Desde el inicio del COVID-19 hasta la fecha, el apoyo directo de las empresas a sus grupos de interés, a través de iniciativas de Responsabilidad Social, ha ido en aumento. Alrededor del 50% de las acciones se concentran en beneficio de tres importantes públicos: empleados, proveedores y clientes, y el 50% restante, en beneficio de la sociedad en general.
El Trinomio empresa-empleado-proveedor se fortalece durante el COVID-19

Las iniciativas de Responsabilidad Corporativa, enfocadas al apoyo de proveedores y empleados, amortiguan los efectos de la crisis en la cadena de suministro, la cual representa todas las actividades que una empresa realiza al hacer negocios.

¿Que acciones  de Responsabilidad Corporativa están desarrollando las empresas para proteger sus procesos de generación de valor?

Las principales medidas de apoyo a proveedores identificadas hasta la fecha durante desde el inicio del COVID-19, están relacionadas con el apoyo directo al negocio y la necesidad de contar con un mínimo de liquidez que les permita superar la crisis y mantener las relaciones comerciales:

  • Apoyo económico. Acortar el plazo de pago a proveedores fue una de las primeras medidas que tomaron las empresas para amortiguar el impacto de la crisis en su cadena de valor. Vodafone y Bankinter, por ejemplo, han acortado el plazo de pago a sus proveedores hasta un máximo de 15 días, en vez del tope habitual de 60 días.

Buscando aportar otras soluciones económicas, empresas, como el Banco Santander, ofrecen préstamos especiales a sus proveedores para pago de plantillas.

  • Apoyo al tejido nacional. Priorizando la contratación de proveedores locales y nacionales, algunas cadenas de supermercado, como Caprabo, que abre sus supermercados a pequeños productores y cooperativas agrarias, o Lidl, que refuerza su compromiso con el sector lácteo español, están contribuyendo económicamente a algunos sectores productivos durante la crisis y a la recuperación de la economía española.
  • Pago por servicios futuros. Las empresas relacionadas con la restauración y el turismo destacan en esta iniciativa. El Tenedor o Tripadvisor ofrecen la posibilidad de pagar por servicios en restaurants y bares, y de comprar bonos de regalo, canjeables cuando la normalidad permita su reapertura. Esto ofrecerá un pequeño respiro a un sector especialmente castigado

En cuanto a las acciones de Responsabilidad Corporativa dirigidas a empleados, e centran en los dos aspectos más afectados de la vida de las personas durante esta crisis: la pérdida de empleo y el contagio por COVID-19.

Frente a estos riesgos, las empresas han reaccionado con las siguientes medidas: 

  • Préstamos ¨internos¨. Empresas ajenas al sector financiero, ponen a disposición de sus trabajadores líneas de crédito pensando en aquellas familias que en estos momentos necesitan un alivio económico debido al parón laboral en nuestro país. Por ejemplo Lidl ha puesto en marcha una línea de ayuda financiera por valor de 14 millones de euros a la que podrán acogerse 13.000 de sus empleados en España, el 86% del total de la plantilla. 
  • Preocupación por la salud física y mental. A las acciones de información y prevención, se suman iniciativas para apoyar a los empleados en caso de contagio, como la ayuda económica anunciada por Acciona de hasta 3.000 euros a los empleados hospitalizados por la enfermedad o la póliza por coronavirus que ha hecho la energética ENEL, propietaria de ENDESA, para todos los empleados del grupo.

Dado que la enfermedad está afectando a las personas también  a nivel psicológico, hay iniciativas como la de la empresa Engie, que ofrecen servicio al empleado de apoyo psicológico telefónico.

  • Garantizar el empleo. Cada día aumenta el número de empresas que anuncia su compromiso por mantener el empleo de todos sus empleados a pesar del cese de operaciones. Estrella Galicia, con más de 1000 trabajadores, fue una de las primeras empresas en hacerlo público a través de la filtración de una carta de su director dirigida a todos sus empleados. Posteriormente hemos ido conociendo el compromiso de otras empresas de diferentes sectores y tamaños, como Zara, Coca cola, Porcelanosa, Línea directa, BBVA, IKEA o Unilever, que extienden su compromiso por el mantenimiento del 100% de la plantilla en España, mientras dure la crisis.
  • Reconocimiento económico por el esfuerzo extra. La cadena de supermercados Mas y mas, con una plantilla que supera los 2.500 empleados, fue una de las primeras empresas en poner en práctica esta iniciativa, cuando anunció el pago de una prima de 200 euros a sus trabajadores. Posteriormente, el resto de cadenas de supermercados se han sumado a esta medida.

Recientemente, la empresa Chocolates Valor ha sido la primera en anunciar, un aumento salarial del 20% para toda su plantilla ¨por el sobreesfuerzo ante el coronavirus¨; medida que durará hasta el final de la crisis. El apoyo a la cadena de valor repercute en una mejora de la productividad, reduce riesgos y fortalece la gestión de la propia empresa y tiene además un gran impacto positivo, económico y social, en el entorno.

El Trinomio EMPRESA-EMPLEADO-PROVEEDOR se fortalece. Las iniciativas de Responsabilidad Corporativa que estamos presenciando, demuestran la importancia de estos dos grupos para el éxito de la empresa.  

Top