles”, destacó Ramos-Vidal.

La violencia de género en el trabajo fue otro de los ejes abordados en la jornada. Al respecto, la profesora Patricia Elgoibar, de la Universidad de Barcelona, puso el foco en el mandato moral que tienen las empresas de intervenir para reducir los efectos de la conflictividad laboral, y particularmente de las situaciones de acoso laboral hacia las trabajadoras. “Si bien los hombres suelen padecer con mayor intensidad actos de violencia física, las mujeres son, con una amplia diferencia, las que más padecen la violencia sexual y psicológica”. Finalmente, la profesora explicó las consecuencias para la víctima, así como para las organizaciones de la existencia de este tipo de actos de violencia y acoso contra la mujer en el trabajo, así como el impacto de la crisis COVID-19 en este reto.

Por último, la gestión de un liderazgo inclusivo fue otro de los tópicos centrales. Sobre este tema Rocío López-Cabrera, profesora del Departamento de Psicología   Social   de   la Universidad de Sevilla, centró su exposición en promover estilos de liderazgo inclusivos que permitan gestionar la diversidad de manera efectiva para poder responder a las demandas que comporta un contexto cada vez más dinámico y globalizado: “La diversidad hay que entenderla desde un punto de vista amplio, incluyendo la diversidad generacional, cultural y de género, entre otras”.

Asimismo, apuntó a que la diversidad debidamente gestionada resulta altamente beneficiosa para las empresas por el impacto que produce en la innovación y la creatividad. “Las organizaciones que cuentan con directivos que adoptan un estilo inclusivo son más proactivas respondiendo a las demandas de un contexto cada vez más incierto y altamente volátil”, puntualizó López-Cabrera. Otros factores positivos que se relacionan con el liderazgo inclusivo son la reducción de los prejuicios, los estereotipos y el estigma que habitualmente se asocia a los colectivos minoritarios y a las personas con problemas de salud mental.

La jornada concluyó con la puesta en común de las conclusiones de los tres grupos focales que se celebraron de manera simultánea y en los que se trataron los retos de la violencia de género y el acoso laboral, el liderazgo inclusivo y la salud mental con perspectiva de género. Las conclusiones de estos grupos servirán para perfeccionar una auotoevaluación con el objetivo de que las organizaciones puedan efectuar diagnósticos para mejorar la calidad de vida y el bienestar de todas las personas que trabajan en ellas.

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies