La necesidad de abordar la emergencia medioambiental se hace cada vez más urgente. La moda contribuye en gran medida al cambio climático y pese a algunos casos de emprendimientos de moda sostenible, en su gran mayoría, la industria textil continúa contaminando el planeta.
La industria de la moda tiene una deuda pendiente con el medioambiente

A pesar de los esfuerzos por reducir las emisiones, la industria de la moda se encuentra lejos de alcanzar los estandares aceptables. Para alcanzarlos, esta industria tendría que reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero a 1.100 millones de toneladas métricas de CO2  para 2030. Sin embargo, el informe publicado por expertos de la consultora McKinesey, afirma que, teniendo en cuenta el probable impacto de la COVID-19, la industria textil se alejaría aún más de su objetivo, con emisiones de 2.100 millones de toneladas métricas de CO2 para 2030, a menos que adopte medidas adicionales de reducción de emisiones.

Para comprender mejor las emisiones de carbono de la moda e identificar los esfuerzos adicionales de reducción que podría realizar la industria, el informe examina toda la cadena de valor, desde las granjas y fábricas hasta las marcas y los minoristas, pasando por los responsables políticos, los inversores y los consumidores. Las conclusiones muestran que todos los participantes de todas las partes de la cadena de valor tienen un papel que desempeñar para impulsar la descarbonización y lograr un cambio real y duradero en la industria de la moda.

Uno de los desafíos que enfrenta la moda para reducir su huella de gases de efecto invernadero es la probabilidad de que los cambios en las pautas de población y consumo impulsen el crecimiento continuo de la industria. El aumento previsto de los volúmenes podría empujar las emisiones de carbono a unos 2.700 millones de toneladas métricas al año para 2030 si no se toman medidas de reducción. Sin embargo, si la industria sigue adoptando iniciativas de descarbonización al ritmo actual, limitará las emisiones a unos 2.100 millones de toneladas métricas al año para 2030, más o menos lo mismo que en la actualidad. Sin embargo, incluso con estos esfuerzos, las emisiones alcanzarían casi el doble del nivel máximo que permitiría a la industria de la moda seguir el camino de 1,5 grados.

Para alcanzar la senda de 1,5 grados, la industria tendría que intensificar sus acciones de reducción y ampliar los esfuerzos de descarbonización existentes para reducir las emisiones anuales a unos 1.100 millones de toneladas métricas para 2030, aproximadamente la mitad de la cifra actual. Alrededor del 60% de la reducción adicional de las emisiones en este escenario de reducción acelerada podría lograrse en las operaciones previas, mediante iniciativas como las mejoras en la eficiencia energética y la transición a la energía renovable, con el apoyo de las marcas y los minoristas. Otro 18 por ciento de las emisiones podría ahorrarse mediante mejoras operativas de las marcas de moda, y otro 21 por ciento mediante cambios en el comportamiento de los consumidores. Juntos, estos esfuerzos podrían remodelar el panorama de la moda.

La buena noticia es que muchas de las acciones necesarias para la reducción acelerada pueden ser realizadas a un costo modesto. Casi el 90 por ciento de las medidas que identifica el informe costarían menos de 50 dólares por tonelada métrica de emisiones de gases de efecto invernadero reducida. Es más, alrededor del 55 por ciento de las medidas llevarían a un ahorro neto de costos para la industria. Las acciones restantes requerirían incentivos para dar forma a la demanda de los consumidores o regulaciones para lograr la reducción. Se necesitaría capital inicial para financiar el 60 por ciento de las medidas de reducción.

Dado su potencial para actuar como los principales impulsores de la reducción acelerada, las marcas y los minoristas se enfrentan a un llamamiento para colaborar con otros en la cadena de valor para invertir en beneficios sociales y ambientales a largo plazo. No sólo pueden efectuar cambios en sus propias operaciones, sino que también pueden apoyar los esfuerzos de descarbonización en otras partes de la industria y ayudar a los consumidores a tomar decisiones de compra más sostenibles.

Prioridades para los participantes de la industria

El análisis publicado identificó la necesidad de una acción concertada en tres áreas clave:

1. Reducción de las emisiones de las operaciones de las empresas en la cadena de suministro

Los fabricantes y los productores de fibras podrían proporcionar el 61 por ciento de la reducción acelerada que identificamos al descarbonizar la producción y el procesamiento de materiales, minimizar los residuos de producción y fabricación, y descarbonizar la fabricación de prendas de vestir. Las mejoras en la eficiencia energética y la transición de los combustibles fósiles a las fuentes de energía renovable podrían aportar unos 1.000 millones de toneladas métricas de reducción de emisiones en 2030 en toda la cadena de valor de la moda.

2. Reducción de las emisiones de las propias operaciones de las marcas

Las principales contribuciones que las marcas podrían hacer a la reducción de las emisiones son mejorar su combinación de materiales (por ejemplo, mediante un mayor uso de fibra reciclada), aumentar su uso de transporte sostenible, mejorar sus embalajes (con materiales reciclados y más ligeros), descarbonizar sus operaciones de venta al por menor, minimizar las devoluciones y reducir la sobreproducción (actualmente sólo el 60 por ciento de las prendas se venden sin rebajas). Si las marcas siguieran las medidas que hemos identificado, podrían alcanzar 308 millones de toneladas métricas de reducción de CO2 equivalente en 2030.

3. Fomentar un comportamiento de consumo sostenible

La adopción de un enfoque más consciente del consumo de moda, los cambios en el comportamiento del consumidor durante el uso y la reutilización, y la introducción por parte de las marcas de modelos de negocio radicalmente nuevos podrían contribuir a la reducción de 347 millones de toneladas métricas de emisiones en 2030. Las principales palancas de este esfuerzo son un aumento de los modelos comerciales circulares que promueven el alquiler, la reventa, la reparación y el reacondicionamiento de prendas de vestir; una reducción del lavado y el secado; y un aumento del reciclado y la recogida para reducir los residuos de los vertederos y hacer avanzar a la industria hacia un modelo operativo basado en el reciclado en circuito cerrado.

Los responsables políticos y los inversores también tienen un papel importante que desempeñar en estos esfuerzos. Los gobiernos y los organismos reguladores deben promover prácticas sostenibles y un consumo consciente, y ofrecer incentivos para apoyar las medidas de descarbonización con un alto potencial de reducción. Los inversionistas pueden hacer su contribución fomentando las iniciativas de descarbonización, la transparencia de las emisiones y la innovación centrada en la sostenibilidad entre las empresas de sus carteras.

La aceleración de la reducción de las emisiones mediante las medidas identificadas en el análisis publicado en el informe exige compromisos contundentes de las partes interesadas en toda la cadena de valor. Estos compromisos deben estar respaldados por acciones igualmente sólidas, una mayor transparencia, una mayor colaboración y una inversión conjunta.

Después de 2030, el desafío será aún mayor. Para mantenerse en la senda de 1,5 grados, la moda tendrá que ir más allá de la reducción acelerada prevista en la investigación y desplegar todo su ingenio y creatividad para disociar la creación de valor del crecimiento del volumen, es por eso, que el momento de actuar es ahora. La responsabilidad es compartida y los esfuerzos deben duplicarse, el planeta ya no puede esperar.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top