Las 4 bodas: 1. Nuevas competencias ambientales del Tribunal Penal Internacional 2. Avances en iniciativas legislativas e iniciativas públicas 3. Solidaridad privada con la crisis migratoria 4. Cláusulas sociales y medioambientales en las cadenas de valor Y el funeral... Aumento del calentamiento global
La RSC en el 2016: 4 bodas y un funeral

Las 4 bodas…

Nuevas competencias ambientales del Tribunal Penal Internacional

Se ha ampliado la competencia del Tribunal Penal Internacional (TPI), para destrucción del medio ambiente, explotación de recursos naturales y despojo ilegal de tierras. Aunque el TPI no haya demostrado ser proactivo, especialmente con países desarrollados. Cabe destacar que el Tratado de Roma, constituyente del TPI, todavía está pendiente de ratificación por más de 60 países, entre ellos, EEUU, China, Rusia, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de naciones Unidas, con derecho de veto.

Avances en iniciativas legislativas e iniciativas públicas

La actividad legislativa del Congreso de los Diputados, ha sido este 2016, la actividad más baja, de largo, de toda la democracia española, con tan sólo dos leyes orgánicas, relativas a la sostenibilidad financiera, y otra para el supuesto de convocatoria automática de elecciones... y siete decretos-ley, tres relativas al ámbito tributario y financiero, una de prórroga del programa de activación de empleo, calendario para la mejora educativa, financiación del bono social para la protección de consumidor vulnerable de energía eléctrica.

Aunque a última hora, el Gobierno Español ha tenido que aprobar la Orden ESS/1554/2016, de 29 de septiembre, por el que se regula el procedimiento para el registro y publicación de las memorias de responsabilidad social y de sostenibilidad, transponiendo la Directiva 2014/95/UE del Parlamento y del Consejo, de 22 de octubre de 2014, obligando a entidades reconocidas como de interés público (empresas en mercado secundario de valores; cifra de negocios superior a 2.000.000.000 €; entidades de crédito, empresas aseguradoras; o aquellas que hayan sido señaladas como entidades de interés público) que sus plantillas superen las 500 personas, deberán incluir en sus informes de gestión un estado no financiero, relativo a cuestiones medioambientales y sociales, así como las relativas al personal, al respeto de los derechos humanos y a la lucha contra la corrupción y el soborno.

Por otro lado, varias CCAA están avanzando en la RSC, como el Gobierno Balear, que creó el pasado mes de julio, un Consejo de RSC como órgano consultivo o la Generalitat Valenciana, que está impulsando un anteproyecto de Ley de Responsabilidad Social.

Solidaridad privada con la crisis migratoria

A pesar de la pésima respuesta de la UE a la crisis de inmigración que estamos viviendo en los últimos años, hay empresas y ONGs, como Proactiva Open Arms, a los que tuve la suerte de conocer prácticamente en sus inicios empresariales, que están dando ejemplo de solidaridad, salvando vidas cada día en el mar Egeo y Mediterráneo, llegando dónde nuestros gobiernos Europeos y Estatales, no quieren llegar.

Cláusulas sociales y medioambientales en las cadenas de valor

Las administraciones públicas, como el Ayuntamiento de Barcelona, el Ayuntamiento de Madrid o la Junta de Andalucía, entre otros, han introducido cláusulas sociales y medioambientales en sus bases de licitaciones, relacionadas con la calidad del empleo, la inclusión social, la promoción de la igualdad de género, la economía social, la integración laboral, la mejora de condiciones de trabajo, en especial, de aquellas personas más vulnerables, niveles de cumplimiento ambiental, uso de productos determinados, procesos de producción, características del producto, o criterios de accesibilidad universal, en cumplimiento de la Ley 51/2003, de 2 diciembre, de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad.

En el sector privado, las grandes empresas, también están requiriendo cláusulas sociales y medioambientales en sus contrataciones, como como Nestlé, la cual ha iniciado este 2016, la evaluación de sus proveedores en España, a través de la plataforma de sostenibilidad EcoVadis.

Y el funeral…

Aumento del calentamiento global

Las temperaturas del 2016, parecen ser las temperaturas más cálidas jamás registradas, con prácticamente un grado de más de la media. Los hielos marinos del Ártico están a niveles muy bajos, ha habido inundaciones y olas de calor, ha aumentado el nivel del mar y están muriendo los arrecifes de corales.

La elección de un negacionista del cambio climático como presidente de la primera potencia mundial, no es una buena noticia para luchar contra el cambio climático, no. Menos aún para luchar por la igualdad de las mujeres y de los inmigrantes. Tampoco es una buena noticia que el Reino Unido, un país mucho más avanzado en la lucha contra el cambio climático que el resto de países miembros, abandone la UE.

Pero quedémonos con el Pacto de Kigali (Ruanda) del pasado octubre, como enmienda del Protocolo de Montreal, por el cual 197 países, firmaban un acuerdo vinculante para reducir el uso de hidrofluorocarburos (HFC), son usados en sistemas de refrigeración y aire acondicionado, y son los gases más perjudiciales en el calentamiento del planeta,  ya que aunque representan sólo una pequeña parte de los gases efecto invernadero, su efecto es más potente que el CO2, ya que se pretende reducir 0,5 grados, y que según la Fundación Europea del Clima, el pacto equivale a retirar 500 millones de coches de las carreteras del mundo.

Barcelona, a 27 de diciembre de 2016.

                                                                                                                              Mireia Ferré

 

Abogado

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top