En el marco de la COP27, Naciones Unidas ha publicado un nuevo informe con recomendaciones para que los compromisos climáticos de compañías, instituciones financieras o ciudades sean responsables y creíbles.
10 mandamientos de la ONU para evitar el greenwashing

La Cumbre del Clima COP27 que ya está llegando a su fin se planteó un claro objetivo: cerrar la brecha entre el compromiso y la acción para lograr cambios significativos que garanticen la salud del planeta. Según la ONU, desde la adopción del Acuerdo de París en 2015, hemos sido testigos de una avalancha de compromisos de reducción de emisiones por parte de las empresas y otros actores no estatales, respondiendo a distintos criterios y niveles de solvencia. Con el fin de acabar con estas diferencias, el Grupo de Expertos de Alto Nivel sobre los Compromisos de Emisiones Netas Cero de las Entidades No Estatales, ha desarrollado unos criterios mínimos para garantizar tanto la estandarización de estos compromisos de descarbonización como su veracidad, evitando así el greenwashing.

Así, el organismo internacional ha publicado un nuevo informe con recomendaciones para que los compromisos climáticos de compañías, instituciones financieras o ciudades sean responsables y creíbles. En resumen, estas medidas pretenden acabar con las promesas climáticas que no tengan un plan de reducciones de emisiones de CO2 detrás o indicadores que permitan la medición de sus resultados.

Expertos del Pacto Mundial de las Naciones Unidas España han resumido las 10 recomendaciones de la ONU para establecer estos compromisos.

  1. Un compromiso de cero neto debe ser un compromiso de toda la entidad, hecho en público por los dirigentes, con una metodología sólida y coherente con la limitación del calentamiento a 1,5°C, como Science Based Targets en el caso de las empresas.
  2. Un compromiso de cero emisiones debe contener objetivos cada cinco años, y establecer formas concretas para alcanzar el cero neto. El plan debe abarcar toda la cadena de valor de una ciudad, estado o empresa, incluidas las emisiones de uso final.
  3. Los créditos de compensación de emisiones solo deben usarse para equilibrar los gases de efecto invernadero restantesuna vez que la empresa está cumpliendo con unos objetivos de reducción a corto y medio plazo.
  4. Los actores no estatales deben compartir públicamente sus planes integrales de transición a cero netoque detallen lo que harán para cumplir todos los objetivos.
  5. Los actores no estatales no han de apoyar los combustibles fósiles: no hay espacio para nuevas inversiones en el suministro de combustibles fósiles y es necesario desmantelar y cancelar los activos existentes.
  6. Los actores no estatales deben presionar a los gobiernos para que se tomen medidas para la eliminación de combustibles fósiles y nunca al revés.
  7. Para 2025, las empresas, ciudades deben asegurarse de que sus operaciones y cadenas de suministro no contribuyan a la deforestacióny a la destrucción de los ecosistemas naturales restantes. Las instituciones financieras también deben tener una política de no invertir ni financiar empresas vinculadas a la deforestación para 2025.
  8. Los actores no estatales deben informar públicamente cada año, y de forma detallada, sobre sus progresos, incluidos los datos sobre los gases de efecto invernadero, de forma que puedan compararse con la línea base que hayan establecido.
  9. Es necesario un nuevo acuerdo para el desarrollo que incluya a las instituciones financieras y a las empresas multinacionalesque colaboran con los gobiernos, los bancos multilaterales de desarrollo y las instituciones financieras de desarrollo.
  10. Para que la red cero neto funcione y para crear unas condiciones equitativas, los reguladores deben desarrollar una normativa que empiece por los emisores corporativos de alto impacto,incluidas las empresas privadas y estatales y las instituciones financieras.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top