No estaremos aquí para verlo. Según el Informe sobre la Brecha Global de Género 2022 del Foro Económico Mundial (“Global Gender Gap Report 2022”), se necesitará más de un centenar de años para alcanzar la paridad de género, ya que solo se ha cerrado el 68% de la misma. Desde 2006, este índice mide el progreso del mundo hacia la paridad en cuatro dimensiones clave: Participación y oportunidades económicas, logros educativos, salud y supervivencia, y empoderamiento político. Los resultados obtenidos este año son poco alentadores: si bien se observa una ligera mejora con respecto al año pasado, vivir en un mundo más justo llevará tres décadas más que la situación en 2020, antes de que la pandemia impactara de lleno en los avances en materia de igualdad.
Al ritmo actual, cerrar la brecha de género llevará 132 años

Contribuir a cerrar la brecha de género es una cuestión de derechos fundamentales. Es una deuda pendiente de las democracias contemporáneas con, nada más y nada menos, que la mitad de la población, las mujeres. No es solo necesaria para la prosperidad de los Estados y el desarrollo sostenible, sino que, además, es una gran oportunidad de negocio. Diversos estudios demuestran que las mujeres tienden a ser mejores pagadoras, que los negocios que lideran generan mayores retornos financieros y que, como consumidoras, toman la mayor parte de las decisiones de consumo.

El Índice Global de la Brecha de Género elaborado por el Banco Mundial es el índice más antiguo sobre el tema, que hace un seguimiento de los avances hacia el cierre de estas brechas a lo largo del tiempo desde su creación en 2006. El mismo evalúa el estado actual y la evolución de la paridad de género en cuatro dimensiones clave (participación y oportunidades económicas, logros educativos, salud y supervivencia, y empoderamiento político).  Este año, el Índice analiza 146 países, lo que proporciona una buena base para un sólido análisis entre países. De ellos, un subconjunto de 102 países ha estado representado en cada edición del índice desde 2006, lo que proporciona una amplia muestra constante para el análisis de series temporales.

La investigación pone en evidencia que la crisis generada tras la pandemia, sumado a la actual situación socio económica de aumento de precios, conflictos bélicos y emergencia climática ha significado un gran parón para la igualdad de género.  Según Saadia Zahidi, directora gerente del foro, las mujeres se ven afectadas en gran porcentaje por la disminución de la oferta laboral producida, en gran parte, por la pandemia del Covid-19. Además, desde el organismo señalan una “infraestructura de cuidados” insuficiente para atender a personas como ancianos y niños.

El estudio revela que, este año, la brecha de género mundial se ha cerrado en un 68,1%. Al ritmo actual de progreso, se necesitarán 132 años para alcanzar la plena paridad. Esto representa una ligera mejora de cuatro años en comparación con la estimación de 2021 (136 años hasta la paridad). Sin embargo, no compensa la pérdida generacional que se produjo entre 2020 y 2021: según las tendencias hasta 2020, la brecha de género debía cerrarse en 100 años. En los 146 países incluidos en el índice de 2022, la brecha de género en materia de salud y supervivencia se ha cerrado en un 95,8%, los logros educativos en un 94,4%, la participación y las oportunidades económicas en un 60,3% y el empoderamiento político en un 22%.

En términos generales, ningún país ha alcanzado aún la plena paridad de género, sin embargo, los expertos del Banco Mundial señalan que las 10 primeras economías han cerrado al menos el 80% de sus brechas de género. Estos países son: Islandia (90,8%) a la cabeza de la clasificación mundial. Islandia sigue siendo la única economía que ha cerrado más del 90% de su brecha de género. Otros países escandinavos como Finlandia (86%, 2º), Noruega (84,5%, 3º) y Suecia (82,2%, 5º) figuran entre los 5 primeros, con otros países europeos como Irlanda (80,4%) y Alemania (80,1%) en los puestos 9º y 10º, respectivamente. Los países del África subsahariana, Ruanda (81,1%, 6º) y Namibia (80,7%, 8º), junto con un país latinoamericano, Nicaragua (81%, 7º), y un país de Asia oriental y el Pacífico, Nueva Zelanda (84,1%, 4º), también ocupan posiciones en el top 10. Nicaragua y Alemania son los nuevos participantes en el top 10 en 2022, mientras que Lituania (79,9%, 11º) y Suiza (79,5%, 13º) abandonan este año.

