Enrique Galván ha concedido una extensa entrevista a la publicación digital del CERMI donde se ha mostrado crítico con la situación actual que atraviesa la Responsabilidad Social en España. "La RS está muy vinculada a las grandes corporaciones o a entidades más pequeñas, que suponen buenas prácticas aisladas. La cultura de la RS no ha llegado a calar en la mayoría del ámbito empresarial", indica
El presidente de la comisión de RSE Discapacidad del CERMI:  "La cultura de la RSE no ha llegado a calar"

Para el presidente de la comisión de RSE Discapacidad del CERMI el gran reto es "dejar las prácticas ejemplares de algunas organizaciones y generalizar una manera de gobernarlas desde el compromiso ético, al que nosotros sumamos la variable discapacidad en clave de solución". Galván explica que la meta prioritaria que tiene el Cerse y la Responsabilidad Social en términos generales es dejar la esfera de las prácticas ejemplares de algunas organizaciones y generalizar una manera de gobernar las organizaciones desde el compromiso ético, que incorpora la formula derechos, medio ambiente, sociedad y al que nosotros sumamos la variable discapacidad en clave de solución.

En la entrevista que realizan los compañeros del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), Enrique Galván subraya que en términos generales se podría decir que España como sociedad suspende en contratación e inversión socialmente responsable(ISR) en contratación de personas con discapacidad en todo la estructura de plantilla y órganos de dirección, y también en el diseño de servicios y productos accesibles.

El también director de Plena inclusión España opina que la RSE/RSC como propuesta "siempre ha tenido la naturaleza de ser voluntaria, no es legalmente exigible sino que supone un plus un valor añadido con el que tu organización contribuye y que define su identidad. Ésta aparece como un mandato ético absolutamente coherente con lo que decimos que somos y los valores que nos sustentan".

 

Síguenos

Top