¿Suena contradictorio? ¿Gestionar la edad en una empresa con empleados a los que por lo menos les queda 25 años de vida profesional por delante?

 

EQUILIA.-    Suena menos sorprendente si miramos la evolución de la sociedad en nuestra "vieja Europa". Según las previsiones, en la Unión Europea dentro de 10 años el grupo más numeroso de personas trabajadoras será el de edades comprendidas entre 40 y 59 años. Cada vez hay menos personas en edad de trabajar porque se nos jubilan los "Baby-Boomers". Parece ser que para paliar este problema vamos a tener que trabajar más años...

    Las empresas, y en especial las PYME, ya se encuentran con dificultades para cubrir determinados puestos de trabajo con perfiles adecuados. De hecho, las personas que los poseen conocen su valor en el mercado y van a poder elegir entre varias ofertas.

 

    El reto es atraer y retener talento. Y con atraer no me refiero sólo a atraer a los mejores licenciados de 25-30 años salidos de la prestigiosa Universidad de Deusto.

  

     Las empresas deberán tener en cuenta candidatos que hasta ahora se han dejado de lado. Candidatos que tienen mucho que aportar bien sea por su formación, por sus ganas de aprender o por su motivación: mujeres que se quieren re-incorporar al mercado laboral después de años de ausencia por cuidado de familiares, hombres y mujeres de más de 50 años, personas con alguna discapacidad, inmigrantes etc.  

 

     Y con retener me refiero a "cuidar" a todas las personas de la empresa y no sólo a los mayores de la plantilla.  La gestión de la edad significa tener en cuenta el factor edad (todas las edades y las necesidades relativas a éstas) al igual que otros factores como pueden ser el género y la diversidad en los procesos empresariales para atraer y retener personas.  

 

    La gestión de la edad ya no es un objeto de análisis "aislado", sino que deberá estar presente en la estrategia empresarial de toda empresa porque en este nuevo contexto tiene un impacto directo en procesos como: reclutamiento, organización y gestión del trabajo, ergonomía, formación, conciliación de la vida laboral y familiar/personal...  

 

    En definitiva, la gestión de la edad es necesaria en todo tipo de empresas, incluso en las que tienen plantillas jóvenes. ¡

 

Es la hora de pensar en nuestro futuro profesional !

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top