El análisis de los datos obtenidos demuestra que aún debemos esperar, y mucho, para vivir en un mundo más justo e igualitario. Concretamente, al ritmo actual de progreso, se necesitarán 155 años para cerrar la brecha de género de Empoderamiento Político, 151 años para la brecha de género de Participación y Oportunidades Económicas, y 22 años para la brecha de género de Logros Educativos. Asimismo, el tiempo para cerrar la brecha de género en Salud y Supervivencia sigue sin definirse, ya que su progreso hacia la paridad se ha estancado.

Si se comparan los resultados de este año con los del año pasado, examinando los 145 países incluidos en las ediciones de 2021 y 2022, se observa que la puntuación global de la paridad de género aumentó del 67,9% al 68,1%. El subíndice de Participación y Oportunidades Económicas también aumentó del 58,7% al 60,3%, al igual que el subíndice de Salud y Supervivencia, que pasó del 95,7% al 95,8%. El subíndice de Logro Educativo descendió del 95,2% al 94,4%, mientras que el de Empoderamiento Político se mantuvo igual, en un 22%.

La paridad de género por regiones

El índice de este año pone de manifiesto que América del Norte lidera todas las regiones, habiendo cerrado el 76,9% de su brecha de género. Le sigue de cerca Europa, que ha cerrado el 76,6% de su brecha. En tercer lugar, está América Latina y el Caribe, que ha cerrado el 72,6% de su brecha de género. Asia Central, junto con Asia Oriental y el Pacífico, se sitúan en la mitad, con un 69,1% y un 69%, respectivamente, de progreso hacia la paridad. En sexto lugar,  África subsahariana se sitúa en el 67,8%. Más abajo en la clasificación y a más de cuatro puntos porcentuales de distancia del África Subsahariana, se encuentra Oriente Medio y el Norte de África, que ha cerrado el 63,4% de su brecha de género. Por último, Asia Meridional es la que presenta los resultados más bajos, ya que ha cerrado el 62,4% de su brecha de género en 2022.

Europa tiene el segundo nivel más alto de paridad de género, que se sitúa actualmente en el 76,6%. Sobre la base del conjunto constante de 102 países cubiertos desde 2006, la región tiene una espera de 60 años para cerrar la brecha. Islandia, Finlandia y Noruega ocupan los primeros puestos en el mundo y en la región.

Por su parte, América Latina y el Caribe ocupa el tercer lugar de todas las regiones. La región ha superado el 72,6% de su brecha de género. Al ritmo actual, América Latina y el Caribe cerrará la brecha en 67 años. Sin embargo, dentro de la región, sólo seis de los 22 países indexados en esta edición mejoraron su puntuación de la brecha de género en al menos un punto porcentual desde el año pasado. Entre las ocho regiones incluidas en el informe, Asia Meridional es la que ocupa el lugar más bajo, con sólo un 62,3% de la brecha de género cerrada en 2022. Esta falta de progreso desde la última edición amplía la espera para cerrar la brecha de género a 197 años, debido a un amplio estancamiento en las puntuaciones de paridad de género en la mayoría de los países de la región. Bangladesh y Nepal lideran el desempeño regional con más del 69% de sus brechas de género cerradas.

Los datos están a la vista, ahora queda dar el paso más importante: pasar a la acción. Los responsables políticos no pueden seguir esperando para incorporar la paridad de género como objetivo central de sus políticas y prácticas para construir una recuperación justa, sostenible e igualitaria. El futuro de nuestras economías, sociedades y comunidades depende de ello.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top