Hoy, 26 de enero, se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental. Este día se originó con la Declaración de Estocolmo, en 1972 (en la Conferencia sobre el Medioambiente Humano, organizada por las Naciones Unidas). En la misma, se estableció la Educación Ambiental como una prioridad. Como resultado, tres años después se firmó un acuerdo entre países denominado "la Carta de Belgrado" a donde se establecieron metas y principios de para la educación medioambiental. En un contexto actual atravesado por la crisis climática que sólo está empeorando, más que nunca resulta central conmemorar este día.
La educación es la gran generadora de consciencia medioambiental

Dicen que la educación es un arma cargada de futuro. Y no se equivocan. Si algo tenemos a nuestro alcance para transformar el mundo en que vivimos, es la posibilidad de transmitirle a las próximas generaciones valores como la justicia social, el respeto por los derechos humanos y también por el planeta tierra. Quizás nuestra generación ya no vea los cambios pero las próximas si, y depende de nosotros mostrarles el camino.

Hoy, como todos los años se celebra el 26 de enero el Día Mundial de la Educación Ambiental, una efeméride que busca sensibilizar a las personas sobre la delgada línea que existe entre el desarrollo humano y la conservación del planeta. Asimismo, la fecha nos invita a reflexionar sobre la importancia de educar a las y los niños en materia medioambiental.

Durante muchos años se pensó que vivíamos en un mundo con recursos finitos. Sin embargo, a la vista está que no es así. Los recursos se van a acabar y ya lo están haciendo. Aunque muchos piensen que el dinero es lo más importante para el desarrollo de un país, lo cierto es que si el agua se acaba no habrá euros que puedan comprar lo que ya no existe. El agua vale más que el oro y sin embargo actuamos como si nunca nos fuera a faltar. Somos seres interdependientes tanto de otras personas como del medioambiente. Existe un delicado equilibrio entre el entorno y el hombre, por lo que si este no toma conciencia de sus actos puede acarrear graves consecuencias para todos los habitantes del planeta.

En este contexto, la educación ambiental viene a crear conciencia en todas las personas sobre la importancia de cuidar el planeta tierra, de proteger la flora y la fauna y reducir la contaminación que ya está mostrando sus consecuencias en la salud humana.  

Los principales objetivos que se persiguen con la conmemoración del Día Mundial de la Educación Ambiental son:

  • Hacer que las personas tomen conciencia y se sensibilicen con respecto a los problemas medioambientales de su entorno, para que puedan buscar, proteger y brindar soluciones a los mismos.
  • Educar a la sociedad para que entiendan que es el medio ambiente, su importancia y el delicado equilibrio que existe entre hombre y naturaleza.
  • Sembrar valores medioambientales desde la temprana edad.
  • Ayudar a los grupos sociales a desarrollar las habilidades necesarias para buscar soluciones a los problemas ecológicos de su entorno inmediato.
  • Llevar las estadísticas de la realidad en materia medioambiental y enseñarle a las personas a evaluar la evolución del proceso, bien sea para evidenciar la mejoría o detectar una problemática que se les está yendo de las manos.
  • Incentivar la participación de la sociedad en la búsqueda de soluciones a los problemas del medio ambiente y a que ellos tienen el deber de exigirle a los gobiernos que tomen medidas.

Además, la educación ambiental es transversal y subsidiaria a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), propuestos por Naciones Unidas. En particular, responde de manera directa a la meta 7 del Objetivo 4: "De aquí a 2030, asegurar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y los estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad de género, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y la contribución de la cultura al desarrollo sostenible."

Enseñar el amor al planeta es, sin dudas, la mejor garantía de un futuro más justo y sostenible.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top