Cómo compensar la huella de carbono

La huella de carbono es la cantidad total de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero (GEI) que genera la actividad de una persona u organización. Incluye tanto las emisiones directas como las indirectas.

Un ejemplo de emisión directa es el dióxido de carbono producido por la combustión de combustibles fósiles dentro de un vehículo de reparto propiedad de una empresa. Las emisiones indirectas son el resultado de las actividades de la entidad que informa, pero se originan en fuentes que la entidad que informa no posee. Estas también se conocen como actividades upstream o downstream.

Existen protocolos específicos para ayudar a las Organizaciones a calcular su huella de carbono. Por ejemplo, el GHG Protocol es un estándar de contabilidad reconocido internacionalmente que ayuda a las organizaciones a medir y gestionar las emisiones de GEI. El protocolo divide las emisiones en tres áreas o alcances:

  • El alcance 1 son las emisiones directas de fuentes que una organización posee o controla.
  • El alcance 2 son las emisiones indirectas de los recursos de electricidad, vapor, calefacción y refrigeración que compra una organización.
  • El alcance 3 son otras emisiones indirectas que provienen de la cadena de valor de una organización.

Las emisiones se expresan en toneladas de dióxido de carbono equivalente e incluyen otros GEI, como el metano y el óxido nitroso. Las organizaciones deben evaluar periódicamente sus huellas de carbono e incluirlas en los informes de sostenibilidad y otros informes financieros.

El proceso de esta cadena es que las entidades deben comprometerse a mitigar, reducir y /o compensar su huella de carbono, ésta compensación de carbono financia soluciones para reducir las emisiones de carbono ahora y los proyectos de compensación de carbono ayudan a combatir el cambio climático global y a cuidar de las comunidades locales; que en muchos casos proporcionan empleo muy necesario, mejora de la salud, biodiversidad, reforestación y amplios beneficios sociales para las comunidades empobrecidas.

Las organizaciones deben elegir un proyecto de compensación certificado que genere créditos que cumplan con los siguientes criterios:

  • Eliminación de emisiones positivas netas. Los créditos deben representar la eliminación o reducción de emisiones que de otro modo no habría ocurrido.
  • Sin fugas. La creación de créditos de carbono no debe generar emisiones en otros lugares. Por ejemplo, si un bosque está protegido como parte de un proyecto, otra área sin protección no puede ver un aumento en la deforestación como resultado.
  • Permanente. Los créditos representan reducciones de emisiones que no se pueden revertir. Por ejemplo, los proyectos pueden tratar de almacenar carbono bajo tierra. Hay una baja probabilidad de que este carbono regrese a la atmósfera.

Lo ideal es que las organizaciones deben elegir proyectos que cumplan con su propia estrategia ASG. Las compensaciones no alientan a los contaminadores a dejar de producir GEI; los alientan a financiar a otras entidades para que lo hagan. Aún así, las compensaciones fomentan mejores políticas de carbono y su implementación donde antes no se implementaba.

Algunos ejemplos de proyectos de compensación de carbono son los siguientes:

  • Los proyectos de plantación de árboles restauran áreas que enfrentan la deforestación.
  • Los agricultores cultivan cultivos utilizando tecnología y técnicas para maximizar los recursos y reducir los desechos al cultivar.
  • Aviación. Los operadores de aerolíneas optimizan las rutas de vuelo con IA para minimizar la creación de nubes de estelas.
  • Energía renovable. Estos proyectos reemplazan el uso de combustibles fósiles con energía limpia y renovable, como la generada por un parque eólico.
  • Administración del Agua. Los proyectos llevan agua limpia a áreas con agua contaminada o contaminada de otra manera para que puedan reducir la necesidad de tratar químicamente o hervir el agua.
  • Gestión de residuos. Los proyectos capturan el metano generado en los vertederos a partir de la eliminación de desechos.
  • Secuestro de carbón. Los proyectos utilizan la captura y el almacenamiento de carbono para colocar el carbono en lugares donde es poco probable que se libere de nuevo a la atmósfera. Toman carbono del aire y lo almacenan en el suelo, en los pantanos, en los árboles e incluso en las rocas.
  • Eficiencia energética. Los proyectos tienen como objetivo mejorar la eficiencia de la infraestructura existente mejorando el aislamiento de los edificios, por ejemplo.

No obstante, la compensación no resolverá el cambio climático a menos que los principales productores de emisiones de carbono se comprometan con la neutralidad de carbono. Esto requiere desarrollar una cadena de suministro sostenible y un compromiso con el uso de fuentes de energía renovables y limpias.

Artículos relacionados: 

-  "Claves para las Pymes en materia de Sostenibilidad para 2023" - Natalia Rodrigo Vega. 

-  "Conceptos básicos para una empresa sostenible"- Natalia Rodrigo Vega

- "Lo que no se mide, no se puede mejorar"-Natalia Rodrigo Vega

- Sostenibilidad en la empresa ¿es obligatoria,es para todas las empresas? - Natalia Rodrigo Vega

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top