La promesa realizada por el Grupo Santander de gestionar un 10% de su plan de pensiones con criterios de inversión socialmente responsables sigue estancada debido a que algunos de los representantes de los trabajadores no hablan inglés

La comisión de control del plan de pensiones del Santander continua sin decidir que hacer con su dinero. La semana pasada se produjo su última reunión con la esperanza de tomar una decisión sobre la forma de gestión, y continuar por la senda marcada por los trabajadores del banco que preside Francisco González.

Sin embargo, la reunión apenas duró un par de horas. Allí había representantes de Comisiones Obreras, la Unión General de Trabajadores y de la Federación Independiente de Trabajadores de Crétido (FITC), y sobre la mesa el cuestionario de Eiris para conocer cuales eran las necesidades requeridas por los participes para adecuar los perfiles de empresas en las que se podría invertir su dinero.

Aunque los representantes de los trabajadores acordaron en la pasada primavera estudiar la posibilidad de gestionar su plan de pensiones con criterios de inversión socialmente responsables, el principal tema de discusión de la última reunión del comite de control fue la que queja -por parte de los representantes de UGT- de que los cuestionarios no estaban traducidos al español.

Después de dos horas de discusiones sobre el idioma del cuestionario y el quién debía asumir los costes de la consultoría de Eiris, los representantes sindicales se levantaron sin haber rellenado el cuestionario y aplazandose a una nueva reunión para mitad del mes de noviembre. 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top