Publicado el
La entidad financiera ha recibido el certificado 'Hacia Residuo Cero' de AENOR para su sede corporativa en Madrid (Ciudad BBVA) y para su edificio de 'back-office' en Málaga. La certificación reconoce el trabajo de la entidad en la valorización de residuos y correcta diferenciación para el reciclaje desde los puntos de generación de los mismos contribuyendo al impulso de la economía circular.
BBVA es reconocida por impulsar la economía circular

Una vez más, BBVA ha recibido un reconocimiento por su firme compromiso con la sostenibilidad y el medioambiente.  'Hacia Residuo Cero' prioriza la reutilización y el reciclaje, aprovechando los residuos como materia prima para nuevos procesos y evitando que su destino final sea el vertedero. La entidad financiera ha recibido esta certificación que ratifica la importancia que le da al cuidado del planeta.

AENOR es la entidad líder en certificación en España. Más de 87.000 centros de trabajo en el mundo tienen alguno de los certificados de AENOR en campos como la Gestión de la Calidad, Sostenibilidad, Verificación de Información no financiera, Bienestar Animal, Seguridad y Salud en el Trabajo, Digitalización o Compliance.  Para la concesión de esta certificación, el equipo auditor de AENOR ha valorado, entre otras cuestiones, que BBVA dispone de amplios medios para facilitar la segregación en origen de los residuos, trazabilidad de los mismos, así como la gestión que realiza para reutilizar productos (alimenticios o equipos informáticos) a través de donaciones. Uno de los principales problemas que contribuyen a la aceleración del cambio climático es la generación de residuos por las prácticas de consumo lineal. BBVA contribuye en la transición hacia el consumo circular mediante estándares de construcción sostenible o con la implantación de sistemas de gestión ambiental certificados con la ISO 14001.

En este contexto y con el objetivo de reducir al mínimo los residuos que se derivan a vertederos, el banco implanta en sus instalaciones zonas diferenciadas y señalizadas que permiten realizar una correcta segregación desde el origen para un posterior correcto reciclado de los residuos. El abandono o la gestión inadecuada de los residuos produce impactos notables en los medios receptores y puede provocar contaminación en el agua, en el suelo, en el aire, contribuir al cambio climático y afectar a los ecosistemas y a la salud humana. En cambio, cuando los residuos se gestionan de forma adecuada, se pueden convertir en recursos que contribuyan al ahorro de materias primas y energía, garantizando la sostenibilidad económica, con un efecto positivo sobre la conservación de los recursos naturales y los ecosistemas.

BBVA ha establecido objetivos ambiciosos en su estrategia climática recogidos en el Plan Global de Ecoeficiencia — que establece objetivos interanuales, enfocados a la reducción de impactos directos y a la consecución de su estrategia de sostenibilidad fijada en su  Compromiso 2025. Uno de estos objetivos es reducir un 4% los residuos netos por empleado en el periodo hasta el año 2025.

La banca cuenta ya con 16 edificios reconocidos por el prestigioso sello de construcción sostenible del USGBC que ratifica su compromiso con el medioambiente por ser construcciones sostenibles, eficientes y respetuosas con el entorno. En 2021 en Argentina se ha conseguido el Sello Verde del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que acredita que la sede de BBVA en esta ciudad gestiona sus residuos de forma responsable. Otro ejemplo es Perú, dónde el comedor de la sede en Lima ha obtenido la certificación Edge, del IFC (International Finance Corporation  - World Bank Group).

“Esta certificación reconoce nuestra apuesta y compromiso con la sostenibilidad desde todos los ámbitos de impacto, incluida la gestión de nuestras sedes y oficinas en todo el mundo”, afirma Desirée Granda, responsable global de Inmuebles y Servicios en BBVA. La sostenibilidad es uno de los pilares transformadores para la entidad, que se aplica en las mejoras en los propios centros de trabajo, “desde un uso más eficiente de los recursos o una reducción de los consumos hasta la reincorporación de los recursos aprovechables de los residuos, es decir, una integración completa de la economía circular en toda nuestra cadena de valor”, añade. Por su parte, Javier Mejía, director de marketing y desarrollo de negocio de AENOR, ha manifestado que “los ciudadanos demandan a las organizaciones un alineamiento con los valores que verdaderamente les preocupan, y la sostenibilidad ambiental es, sin duda, uno de ellos. El certificado AENOR 'Hacia Residuo Cero' contribuye a generar confianza, entre todos los ‘stakeholders’ de la entidad bancaria, de que efectivamente BBVA sigue avanzando en su compromiso con la economía circular”.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies