El crecimiento económico, en la mayoría de los casos, no va de la mano del desarrollo sostenible. La economía mundial se multiplicó casi por cinco en los últimos cincuenta años, y hay evidencia de que ese crecimiento tuvo un costo enorme para el medio ambiente. Las naciones tienen que empezar a sopesar cuál es el verdadero beneficio después de sumar y restar esos factores para lograr un futuro sostenible para las sociedades. Con ese objetivo, la ONU ofrece ahora un instrumento que permite hacer ese cálculo llamado “Sistema de Contabilidad Ambiental y Económica Integrada”
La ONU lanzará una herramienta de medición que integra medioambiente y economía

El crecimiento económico pareciera estar siempre vinculado a un aspecto positivo. Sin embargo, muchas veces está lejos de esto. ¿Crecimiento para quién? O más bien deberíamos preguntarnos, ¿crecimiento a costa de qué? El expolio de los recursos naturales que realiza el sistema capitalista como si estos fueran finitos es completamente insostenible. La naturaleza se degrada día a día a causa del accionar del hombre y su ambición por el tan anhelado crecimiento.

Con el afán de poder integrar la economía y el medioambiente en las mediciones de los Estados es que Naciones Unidas ha desarrollado una herramienta denominada “Sistema de Contabilidad Ambiental y Económica Integrada”. Esta va más allá de la típica medición del producto interior bruto (PIB), y, según el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, permite incluir en los informes económicos el “capital natural” como los bosques, los océanos y otros tipos de ecosistemas. Además, este modelo contable también sirve para lograr una mejor respuesta a las emergencias medioambientales, como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

Elliott Harris, subsecretario general de Desarrollo Económico y Economista Jefe de la ONU, explica que hemos tratado a la naturaleza como si fuera gratis y sin límites. Por tanto, la hemos degradado y usado sin ser plenamente conscientes de lo que hacíamos y de lo mucho perdíamos en el camino. Situación que debemos revertir de manera urgente. En este sentido, Harris afirma que esta nueva herramienta: “nos permitirá observar cómo las actividades económicas pueden afectar a nuestros ecosistemas, cómo nos afecta la presencia de la naturaleza y cómo podríamos cambiar nuestras actividades para alcanzar la prosperidad y sin dañar o destruir la naturaleza en el proceso”.

En esta misma línea el Secretario General de la ONU llamó a incluir el "valor real" de la naturaleza en las políticas y decisiones económicas. Para este nuevo marco estadístico que mide la prosperidad económica y el bienestar humano incluyendo las aportaciones de la naturaleza será esencial. La oportunidad de alcanzar un futuro sostenible pasa porque las naciones empiecen a sopesar el coste de los beneficios económicos en relación con los daños causados al medioambiente, advirtió António Guterres.

Históricamente los recursos naturales no aparecen en los cálculos de riqueza de los países y eso no hace otra cosa que favorecer su destrucción. Debido a esta delicada situación resulta urgente transformar nuestra forma de ver y valorar la naturaleza incluyendo su auténtico precio en todas las políticas públicas, planes y sistemas económicos. La nueva herramienta de Naciones Unidas, permitirá tener mayor información para así poder actuar de otro modo en relación a los recursos naturales y así la inversión podrá destinarse a actuaciones que sirvan para proteger y restablecer la naturaleza.

"Las ganancias serán innumerables", destacó el pasado martes 2 de marzo el titular de la ONU en la Comisión de Estadística de la ONU, donde, entre otros temas, se deliberó sobre el nuevo marco estadístico para medir la prosperidad económica y el bienestar humano, que incluya las aportaciones de la naturaleza.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top