La empresa líder en alimentación y bebidas ha presentado su Informe de Gestión y Negocio Responsable del año 2019, a donde muestra que ha crecido, pero no a cualquier coste. La compañía engloba todas sus iniciativas en #PascualAporta, su marco de gestión responsable, en torno a los tres territorios desde los que aporta valor a la sociedad: Bienestar, Desarrollo social y Medioambiente.
El objetivo de Pascual es lograr un crecimiento sostenible, rentable y a la vez responsable socialmente

El informe de gestión de la empresa muestra resultados muy favorables y de gran crecimiento. Pero el crecimiento no ha sido en cualquier sentido, sino por el contrario, ha estado guiado por la gestión responsable en todas sus iniciativas. Este marco de gestión se estructura en torno a tres grandes áreas que son el Bienestar para las personas, el Desarrollo social y el cuidado del Medioambiente. La hoja de ruta que guía todo el modelo de empresa, y a todas las personas que lo integran, responde a una gestión ética, responsable y excelente. En Pascual, toda la actividad está enfocada hacia la creación de valor a través de la calidad. Persiguiendo el objetivo de desarrollar su trabajo siguiendo un modelo de gestión responsable.

En relación al primer eje, Pascual Aporta Bienestar a las personas a través de sus productos y hábitos saludables. Es por esto que la empresa ha adquirido un compromiso nutricional con todos sus grupos de interés. Así, por ejemplo, forma parte del Plan de Colaboración para la Mejora de la Composición de los Alimentos y Bebidas y Otras Medidas (2017–2020) y se ha propuesto como meta para este año reducir un 24% los azúcares añadidos en sus batidos; un 14% en los yogures y en las bebidas vegetales un 8%.

Sobre este eje, el reporte muestra que, como reconocimiento a la labor desempeñada en pos del bienestar y la calidad de vida, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de nuestro país galardonó en 2019 a Pascual con el Premio Alimentos de España a la Mejor Industria Alimentaria por su proyecto integrador con un gran compromiso en la creación de valor a lo largo de toda la cadena.

Vinculado al segundo eje de su marco de gestión responsable, Pascual Aporta Desarrollo sostenible y lo hace a partir de la creación de empleo de calidad que trae por consiguiente desarrollo social. A lo largo de sus cincuenta años de historia la gestión de las personas ha constituido un pilar fundamental de la compañía. Su fundador decía que “una empresa vale lo que valen sus personas” y así lo demuestran los datos.

Desde una perspectiva de sostenibilidad de la cadena de suministro, Pascual apuesta por la compra de proximidad, la compra local en España. A través de su enseña Vivesoy, fomenta el cultivo local impulsando el trabajo de 136 familias de agricultores, generando empleo en las zonas rurales, asesorando en el cuidado y el manejo de los cultivos y fomentando la economía local. Cabe recordar igualmente que el 100% de la Leche Pascual proviene de ganaderos españoles certificados en Bienestar Animal.

Además, actualmente, Pascual cuenta con una plantilla de 2.382 empleados, siendo un 92% de los contratos indefinidos. Además, la compañía basa su Política de Personas en la no discriminación y la igualdad de oportunidades, lo que se demuestra con la existencia de un porcentaje del 2,56% de empleados con algún tipo de discapacidad. Otros hechos que avalan este compromiso con las personas son la obtención de la Equal Pay Certification, así como la pertenencia a la red de empresas con el distintivo “Igualdad en la empresa”, otorgado por el Ministerio de Igualdad.

Uno de los aspectos que destaca el informe es que en 2019 Pascual ha sido nuevamente reconocida como una de las mejores empresas para trabajar en España según el ranking Great Place to Work, que ha situado a la compañía entre las 10 mejores en el “top ten Best Workplaces” y primera del sector de alimentación y bebidas. Por otro lado, Merco Talento ubica a Pascual en el puesto 29 del ranking de las mejores empresas españolas en el ámbito laboral. Estos reconocimientos avalan sus buenas prácticas en recursos humanos y se suman a la certificación como Empresa Familiarmente Responsable con nivel A de excelencia, que garantiza la conciliación laboral y familiar.

En cuanto al desarrollo social, Pascual colabora con organizaciones significativas del tercer sector como Banco de Alimentos, Cáritas, Cruz Roja, Grupo Social ONCE y Fundación A La Par. Así, la compañía aportó en 2019 productos a 55 Bancos de Alimentos, que llegan a 1,2 millones de personas, de las cuales casi 250.000 son niños. En este sentido, la campaña de Navidad tuvo un tinte 100% social. Los empleados de Pascual eligieron a Cruz Roja Española para #DonarLoMejor, con la que se repartieron 10.000 litros de leche para las meriendas de más de 1.000 niños en riesgo de exclusión social.

Finalmente, Pascual se enfoca en realizar operaciones sostenibles basadas en la economía circular. Otro de los grandes compromisos de Pascual es fomentar la economía circular en toda la cadena de valor y minimizar el impacto medioambiental de sus operaciones De esta forma, la compañía ha reducido su huella de carbono un 7,7% en 2019, según el Registro de la Oficina Española de Cambio Climático del Ministerio para la Transición Ecológica, lo que garantiza la obtención del Sello `Cálculo y Reduzco´.

Además, la empresa apuesta por el uso sostenible y racional de los recursos como demuestra la bajada de sus emisiones hasta un 19,18% desde 2015 y el hecho de que actualmente el 97% de sus residuos sean valorizados. Además, desde 2015 ha reducido un 38% el consumo de energía y el 98% de la misma proveniente de fuentes renovables.

En este sentido, cabe destacar también la Estrategia de Envases Sostenibles como garantía de la defensa íntegra de la circularidad de la economía. Pascual envasa leche en ‘Tetra Brik Aseptic Bio-Based’, el envase para leche UHT más sostenible del mercado con un 89% de materiales procedentes de fuentes renovables. Además, recientemente ha presentado el ‘Compromiso Bezoya’, con el que trata de no utilizar más plásticos virgen sino reutilizar los que ya existen. Así, las botellas pequeñas de su marca de agua están fabricadas con plástico 100% reciclado y su compromiso es que en 2022 todas las botellas de Bezoya se produzcan íntegramente con este material reciclado. Por otra parte, el 100% de los envases en brik y etiquetas de papel de las marcas de la compañía cuentan con el sello FSC de sostenibilidad.

Los resultados avalan el desarrollo sostenible y eficiente de Pascual, que sigue en la senda del crecimiento por cuarto año consecutivo, pero no cualquier creciemiento, sino uno responsable. Joseba Arano, Director de Personas, Calidad y Gestión Ética, Responsable y Excelente expresó al respecto, “Queremos crecer, pero no a cualquier coste. Buscamos un crecimiento sostenible y rentable y a la vez responsable socialmente. Y que, en caso de conflicto, nos decantemos por la visión a medio-largo plazo”.

Síguenos

Top