El banco destina 1,5 millones a proyectos de investigación e innovación liderados por esta fundación, entre los que destaca el programa ComFuturo para dar respuesta al desempleo de jóvenes científicos.
Banco Santander y Fundación CSIC firman un acuerdo para retener talento joven

Uno de los investigadores beneficiarios de este programa, Íñigo Bretos, lo ha definido como "el salvavidas" que le permitió continuar con su vocación en España en los tiempos difíciles, “cuando abandonar la carrera investigadora o exportar tu talento al extranjero son posibilidades que desgraciadamente contemplas”. 

Banco Santander lleva ya diez años colaborando con la Fundación CSIC, de la que es patrono. La importancia que le otorga a la investigación ha hecho que haya destinado más de 20 millones de euros en el último año a iniciativas que la fomenten. "La ciencia y la investigación son una inversión de altísimo contenido estratégico y social para el futuro sostenible de nuestro país y la colaboración con la educación superior y la ciencia expresa nuestro compromiso con el desarrollo y la prosperidad de nuestras sociedades porque estamos convencidos de que invertir en educación, en ciencia y en transferencia de conocimiento es invertir en futuro”, ha dicho Matías Rodríguez Inciarte, presidente de Santander Universidades, durante la firma del acuerdo.

La presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Fundación General CSIC, Rosa Menéndez López, ha agradecido a Banco Santander su apuesta por el talento científico joven y su labor determinante en el futuro de nuestra sociedad: “además de su papel de patrono, que le posiciona como principal valedor de la misión, objetivos y actuaciones de la Fundación General CSIC, Banco Santander ha apoyado de manera contundente sus programas de investigación”.

Y Álvaro Giménez Cañete, director general de la fundación, ha recordado que el Programa ComFuturo, iniciado en 2014, es “una alianza público-privada de la Fundación y el CSIC con destacadas entidades privadas del país, como Banco Santander, para dar respuesta al desempleo de jóvenes científicos altamente cualificados, captando y manteniendo en el sistema español el mejor talento joven investigador”, agregando que “evidentemente, el sector privado no puede sustituir al público en el sostenimiento del sistema de ciencia, tecnología e innovación, pero sí puede mandar señales muy poderosas a todo el país: que se identifica con la investigación como bien público y que se implica en su gestión”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top