El propósito de Unilever de hacer que un estilo de vida sostenible sea algo común, está estrechamente alineado con la misión de la ONU, y es por esto que su vínculo es tan estrecho desde hace años. Con motivo del 75 aniversario de la ONU, la Directora de Sostenibilidad de Unilever, Rebecca Marmot, ha reflexionado sobre la colaboración de la empresa con la entidad internacional y lo que han logrado juntos a lo largo de estos años, especialmente en este contexto de crisis mundial a donde la cooperación entre diferentes sectores se vuelve indispensable.
Unilever reafirma su compromiso de colaboración con la ONU y el desarrollo sostenible

La pandemia generada por el coronavirus, la peor crisis sanitaria mundial de la historia, es un claro recordatorio de la necesidad de una cooperación más estrecha entre fronteras, sectores y generaciones. Es por esto, que en este contexto más que nunca se vuelve indispensable la colaboración conjunta entre diversos sectores, tal como ha hecho desde hace muchos años Unilever con la Organizaciones de las Naciones Unidas.

Además de las misiones de emergencia, el trabajo con los refugiados y el mantenimiento de la paz, la ONU está involucrada en todo, desde la protección medioambiental y el desarrollo sostenible, hasta los derechos humanos y la igualdad de género. La Directora de Sostenibilidad de Unilever afirma que, con el crecimiento de la ONU, se comprendió que las soluciones no vendrían únicamente de la diplomacia multilateral. En este sentido, Rebecca Marmot explica que el auge de la globalización significó la necesidad de un compromiso multisectorial e intersectorial, entre la sociedad pública, privada y civil.

En 2006, el Pacto Mundial de la ONU creó un espacio que podría reunir a los estados miembros con representantes de empresas, sindicatos u otros grupos. Para Unilever, este fue el inicio de una asociación estrecha y duradera que hoy se refuerza.El propósito de Unilever de hacer que un estilo de vida sostenible sea algo común, está estrechamente alineado con la misión de la ONU. Muchos de los temas en los que trabaja la ONU son pertinentes para aquellos le preocupan a la empresa. Es por esto, que Unilever proporciona regularmente perspectiva del sector privado en áreas de interés común como el cambio de hábitos de higiene y el empoderamiento de las mujeres.

En 2013, Unilever ha ayudado a desarrollar una guía sobre colaboraciones comerciales con la ONU. Esto consolidó a la empresa como una voz respetada del mundo empresarial y la llevó a involucrarse en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y, fundamentalmente, en la evolución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS.

Los ODM proporcionaron algunos objetivos de desarrollo comunes y, aunque se logró cierto progreso, fue desigual. Es más, el sector privado no participó adecuadamente. La ONU decidió realizar una serie de consultas sobre qué hacer en 2015 cuando los ODM lleguen a su fin. En ese momento el CEO de Unilever , Paul Polman, fue invitado a unirse al High-Level Panel del Secretario General, Ban Ki-moon, sobre la Agenda de Desarrollo Post-2015. Como parte de esto, Unilever ayudó a dar forma a una propuesta para lo que se convertiría en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Los ODS de la ONU son el plan global para crear un mundo mejor. Abordan la pobreza, el hambre y el cambio climático, junto con otras cuestiones fundamentales para el progreso humano y el desarrollo sostenible como, por ejemplo, la igualdad de género, el agua potable y el consumo y la producción responsable. La escala y el alcance de empresas como Unilever significa que se puede contribuir y beneficiarse de esta oportunidad única en la vida de mejorar la sociedad y el medio ambiente y el crecimiento de las economías que conlleva el cumplimiento de los ODS.

Si las empresas no logran respaldar los ODS, los costes y la incertidumbre de hacer negocios aumentaran. Por otro lado, si una masa crítica se une al movimiento, creará una fuerza imparable para siempre. Para abordar los problemas globales relevantes para Unilever e impulsar el cambio, la empresa utiliza un modelo basado en tres pilares: promoción, asociaciones y escala.

De este modo, se apuesta por cambios más amplios en los sistemas para mejorar el entorno operativo. Lo hacemos trabajando con socios para influir en las decisiones sobre temas que son importantes para los objetivos comerciales a corto y largo plazo, por ejemplo, sistemas alimentarios, plásticos y climáticos.

Unilever impulsa la acción a través de asociaciones con varias agencias de la ONU. Por ejemplo, trabajan con ONU Mujeres para avanzar en sus esfuerzos por la igualdad de género (ODS 5) y también con UNICEF en áreas como el agua potable y el saneamiento (ODS 6). Posteriormente la empresa ha escalado estas actividades de promoción y asociación para maximizar su impacto. Esto puede hacerse a través del trabajo con gobiernos, como en India, en sus programas de agua, saneamiento e higiene.

Una alianza de cooperación conjunta con años de trayectoria que no hace más que reforzarse y trabajar en conjunto en pos de un mundo más justo y sostenible.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top