Este año, el Seminario Permanente de la cátedra de Ética Económica y Empresarial de la Universidad Pontificia Comillas (ICAI-ICADE) está dedicado a reflexionar sobre la transposición de la Directiva Europea sobre información no financiera. En este contexto, se ha organizado un debate en el que han participado el Instituto de Auditores Internos, Mutua Madrileña y Diario Responsable.
La información financiera ya no es suficiente

"Llevamos trabajando bastantes años en Responsabilidad Social Corporativa en nuestro Seminario. Hoy le decía a un alto directivo de una empresa española: antes la RSC era una puerta abierta pero se cerraba, hoy alguien ha venido, ha quitado la puerta y ha hecho corriente, y eso ya no lo quita nadie". Así empezó Juan Benavides, Catedrático de la Universidad Complutense y director del Seminario Permanente de la Catedra de Etica Economica y Empresarial de ICADE, la presentación del debate en torno a los efectos empresariales de la información no financiera. De las intervenciones de todos los participantes quedó una cosa clara: la palabra clave de lo que va a significar la transposición de la Directiva 2014/95/UE del Parlamento Europeo sobre la divulgación de información no financiera e información sobre diversidad es transparencia. 

Hablando de esta directiva europea, "ya hemos podido comprobar que mucho de lo que antes era voluntariedad ahora se ha convertido en las grandes compañías en un corpus jurídico, obligatorio, con lo cual casi toda la RSC empieza a ser obligatoria. Y sin embargo, se sigue perdiendo confianza social. Uno ve los barómetros internacionales y es desesperante porque seguimos cayendo en confianza social porque han aparecido nuevos conflictos" dijo Benavides. Y recordó que hay una serie de puntos, como la diversidad, los accionistas minoritarios, la responsabilidad de las decisiones, problemas de comunicación, pérdida de credibilidad y autoridad, idoneidad del consejo y remuneraciones, duración del mandato... "que parece que la propia Directiva puede llegar a imponer". También indicó que desde esta cátedra se han enviado una serie de recomendaciones al Congreso de los Diputados para ver si la ley puede incorporarlas. 

A este respecto, el moderador del debate y también miembro de la Cátedra, Juan José Almagro, puntualizó que "uno de los grupos politicos del Congreso ha asumido íntegramente las enmiendas que hemos enviado. Ahora la ley está en trámite y se están discutiendo más de cien enmiendas".

Javier Faleato, director general del Instituto de Auditores Internos (IAI) afirmó que, junto con el nuevo Reglamento de Protección de datos, "posiblemente éste sea el tema más popular de este año aunque no es algo nuevo, puesto que "venimos hablando de información no financiera desde hace muchos años. De hecho, más del 90% de las 250 mayores compañías del mundo ya realizan informes de sostenibilidad, según la Global Reporting Initiative (GRI)" y subrayó que en España, casi el 90% de las 100 mayores compañías los están haciendo. "Esto, dijo, llama la atención y hace que me pregunte por qué hacemos informes de algo de lo que no hay obligación". "Para nosotros la respuesta es fácil: la información financiera ya no es suficiente. Y creo que hay tres razones, que además están interconectadas entre sí: los inversores y los mercados, los consejos de administración y la que es quizá más importante, el consumidor". Respecto a inversores y mercados, Faleato citó un estudio de EY según el cual para el 68% de ellos, la información no financiera es relevante a la hora de decidir tomar posiciones en una compañía. "Pero también en el mundo de las startups, donde el capital riesgo también tiene en cuenta la política de RSC", apuntó.

En cuanto al consejo de administración, si la Ley de Sociedades de Capital dice que la política de RSC es una función indelegable del consejo, y el informe de Buen Gobierno hace referencia a lo mismo, hace que las cosas se muevan más rápido. Y, por último, respecto a los consumidores, "es la parte para mí más importante, y creo que están teniéndolo en cuenta a la hora de decidirse por un producto u otro", señaló Faleato. También resaltó un problema y es que los indicadores de información no financiera no tienen el recorrido de la financiera "y es importante que para que sea relevante sea clara, concisa y comparable. Es verdad que tenemos modelos internacionalmente aceptados, pero también que se plantean muchos retos, por ejemplo, que esta información está dispersa en la organización y es complejo reunirla y plasmarla en un informe que entiendan los mercados".

El director general del IAI resaltó el papel que tienen que jugar los auditores internos "porque esto es una responsabilidad del consejo de administración y el auditor interno es su mano derecha en labores que implican aseguramiento y asesoramiento y podemos aportar valor a la hora de calcular la materialización de la información no financiera, sobre todo porque tiene componentes subjetivos difíciles de medir". Por último, dijo que "dada la relevancia que le damos, hemos elaborado la guía Auditoría Interna y la Información no Financiera, donde hacemos un repaso de lo que significa".

Concepción Navarro, responsable de RSC de Mutua Madrileña, resumió así lo más importante de esta Directiva: "Para mí, la palabra clave es transparencia. La va a potenciar y obligar a hacer los deberes a quien no los tiene hechos". Y aclaró que "nosotros llevamos haciéndolo desde hace años". A su juicio, la transposición ha supuesto una adaptación bastante acomodaticia respecto al entorno de reporte que hay en España, "nos pareció bastante razonable el marco de entidades a las que obliga pero, sobre todo, el impacto está en varios elementos y más a nivel cualitativo que cuantitativo", afirmó. Y aludió a un documento de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), según el cual dos de cada tres entidades ya publicaron información extra financiera acerca del ejercicio 2016.

Otro punto clave al que aludió fue que, en su opinión, "lo que también hace es elevar los aspectos ambientales, sociales y de buen gobierno al mismo nivel que la información financiera. No es imprescindible consolidar toda la información en el informe de gestión pero sí hay que hacerlo en el mismo periodo de tiempo. Y nos hace ver que tan importante es conseguir beneficios como la forma de ganarlos". Finalmente, habló de un reto: acortar el ciclo de publicación de la información, "que es el que más nos está costando a todos. Tenemos que ser conscientes de que a veces tenemos la tendencia de hacer informes demasiado extensos,  y con exceso de información. Y tener que ir más a lo concreto, cumplir unos plazos más breves y hacer la información más comprensible para todos los públicos puede servir de revulsivo para hacer mejores informes".

"Hechos, no palabras. Y en este mundo de la responsabilidad social de momento hay muchas más palabras que hechos". Así comenzó su turno Jordi Jaumà, editor de Diario Responsable, cuya intervención publicamos íntegra: "Información no financiera: más transparencia y menos infoxicación".

¿Te ha gustado el artículo?

2 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top